Obelisco - Cultura Alternativa del Fútbol - Deportivo Cali

domingo, septiembre 07, 2008

El primer revés

---

El resultado del sábado es la primera escena de una serie para la Selección Colombia, que se completará este miércoles ante Chile. Veremos entonces si las notables imprecisiones del primer tiempo fueron producto de la desesperación, improvisación, desconcentración, actitud o falta de voluntad. Con Chile sabremos si la aridez en la delantera es, definitivamente, una constante.

No fue posible superar ese gol tempranero de Eguren, llegando centelleante de atrás justo al sitio y en el momento preciso, para conectar soberbio cabezazo a un tiro de esquina. ¿Nos quedamos en buscar al responsable de la marca?. Quedaban 75 minutos por delante que para Tabárez fueron un bocato di cardinale: montó dos murallas y nunca renunció a los ataques, bien de pelotazos o de construcción de jugadas rápidas desde el mediocampo.

Después del gol, Uruguay se enseñoreó del partido ante el mar de errores de Colombia que buscaba caminos, sin orden. Vélez lleno de inseguridades, Vargas todo lo entregaba mal, Giovanni con chispazos, Sánchez trataba de suplir las desapariciones de Giovanni, Guarín se batía sólo, Rodallega perdió dos opciones claras, pero puso vértigo y Falcao ausente.

La propuesta ofensiva de Pinto para el segundo tiempo se veía venir y llegó con algo de más orden, pero Tabárez no regaló nada y cerró filas atrás. Todos los intentos de Colombia chocaron con la disciplina y la garra de los uruguayos. Los remates de Dayro y Rodallega, cuando pudieron, no fueron contundentes.

Esa sensación de impotencia con la adversidad desde temprano ante un rival de kilates, muy ordenado, y con la delantera más goleadora del torneo. Imaginábamos, deseosos, una genialidad ¿pero de quién?, o un pestañeo en la marca a Rodallega o un tiro libre pero no estaba Bustos en tres faltas para su perfil. O un penalti a Falcao o Dayro. Pero nada, y terminamos la primera función con otro cero, pero en el peor momento: en la ronda que enfrentaba entre sí a los clasificados. Colombia, el gran perdedor de la primera escena de esta serie que es cuesta arriba.

Uno ve a Tevez y a Messi, metiendo la ficha por Argentina, como si fueran principiantes por ganarse un puesto. En cambio el Fabián Vargas de Boca y el Falcao García de River no tienen la misma actitud en la Selección Colombia. No caben excusas. No se hizo respetar la sede ante un rival directo, por importante que fuere. La necesidad de recuperar los puntos perdidos choca con la realidad de un reto bravísimo: Chile, Paraguay y Brasil están en turno.

Jorge Luis Pinto deberá sacar sus pergaminos de profesional del fútbol para ajustar los problemas evidenciados en el primer tiempo contra Uruguay. Las malas entregas se vieron también en los primeros tiempos contra Perú y Ecuador. La buena disposición de Rodallega no es productiva. Dayro y Tressor mostraron destellos. Un acertijo por resolver: ¿Judas?

Una organización oscura, de todos conocida, y su cortesano mayor, Carlos Antonio Vélez, esperan agazapados, frotándose las manos, el resultado contra Chile y serán implacables –sin alusiones al mompa de la Florida- en caso de otra adversidad. Como decía un expresidente: “si no soy yo, ¿quién?”

Temas propuestos:

1. ¿Están vivas las posibilidades de clasificación para Colombia?
2. ¿Debe Pinto mantener el esquema, o hacer cambios radicales?
3. ¿Hay falta de compromiso de algunos jugadores?
4. Lo rescatable de Colombia contra Uruguay.


Don Pancho Villegas

Etiquetas: , ,

Creative Commons License
  Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

vínculos...

Crear un vínculo

<< a Obelisco