Obelisco - Cultura Alternativa del Fútbol - Deportivo Cali

martes, diciembre 02, 2008

¿Por qué Martínez? ¡Porque es Martínez!

---
¿Por qué Martínez? ¡Porque es Martínez!

Por Jornando

La historia reciente del Deportivo Cali está llena de pasajes desafortunados. La actual Junta Directiva del club no ha logrado resultados contundentes que avalen la grandeza de esta institución y han mantenido a su hinchada alimentando su ego futbolístico con base en leyendas y cuentos de otras épocas, de victorias variopintas de antaño y de héroes vestidos de verde descontando guerreros con un balón en sus pies y rompiendo las redes contrarias.

Nuestra historia es hermosa. Nuestras conquistas enaltecen el sentir del hincha azucarero y resaltan los valores de lo mejor que da nuestro fútbol. De aquellos jugadores y directivos que supieron darle una trascendencia inalcanzable a sus valores; que vistieron orgullosos prendas impermeables al delito e impidieron que la mafia se tomara nuestro amado tesoro, el tesoro de todos. Es hermoso saber que el nuestro, es un club de férreos cimientos sostenidos con lo mejor que da el trabajo de aquellos que con el pasar de los años han construido esta historia. De aquellos que lograron soportar la criminal embestida de la mano que casi todo lo corrompe.

Pero esta historia hay que validarla en cada jornada. Como hinchas quisiéramos que el césped donde se ha de disputar el próximo partido fuera la hoja donde nuestros jugadores escribieran, con sus taches como plumas, un capítulo más de esta vibrante leyenda que llena de orgullo el pecho de su hinchada, que atormenta sus contrarios por la grandeza de los nuestros y que inspira aquel respeto que otrora proyectara nuestro amado escudo, nuestra amada divisa.

Pero hoy por hoy la historia no es la misma. Mantenemos el orgullo de disfrutar lo conseguido bajo las más estrictas normas de la decencia, pero con tristeza vemos como el imponente respeto con el que se disputaban partidos en tierras propias y extrañas se ha extinguido hasta el punto de brindarles a nuestros rivales, grandes y chicos, inmejorables oportunidades de ensombrecer nuestra grandeza e imponerse a pesar de ella. Vivimos de nuestra historia.

Sin embargo, parte de la historia del equipo amado ha tenido un protagonista que con su trabajo silencioso, pero dedicado y responsable ha facilitado las cosas para que la hinchada en general y sobre todo la más "recientemente matriculada", mantenga en su retina el fútbol vistoso y elegante que identificara al más grande de Colombia.

Ricardo Martínez completó o está próximo a completar veinte años al servicio del Deportivo Cali. Llegó con la venia del Dr. Carlos Arcecio Paz, quien le diera la responsabilidad de reestructurar las divisiones inferiores, las mismas que en los últimos años produjeran tantos jugadores de exquisitas cualidades y calidades, y que se han convertido en admirados embajadores de nuestras huestes azucareras. Las mismas que han sido embelesadas por propios y extraños y de las que se ha nutrido tanto nuestro equipo profesional como las finanzas de nuestra institución.

En inferiores, por sus manos pasaron jugadores como Mayer Candelo, Alexander Viveros, Nelson Rivas, "Caracho" Domínguez, Breiner Belalcazar, Cristian Zapata, Freddy Montero y muchos más entre los que se encuentra la totalidad de canteranos que actualmente están con el equipo profesional, que nos tienen aferrados y con esperanzas de obtener otra estrella y otros tantos con el talento y la magia esperando una oportunidad para escalar en el primer equipo.

Martínez conoce su oficio. Nuestro neófito director del equipo profesional ha realizado una carrera a pulso, con yerros y aciertos, con tropiezos y alegrías, pero sobre todo, con honestidad, responsabilidad y dedicación. Ha construido caminos que han dado sus frutos. Desde su sitio de trabajo, ha visto cómo otros entrenadores han desperdiciado lo mejor de la cantera, han maltratado nuestros recursos y se han paseado con más pena que gloria por nuestras canchas y pasillos; cómo han desperdiciado valiosas oportunidades para alcanzar metas apenas considerables para cualquier equipo grande con medianas aspiraciones y cómo se les ha avalado a pesar de sus pobres dividendos.

Mucho abolengo, grandes despilfarros y pobres resultados, han sido las constantes un una ecuación que no ha variado hasta la llegada del profesor Martínez. Sin embargo, otra oportunidad se les ha brindado en aras de establecer un proceso y los resultados no han sido diferentes.

Desde la perspectiva de un hincha más del equipo y con la plusvalía que le pueda otorgar a los nuestros, a los de la casa, envío desde este editorial un apoyo incondicional a nuestro Director Técnico.

Profesor Martínez, usted conoce nuestra grandeza, la ha vivido y la ha ayudado a forjar; conoce nuestras metas y tiene a su disposición maravilloso material humano y físico para alcanzarlas, para abrir caminos que nos ayuden a reencontrar y revalidar toda esta historia que nos llena de orgullo, ésa que se ha venido alejando de nuestra realidad; conoce y quiere como nadie lo mejor de nuestra institución: nuestra cantera. Aquella de la que usted ha sido creador y que se ha perfilado como la mejor estrategia para retornar a lo nuestro, para recrear nuestro fútbol, para construir una nueva amenaza verde. Se los ha inculcado, se los ha enseñado.

No puede ser conveniente cambiar de técnico y echar por la borda las cosas buenas que en este proceso (éste sí) se han conseguido. Cambiar de técnico sería abonar el camino para nuevas excusas, para más y peores fracasos.

Pase lo que pase en estos cuadrangulares quisiera hacer cordial solicitud a nuestra Junta Directiva para que respalde a nuestro técnico. La oportunidad que otros han disfrutado, merece tenerla aquel que con nosotros se ha formado.

¡Adelante profesor Martínez!

Temas propuestos

1. Razones para la permanencia o no del Profesor Ricardo Martínez.
2. ¿Deben Junta e hinchada manifestarse a favor de este proceso?

Jornando

Etiquetas: , ,

Creative Commons License
  Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

vínculos...

Crear un vínculo

<< a Obelisco