Obelisco - Cultura Alternativa del Fútbol - Deportivo Cali

sábado, diciembre 20, 2008

Bajo perfil y el juego de los medios

---

El Deportivo Cali es posiblemente uno de los equipos, sino el único, que juega limpio en el torneo colombiano. Este semestre el Superdépor fue víctima de toda clase de atropellos arbitrales. Y no sólo eso, desde la Alcaldía y la Gobernación se hizo el mayor esfuerzo para que el Verdiblanco quedara en ridículo ante su hinchada. La Junta protestó diplomáticamente sin ningún resultado. De hecho, la situación empeoró, llegando a niveles insospechados.

El hincha nunca detectó el afán de la Junta por corregir (las cartas nunca tuvieron eco en los medios) y terminó pensando que el equipo no tenía dolientes, que no hay quien ponga fin a tanto manoseo por parte de medios, árbitros y demás.

El bajo perfil con la que la Junta Directiva ha manejado las situaciones en el Deportivo Cali es algo para revisar. El equipo como tal, siempre ha sido de alto perfil, manejado por personas cultas, elocuentes y prestantes. Al hincha del Cali le gusta que haya quien defienda los derechos del equipo en los medios, que no se deje arrinconar por la prensa y que además exponga los pergaminos y filosofía con solidez cuando algún energúmeno pone en duda la alcurnia del equipo.

Llama fuertemente la atención el fenómeno José Eugenio Hernández. En menos de una semana después de su nombramiento, ya puso en su sitio a Carlos Antonio Vélez, calmó gran parte de la ansiedad de la parcial y llenó los medios de muchas expectativas para el 2009. La clave: el perfil de Hernández. Independientemente de si sabe o no sabe de táctica o si fracasó aquí, allá o acullá, el último recuerdo que se tiene de él, es el de un entrenador con equipo compacto y ganador. Refrendó su hoja de vida en los medios, convenciendo al universo verdiblanco que sí tiene la personalidad para manejar el equipo.

Con Martínez nunca existió una empatía tal. Jamás se llenaron periódicos o páginas de Internet con la noticia de su llegada. El hincha estuvo muy apático precisamente porque el perfil que manejó fue bajísimo. Lamentablemente, lo extrafutbolístico, producto en parte de la pasividad mediática de la institución, terminó minando su confianza y poniendo sus dudas e inseguridades en el terreno de juego.

La Cultura Alternativa no se cansará de repetir que los medios son muy importantes en el mundo actual. Al Cali no lo pueden manejar más con el perfil de equipo chico y mediocre de los últimos años. Es urgente encontrar a un interlocutor sabio, capaz, vivo, que sepa poner a la prensa en aprietos, que no caiga en sus trampas, que inspire respeto. Hoy por hoy ningún periodista respeta futbolísticamente a los responsables del Cali. Es completamente ridículo pensar que el equipo honesto, de abolengo y poderoso del FPC se deje menospreciar de manera tan vil. No hay derecho.

La hora de las diferencias es esta. Mientras la Delincuencia se preparó casi dos años convenciendo a medio mundo a través de sus periodistas que era un equipo pobre y maltratado - "cuanto más grande la mentira, más gente la creerá" decía Hitler -, la Junta ha permitido que esas mismas personas le metan en la cabeza a los hinchas del Cali que su equipo es perdedor por naturaleza. ¿Será posible armar una campaña publicitaria para frenar esto? ¿Será que la historia y filosofía del Cali, su honestidad a toda prueba, no dan para hacer 1 comercial que salga en Planeta Fútbol para reivindicar el equipo?

Los refuerzos, otro tema que pasa por los medios. En un mundo globalizado, se sabe si un jugador es bueno o es malo sin tener que viajar mucho. De Don Álex Gorayeb se decía que hablaba con taxistas, vendores ambulantes, hinchas del común cada vez que viajaba por Argentina para hacerse una idea de qué tipo de jugador estaba negociando. Cuarenta años más tarde, no hay necesidad de viajar hasta el Cono Sur para preguntarle un taxista, es cuestión de meterse a Internet y poner el nombre del jugador en Google para hacerse a la idea. Esa estrategia ha sido muy útil para los socios de este blog, que con 5 minutos en Internet pueden decir con un alto de grado de certeza cómo va a ser el desempeño de un nuevo jugador para el Cali. Complementando con los videos, comentarios de hinchas y la visión directa del jugador, NO PUEDEN HABER ERRORES. Si no fuera porque los miembros de la Junta Directiva son todos unos caballeros, de conducta intachable y honestidad certificada, el hincha estaría en capacidad de pensar que se está negociando a título personal, porque francamente, es imposible contratar a tanto paquete.

Es que desde los medios se empieza a manejar qué tipo de refuerzo llega a un equipo sin necesidad de conocerlo. Con el famosísimo software de Carlos Antonio Vélez se sabe si cierto jugador ha estado activo, si lo expulsan seguido, si estuvo lesionado, cuántos goles marcó, etc. Y si en el software los datos no son buenos, generalmente se le hace mala prensa. Para un equipo chico eso no es problema porque no tienen con qué contratar algo mejor, pero para una hinchada como la del Cali, llena de pesimismo y desconfianza, que un jugador tenga una evaluación negativa en Internet o en el software de Vélez, es casi una afrenta y el mal ambiente alrededor de esa contratación no se hará esperar.

La prensa tiene su agenda. El rating y la avaricia consumen su objetividad. Pedirles que cambien de buenas a primeras es utópico. El Cali tiene que encontrar la manera de entrar en su juego sin dar medio paso por fuera del camino recto que ha seguido desde su nacimiento.

No se trata de engañar a la hinchada. Eso generalmente es muy difícil, - aunque últimamente el Circo Romano del segundo piso está cayendo fácil. El asunto pasa más por mostrar los valores de la institución y lo que representa para la gente del Valle del Cauca y otras latitudes. Lo que ocurre en la cancha está asociado pero no puede entorpecer la estrategia de comunicación con la hinchada. El objetivo primordial es lograr que, a pesar de los resultados, el fanático azucarero esté orgulloso de su equipo.

Cada 6 meses se escribe una entrada sobre el efecto de los medios de comunicación en el devenir del Glorioso. Cada semestre los daños son mucho peores. Los esfuerzos que se realizan para acercar a la hinchada son buenos pero insuficientes. Sumado a la estrategia de bajo perfil y de "poner la otra mejilla", y con las herramientas a la mano para hacer algo al respecto, el Cali se ahoga, sabiendo nadar y con el salvavidas puesto.

Temas propuestos

1. ¿Están de acuerdo con el perfil del equipo que maneja la Junta en los medios?
2. ¿Tiene la Junta las herramientas necesarias para hacerle mejor prensa al equipo?
3. ¿Internet es útil para saber con algún grado de certeza la habilidad de un jugador de fútbol?

Obelisco

Etiquetas: , , , ,

Creative Commons License
  Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

vínculos...

Crear un vínculo

<< a Obelisco