Obelisco - Cultura Alternativa del Fútbol - Deportivo Cali

lunes, junio 02, 2008

Devenir de un proceso

---
El viernes que pasó, Varsky, Pinsón, Buscaglia y Giralt discutían acolaradamente sobre los procesos que fracasaron en la primera mitad de 2008 en el programa Fútbol 48 horas de Directv. El debate empezó con los resultados del Chelsea, un equipo montado para ser campeón de Europa, pero que pierde la Champion's por penaltis y la Premiership por gol diferencia. ¿Fracaso? Para unos sí, para otros no. Para los que sí, era cuestión de mirar el ítem de títulos en el balance final de la temporada. Para los que no, se analizaba el rendimiento global y su duración en competencia. Inclusive utilizaban como parangón de verdadero fracaso lo ocurrido con el FC Barcelona, que no logró un buen volumen de juego, no ganó nada, se quedó muy temprano en la competencia y terminó a "un millón de puntos" del campeón, Real Madrid. Y eso que no mencionaron el humillante "pasillo" del último derby español. Pasaron después a Boca. ¿Si no ganan la Copa Libertadores es un fracaso? La respuesta fue la misma: depende. El campeonato local está comprometido y se la jugaron a otra copa internacional contratando al carísimo Juan Román Riquelme. Según la inversión, sería un fracaso. Buscaglia sacó el libro de historia y recordó lo que Boca había conseguido en los últimos 10 años: demasiado y hubo algunas temporadas en las que inclusive no ganó nada pero el proceso continuó porque en términos globales el esquema funcionaba y se podía corregir sobre lo que había. Finalmente el tema se disipó, hubo quienes se levantaron de la mesa y no se pudieron poner de acuerdo.

En estos dos años largos que han transcurrido desde que la Junta Directiva presidida por Don Rodrigo Otoya lo único que ha habido son fracasos. El recambio de técnicos fue la premisa del comité anterior y fue precisamente lo que se intentó modificar con la contratación de Omar Labruna para un proyecto a largo plazo. Sin embargo la caída en picada de un Cali que recibieron campeón fue inminente a pesar de las buenas intenciones. ¿Qué pasó? Nadie da un diagnóstico y la respuesta todavía está lejos de ser contestada.

Habría que ver entonces donde empiezan los procesos exitosos en el mundo. La Junta pensaba que dándole continuidad a un técnico era suficiente. No lo es. Hay otras variables a tener en consideración. La cabeza del equipo, en este caso la Junta Directiva, tiene que necesariamente saber de fútbol o en su defecto, tener muchísima suerte. Como el Cali no es un equipo de "suertes" sino de trabajo, mejor apelar a lo primero. El que esté al frente tiene que vivir, morir, untarse de fútbol las 24 horas del día en una asociación democrática como el Cali. Algo diferente no funcionará aunque deleguen en alguien que sepa.

Después se tiene que hacer el análisis de qué tipo de proceso se va a llevar a cabo y básicamente se podrían clasificar en dos: de jugadores o de DT. En Boca Juniors todo se basó en los jugadores, con un técnico capaz pero permisivo. Mauricio Macri tomó al Xeneixe en un momento crítico: River Plate, su enconado rival, estaba ganando todo. ¿Qué hizo? Buscó en los equipos con buenas divisiones inferiores y "ojeadores" a jóvenes figuras, los compró (primer ítem otra vez, saber de fútbol) y los puso a jugar con otros veteranos. Al mando, un técnico respetado como Carlos Bianchi. Poco a poco el Boca llegó a ser lo que es y con el pasar de varios técnicos, son los jugadores los que ponen todo en la cancha y siguen en competencia. Situación similar a la del Real Madrid de Vicente Del Bosque, el tipo no era un dechado de conocimientos tácticos pero supo manejar a la excelente nómina que tenía y con eso no más, consiguió los trofeos más importantes del continente.

Caso contrario lo del Manchester United. Este grande de Europa maneja como premisa que el equipo está por encima de sus jugadores y el técnico el que tienen prioridad. Sir Alex Ferguson, por ejemplo, tomó al equipo en 1986 casi al borde del descenso y con una seguidilla de fracasos desde 1967. Lo primero que hizo fue hablar con su capitán del momento (Bryan Robson) y decirle que no quería un equipo de alcohólicos, que quedaba prohibido tomar entre semana. Los "bebedores" salieron la siguiente temporada. Replanteó el esquema de fuerzas básicas y mientras tanto cubría los huecos en su nómina con buenos refuerzos. Con la asesoría del mítico Sir Matt Busby inició el armazón, consiguió elementos de valor de las canteras de otros equipos y con paciencia montó lo que quería. Cuando lo tuvo lo supo, a principios de los noventa vaticinó que sería una década muy importante para el Manchester y su predicción fue cierta. Para mediados de esa década la cantera ya le daba lo suficiente para una escuadra decente y sin inversiones tan altas. David Beckham, los hermanos Neville, Paul Scholes, Ryan Giggs, Nicky Butt fueron la columna vertebral del equipo. Con los triunfos y el buen manejo administrativo, rápidamente los de Old Trafford subieron a la cima.

Aterrizando la idea, el actual Comité Directivo del Superdépor debiera montar un equipo con base en su técnico. Don Rodrigo Otoya y su comité son personas prestantes y honestas que no viven el fútbol con la pasión que requiere la Institución. Claramente se ha demostrado que no saben de fútbol, por eso se hace conveniente que dejen la responsabilidad en alguien que sepa (en este caso el técnico) pero con la salvedad que deben atender las peticiones que planteen. Las opiniones sobre fútbol que emita el Comité Ejecutivo, aparte de lo económico, carecen de validez y eso se hizo evidente recientemente cuando el Presidente Otoya en una entrevista limitó sus funciones a tener los pagos al día y nada más.

La tarea de saber de fútbol tiene hoy dos cabezas visibles. Una, Ricardo Martínez (más en el lado de lo invisible) y dos, la de Daniel Carreño. El primero poco aparece y no muestra el liderazgo que su cargo exige. En el segundo recaen las culpas y para sobrevivir tiene que mostrar el temple y saber que el resto no tiene. Arrancó con pie derecho, pero se confundió en su trasegar o simplemente no le explicaron desde el principio cuáles eran los objetivos del Glorioso.

El Cali como equipo grande tiene que buscar el título colombiano como primera medida. Si estuviera en una crisis como la de hace unos 20 años, o una similar a la del Manchester en los ochentas, estaría bien hablar de un proceso a varios años. Pero resulta que el último campeonato no fue hace tanto, la situación económica no es mala y ya hay un proceso de inferiores de muchísimo tiempo que debe estar dando algún resultado en cuanto a futuras estrellas. No es posible que el técnico diga que desde el principio sabía que no había con qué llegar al título. Si lo sabía entonces ¿qué pasó con los refuerzos que necesitaba? ¿por qué se conformó con lo que había? Se necesitaba de coraje para ponerle presión a las directivas y el uruguayo no lo tuvo desde el principio. Había que poner a la Junta en evidencia. Es que ni siquiera aspirar a la Mustang ya es una barrera mental que difícilmente se puede superar. Lo peor de todo es que la fanaticada no esperaba mucho del primer semestre; raro que los más exigentes disminuyan sus expectativas. Muchos en la CAF sólo pedían identidad de juego al finalizar la Mustang I.


Si el técnico no funciona, son los jugadores los encargados de llevar el equipo a la victoria. La figura del capitán se hace vital en esta instancia para hablar con los jugadores, poner a los indisciplinados en cintura, censurar a los que no meten, manejar los hilos del partido. Esa figura en el Cali y practicamente en Colombia es sólo decorativa.
El capitán sólo está para tomarse la foto después del sorteo. En el Superdépor los jugadores no toman por su cuenta la tarea de mejorar y brillar si el técnico no funciona. De hecho tienden más a aflojar cuando se es permisivo con ellos, tal como pasó con Néstor Otero, de quien se sabía no iba a durar y poco respeto les infundía.

Las soluciones puntuales para enderezar el proceso y encontrar el orden son varias. La Junta debe revisar nuevamente cuáles son los objetivos del Deportivo Cali y luego aceptar públicamente que la responsabilidad deportiva está en manos del técnico porque de fútbol no saben. Si lo hacen así deben prestarle TODA la colaboración y hacer caso a sus peticiones. El técnico debe hablar con su capitán (o mejor, al que los jugadores realmente le hagan caso) y reclamar por un buen comportamiento dentro y fuera de la cancha de todo el plantel. El manejo del camerino es imprescindible. Para el segundo torneo sacar todo lo que no sirve. Revisar el tema de divisiones inferiores (¿ni un solo lateral bueno en los últimos 10 años?) y el de Director Deportivo, cargo que debe desaparecer por completo en la actual coyuntura. Empezar a comprar a aquellas figuras jóvenes del torneo de la B y de equipos chicos y traerlas al Cali. Contratar refuerzos de jerarquía para complementar la base que ya existe. La colaboración de gente cercana y que haya triunfado con el Cali debe ser permanente para no perder perspectiva. Cuando se tenga esto, se podrá finalmente encontrar el equipo que se quiere (identidad) y buscar de una vez por todas los títulos que el Cali se merece por su grandeza. Y todo tiene que ser muy rápido porque la infraestrura física está montada y la hinchada no aguanta más.

Caos en el único club de fútbol del país, la asociación deportiva más organizada. No hay discusión sobre el fracaso del Cali en estos dos últimos años.
No se puede hablar de identidad, de títulos sí que menos. Antes por lo menos se competía con decoro, ya ni eso. A pesar de todo, existe el chance de retomar lo bueno y campeonar. Cualquier cosa puede pasar en un campeonato tan mediocre. El Cali con sus goleadas abordo y todo, todavía puede conseguir el título, y ojalá lo consiga por el bien de la hinchada, la gente de bien del país y el juego limpio, y si así fuera, no se pueden dejar en saco roto todos los errores cometidos en esta administración.

Temas propuestos

1. ¿Tendrá claro la Junta Directiva qué tiene que hacer para enderezar el camino?
2. ¿El Cali está para armarlo alrededor de sus jugadores o de su técnico?
3. ¿Ha demostrado Carreño suficiente personalidad para seguir al frente del Cali?

Obelisco

Imágenes cortesía de mundoboca.zoomblog.com, enlajugada.com y periodistadigital.com.

Etiquetas: , , , , , ,

Creative Commons License
  Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

vínculos...

Crear un vínculo

<< a Obelisco