Obelisco - Cultura Alternativa del Fútbol - Deportivo Cali

jueves, septiembre 11, 2008

Alerta Máxima

---
El problema de cambiar de técnico en la mitad de la eliminatoria no es el cambio en sí, es el quién y el cuándo. El trauma viene desde la eliminatoria de Corea y Japón, cuando la Federación decidió precipitadamente sustituir al "Chiqui" García por Francisco Maturana. García dejaba al equipo clasificado, con un fútbol mezquino pero bastante efectivo. Maturana por su lado llegaba con un largo prontuario de fracasos. Aunque Maturana ganó la Copa América, cumplió después una de las peores campañas posibles y eliminó a Colombia del Mundial. Claramente el problema ahí no fue cambiar al "Chiqui", sino la llegada de Maturana, con otro técnico las posibilidades de éxito eran altísimas. Para Alemania 2006, Maturana, sin la menor verguenza del caso, decidió seguir al mando de la selección y en 4 partidos sólo consiguió 1 punto de 12. Rueda lo reemplazó con buen rendimiento pero no le alcanzó para resucitar al muerto que había dejado el filósofo del Chocó. Ahí fallaron en el momento, Maturana nunca debió continuar como entrenador y menos después de la fatídica derrota ante Bolivia.

El temor de cesar a Pinto es infundado. El santandereano en estos momentos no deja absolutamente nada. La formación titular es un misterio pasadas ocho fechas, el funcionamiento como equipo es una mentira y los jugadores no le caminan. Para el futuro no hay muchas esperanzas, por la terquedad del entrenador y el profundo desconocimiento que tiene para comunicar la táctica ofensiva. La situación actual requiere de un técnico que sepa revertir un marcador, que pueda enseñarle con claridad a sus pupilos cómo se debe atacar una defensa sólida de visitante y local, que consiga los resultados y a la vez consolide un plantel medianamente estable. Pinto por su lado está pensando en cambiar una vez más de plantel (la primera vez fue la Copa América). Entonces, si toca empezar de cero, por lo menos que sea con alguien que sí sepa atacar y comunicar bien los mensajes de cada partido. Además, la selección todavía está cerca de la clasificación. En las próximas dos fechas, los 2 puntos de distancia con el quinto se pueden convertir fácilmente en 5 u 8. El momento es ahora, antes de que el enfermo se vuelva terminal.

La Federación tiene un grave problema en sus manos y debe resolverlo con prontitud. Es imposible que Pinto corrija sobre el camino, ya no tiene como, está completamente vencido, por ende el despido del santandereano y la contratación de un nuevo técnico es urgente. Y no se pueden equivocar, no es la rosca paisa la que va a llevar a Colombia a un nuevo mundial. Los triunfos recientes se deben a la buena labor de los vallecaucanos Lara y Rueda, el segundo no está disponible, pero el primero puede dar una mano, sobre todo si lo acompaña alguien con mucho conocimiento en inferiores y con recorrido en el fútbol profesional, alguien como Jorge Luis Bernal. Esa dupla podría sacar a Colombia de la inopia futbolística en la que la sumergió Pinto y hacerla brillar como se merece.

Las equivocaciones de Pinto han sido muy groseras, y el futuro con el mismo timonel es una moneda al aire. Puede que la suerte lo siga acompañando toda la eliminatoria, pero Colombia, como el Cali, no es de suertes.

---

En la Sede Álex Gorayeb y en el corazón de los hinchas se prendieron las alarmas en la última semana. La designación de Óscar Julián Ruiz para el juego de vuelta en la Copa Sudamericana es la peor noticia que pudo dar la CONMEBOL. A un hincha azucarero no hay que explicarle la mala leche que el "Llanerito" maneja cuando le toca dirigir un partido del Cali. Las últimas dos veces que pitó un partido del Supérdépor, el Glorioso se llevó sendas goleadas. Es menester del Comité Directivo solicitar con todas sus energías un cambio en la terna arbitral colombiana por una internacional, la que sea, para que haya garantías en el encuentro del martes. Y no debe ser tan complicado.

Los Millonarios lograron cambiar el grupo de jueces en la anterior edición de la Nissan, porque sabían a qué se atenían enfrentando al Nacional con árbitros nacionales. La CONMEBOL no opuso ninguna resistencia y el resultado ya es conocido. También habría que aprovechar la crisis arbitral que vive el país y el despliegue que le han dado los medios. Además, la Federación Uruguaya de Fútbol recientemente escribió una carta pidiéndole a la CONMEBOL que no designara más, específicamente y con nombre propio, a Óscar Julián Ruiz en sus partidos eliminatorios. El camino está libre para una protesta formal y efectiva. Es imperativo que la Junta Directiva logre el cometido y que el martes se pueda ver un partido limpio, por lo menos desde el punto de vista arbitral.

En la hinchada hay otra alarma prendida. Los constantes rumores de crisis económica están causando un terrible malestar. Todavía el Comité Directivo no se ha pronunciado al respecto y se están demorando. Porque si la crisis es tan complicada como dicen en la calle, lo mejor es convocar a la fanaticada en torno al equipo y no esconder la realidad. Puede que los ingresos por taquilla no sean el sostén fundamental, pero suman, y 40.000 en el estadio cada 15 días no puede ser una bicoca para el Club.

La primera misión es llenar el Pascual el martes. Por eso, Martínez y su combo deben realizar un excelente papel el día viernes contra el Deportivo Pasto. Sin una victoria o una presentación acorde a la historia de la institución, los hinchas no asistirán masivamente al estadio en la fecha internacional. Es la realidad.

Los Volcánicos vienen mal. Bermúdez, uno de tantos que se acuestan jugadores y amanecen técnicos, lo dejó en la penúltima posición y con un fútbol de grima. Llega Redín a salvar el barco. "Escoba nueva barre bien", dicen por ahí; el viejo dicho no es exacto del todo y menos con la historia del declarado hincha rojo. Fracasos en el Huila, Cali, The Strongest y la Delincuencia no son el mejor portafolio de presentación. A Redín hay que ganarle.

Martínez anticipa cambios mínimos en su formación. La página oficial habla sobre el ingreso como titular del juvenil Harold Reina, figura en uno de los exclásicos contra la Delincuencia en la ya olvidada Copa Colombia. Probablemente se quiera mayor volumen de juego en la media cancha, disciplina táctica y llegada. Se necesita alguien que ingrese en el incipiente circuito de Fredy Montero y Diego Luna. Inteligente decisión, debút en visita. Por otro lado, no estará Édgar Zapata, víctima de un trauma en un tobillo en uno de los encuentros amistosos contra Cortuluá; Daniel Briceño ocupará su lugar. La nómina titular ya está lista.

Por los lados de Pasto se sabe que Redín llego con la podadora. Varios jugadores han salido y otros han pasado a la categoría C por bajo rendimiento. La novedad es la incorporación de Víctor Bonilla, otrora ídolo azucarero, a delantera pastusa. Aparte de eso y la derrota frente a la Muerte Blanca en Tulcán el domingo que pasó, las noticias del Pasto son escasas. La nómina es desconocida.

Posibles nóminas:

Deportivo Pasto: Nelson Ramos; Jhon Cano, Walden Vargas, Germán Centurión y Luis Lora; René Rosero, Éder Ruales y Carlos Angulo; David Montoya y Carlos Ortiz; Víctor Bonilla.

Deportivo Cali: Juan Pablo Ramírez; Freddy Hurtado, Kennedy Hurtado, Daniel Briceño y Jaír Benítez; Diego Valdés y Camilo Ayala; Fredy Henkyer Montero, Diego Luna y Harold Reina; Sergio Herrera.

Temas propuestos

1. ¿Qué cosas positivas ha dejado el proceso Pinto?
2. ¿Es el momento para que la Junta aclare los supuestos problemas económicos del Cali?
3. ¿Será efectiva la protesta de la Junta a la CONMEBOL por la falta de garantías con Óscar Julián Ruiz?
4. Previa Pasto vs. Superdépor.

Obelisco


PS: Por favor recuerden llenar sus formularios del CALIGOL IV.

Etiquetas: , , , , , ,

Creative Commons License
  Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

vínculos...

Crear un vínculo

<< a Obelisco