Obelisco - Cultura Alternativa del Fútbol - Deportivo Cali

martes, diciembre 09, 2008

Pelear hasta el final (previa)

---
La fanaticada del Cali es como el niño que recibe un regalo del papá pero le arma berrinche porque no se parece al del vecino que, en su concepto pueril, es mejor. Y es cierto, lo del vecino siempre será superior en la cabeza de los verdiblancos. Giovanni Moreno vale 3 veces más que Freddy Montero, Umaña ha ganado más que Martínez en 10 años o más como técnico profesional, Marulanda y Carlos Puente son más honestos que Otoya.

Lo de afuera es lo que marca la pauta, lo del Cali, no sirve. La creencia es entonces que un plantel nuevo, joven, con un técnico que apenas hace su primera aparición como profesional debe salir a arrollar a todo el mundo. Probablemente se debe a los fenómenos ocurridos en las eras de José Hernández y Pedro Sarmiento. Ellos encontraron nóminas con jugadores que se habían consolidado en el equipo, unos incluso de talla mundial, y que no habian sido aprovechados de la mejor manera. Por esas cosas de la vida le encontraron la vuelta al asunto, hubo una variedad de factores que se sumaron y las cosas salieron bien. Pero esas son anécdotas, golpes de suerte que no se dan a menos que existan unas condiciones especiales. Además, ocurren como cada 10 años.

Martínez encuentra no un gran plantel, jóvenes que apenas están surgiendo en la profesional. El equipo está practicamente destrozado después de Carreño. No es el plantel campeón y subcampeón que le dejó Sarmiento a Labruna para que lo eliminara de cuadrangulares. Tampoco tiene a los enemil líderes natos que Rueda no supo explotar y Hernández sí (Yepes, Zapata, Gaviria, Bedoya, Viveros). Además, está ligado a la polémica Junta que no ha podido ganar nada y que no tiene la hoja de vida deportiva de Don Humberto Arias para tomar decisiones que no le agraden a la hinchada.

Así es, el Deportivo Cali que cae en manos de Ricardo Martínez es un equipo decadente y con pésimas costumbres. ¿Qué pasa entonces? Recupera a Montero para el fútbol, clasifica a los octogonales en su primera salida y promociona jugadores por montones. Los connatos de indisciplina no se volvieron a nombrar y los sindicatos se acabaron. Cometió errores: confundió la experiencia con liderazgo, escogió mal a su asistente técnico, fue muy paternalista con algunos jugadores, dejó que permeara la presión de la hinchada y se tornó resultadista.

Hay que ser sinceros. Martínez nunca recibió el apoyo de la mayoría de la hinchada. Por el contrario, estuvo esperando su caída para tomarla contra la Junta. La prensa delincuente nunca lo respetó. Iba por buen camino el del Vichada, pero la parcial no aguanta tanto y menos cuando nace de la propia entraña (!).

En la otra vereda, se encuentra un técnico que está triunfando en un equipo chico. Es chico (valga la aclaración) porque no tiene para pagar a sus jugadores y tampoco puede asegurar refuerzos de valía. La gente entiende eso y no presiona, es más, ni va al estadio. La prensa siente pesar por ellos, porque qué culpa tuvieron de meterse en el lío con Bill, y los apoyan irrestrictamente ignorando todo lo malo y sucio que hacen. Los árbitros parece que también sienten mucho dolor y por eso tienden a pitarles favorablemente. Por eso Umaña, a pesar de que el dueño del equipo piense más en sí mismo que en la "empresa" que maneja, triunfa aunque no gane nada.

En el Cali, no va a encontrar lo mismo. En Pance sí pagan, y pagan cumplido. Por ende la hinchada exige impacientemente. Los árbitros nunca favorecen al equipo y la prensa hace todo lo posible para obstaculizarle el camino. En el Cali hay que ganar y rápido. Las exigencias son diametralmente distintas.

En la próxima fecha se encuentra el equipo del proceso de 2 años contra el de 4 meses. Con pago o sin él, los jugadores rojos llevan mucho tiempo jugando a lo mismo, el Cali no. Aun así, el Glorioso ha ganado en varios de los exclásicos que no han sido manipulados por los árbitros.

En la 5ta fecha no estarán ni Wilmar Roldán ni Óscar Julián Ruiz, el designado es Ímer Machado, de lo más decente en materia arbitral por estos días. Los jugadores podrán salir al campo tranquilos a sabiendas de que no los van a robar, por lo menos no con premeditación. El exclásico se disputará en la cancha.

La Delincuencia ha tomado vuelo. Juega rápido, corre y maneja muy bien las transiciones. En contra suya, no tiene pausa y se desespera cuando no tiene el balón. Explotando estas dos debilidades y siendo seguro atrás el Cali ha podido sortear los avances delincuentes. Esta vez tiene que ser igual.

La ficha clave del juego será Armando Carrillo. Es el encargado de jugar a espaldas de Pablo Armero. Sin Armero, la Delincuencia se queda coja en el bloque ofensivo. El morocho lateral es importante en la salida y en el retorno, pero es flojo en el reto personal. Carrillo es veloz y encarador por excelencia, por eso debe permanecer atento a los espacios que deje Armero. Lamentablemente, Carrillo no tiene la disposición para defender y no se le puede delegar la función de tapar la salida de Armero más allá de una sombra. La responsabilidad recae entonces en Camilo Ayala y Fredy Montero, encargado de hacer la línea de 4. Uno de los duelos se librará ahí.

El otro se hará por el costado izquierdo con Paulo César Arango. Aguilar no tiene tanta marca y Domínguez tampoco. Ahí van a existir problemas que difícilmente se van a controlar. El técnico entonces tendrá que plantear un partido donde a Arango no se le permita recibir el balón. Obligarlo a bajar, y agotarlo con recorridos largos, siempre atentos a las diagonales que marca, porque pasa y va.

Por último, el gran duelo de la noche será entre Kennedy Hurtado y Adrián Ramos. "JFK" tiene que estar atento y rápido en las diagonales que hace el ariete delincuente, ajustando y soltando la marca de acuerdo a la posición del rival que domina el balón. En el exclásico pasado, perdió en casi todos los retos personales. Sin la presión de una amarilla tempranera, el grone podrá hacer una mejor presentación.

Hay ciertas situaciones que no se pueden permitir. Evitar al máximo que Ramírez entre en la jugada. Está demostrado que no es un arquero que salva puntos. Prácticamente cualquier disparo cruzado al arco será gol. Las embarradas cerca del área costarán caro. No se puede perder la concentración. Hay que estar atentos al contragolpe delincuente.

Para anotar, el Cali puede jugar en largo. Tiene dos jugadores importantes en ese aspecto: Pablo Martín Batalla y Juan Guillermo Domínguez. La Delincuencia retorna rápido y presiona bien en media cancha, pero atrás es un desastre. Si se llega hasta la zaga contraria hay oportunidad, por eso hay que evitar al máximo el tránsito y transporte del balón en la media cancha cuando los delincuentes dejen espacios, y los van a dejar. Martínez con seguridad estará entrenando el cambio de frente de Batalla o Domínguez a Carrillo y pase para que Montero remate en el área. Cuando no existan espacios, la clave es el manejo del balón, toque rápido, movilidad, 2 cortos y uno largo, al estilo Menotti.

Martínez se juega su futuro en el banco verdiblanco. No puede alinear a elementos que no estén mentalizados en un 100%. Ramírez es la excepción porque no tiene competencia. Habrá que hablarle duro y explicarle las matemáticas del cuadrangular. No puede perder tiempo mientras el partido vaya empatado. Valdés y Freddy Hurtado no pueden estar en la titular, no tienen la sangre necesaria para afrontar el partido. Los elegidos deben tener un pensamiento triunfador. De equivocarse en su formación inicial, Martínez estaría haciéndose el harakiri deportivo.

Las apuestas están a favor de la Delincuencia. Nadie da un peso por el Deportivo Cali. Los partidos hay que jugarlos. Las posibilidades están vivas y hay que luchar hasta el final.

Probables nóminas

Delincuencia: Berbia; Vélez, Valdés, Tavima y Armero; Arango, Córdoba, Valencia y Cortés; Ramos y Cabrera (Parra).

Papá: Ramírez; Calle, Kennedy, Zapata y Domínguez; Ayala, Belalcázar y Aguilar; Batalla; Montero y Córdoba (Carrillo).

Temas propuestos

1. ¿El hincha demerita lo que es propio del Cali?
2. ¿Cuánto tiempo de espera le daría la hinchada al nuevo técnico (en caso hipotético de una salida de Martínez)?
2. Previa del exclásico.

Obelisco

Etiquetas: , , , ,

Creative Commons License
  Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

vínculos...

Crear un vínculo

<< a Obelisco