Obelisco - Cultura Alternativa del Fútbol - Deportivo Cali

miércoles, mayo 28, 2008

Pasado, presente y futuro del funcionamiento en la Mustang I/2008

---
El 5 a 0 contra el DIM ha marcado al Deportivo Cali en los cuadrangulares de la Mustang I/2008. La hinchada no perdona, no se acostumbra a tener humillaciones tan frecuentes como las que le han ocurrido al equipo en la última temporada. Al fin y al cabo no es ni la del Santa Fe ni la del Millonarios. El funcionamiento del Cali desde el primer partido contra el DIM ha dejado muchas dudas y la fanaticada no ha comido de cuento. Carreño se llenó de miedo y ese temor lo (nos) está llevando a la desgracia. Antes no era así, el uruguayo llegó con bríos y hambre de títulos.

Decía uno de los socios de este blog que el que aprendiera a jugar con línea de 3 y volantes laterales le iba a ganar a todo el mundo en Colombia. Es muy posible y de ahí vino el análisis inicial del técnico Charrúa. Desafortunadamente no encontró un plantel que pudiera sostener un sistema así y tuvo que cambiarlo pronto. Una vez entendió la situación las cosas le empezaron a salir mejor.

El esquema con un 4-3-1-2, o por lo menos así se pensaba en el momento, tenía una buena dinámica, con volumen ofensivo y oportunidades de gol. La defensa poco a poco se volvía segura a pesar de la lentitud del "Mohicano" Espínola. Zapata subía su nivel y Jaír Benítez estaba como siempre a principio de temporada muy aplicado en su posición. Domínguez empezaba a brillar en ofensiva. El problema era el volumen de juego en el último cuarto de cancha: Frangipane no creaba opciones de gol (venían de los pies de otro jugador) y le quitaba dinámica al equipo y Milton Rodríguez y Hermann Córdoba no marcaban ni las opciones más fáciles. Se esperaba en ese momento como solución el regreso de Armando Carrillo y Sergio Herrera. El primero todavía sigue desaparecido y el segundo presenta un rendimiento muy irregular. De todas formas, se iba consiguiendo poco a poco una forma de jugar y de ganar. Las victorias frente a Junior, Nacional y la Delincuencia fueron la muestra fehaciente de que el proceso marchaba bien. Faltaban ajustes, pero el Cali iba por buen camino.

Llegó el exclásico del Alcalde y el Gobernador donde se castigó al único club porque los delincuentes de la Delincuencia (valga la redundancia) se querían matar entre ellos y además acabar con la parte de la ciudad donde ellos no viven. Además, la dirigencia azucarera en una falta de liderazgo incomprensible se dejó meter a Óscar Julián Ruiz como árbitro central. El resultado se conoce y fue un golpe anímico tremendo para todo el Club. El gobierno municipal y departamental le dieron justo lo que necesitaba la Delincuencia en ese momento para salir del hueco sucio en el que estaban (y del que nunca podrán salir por su pasado y presente de trampa, sangre y muerte).

Desde ese momento se entra en la irregularidad del campeonato, la defensa se empezó a desajustar. Benítez volvió por sus fueros, Hurtado perdía las marcas, Ayala de buen comienzo bajó ostensiblemente su condición, y la delantera seguía en las mismas. Sin poder anotar y con una defensa floja, el Cali nuevamente es goleado por el Atlético Bucaramanga. Lamentablemente no se pudo observar ese partido crítico en la evolución del Cali de Carreño y motivo por el cual se llenó de miedos.

Se vió después una luz de esperanza con el resurgimiento del crack Fredy Montero con sendos goles ante el Envigado, pero el terror que vivía Carreño lo cegó y no permitió que este gran valuarte verdiblanco tuviera regularidad en el puesto. Insistió con Sergio Herrera y Milton Rodríguez que no han podido todavía convencer, el primero por falta de fútbol y el segundo por falta de definición en los mano a mano.

La dupleta contra Quindío y DIM volvió a prender alarmas en la CAF. Contra el "Poderoso" se pudo ganar pero por la cobardía y falta de ambición sólo se trajo un punto. Contra el Quindío se perdieron los papeles y se salvó el punto por un error grosero del árbitro central. Ni en defensa ni en ataque y las consecuencias se vivieron en el cuadrangular.

Dadas las circunstancias de las semifinales del FPC, la diferencia de gol no implica gran cosa. Así como se puede perder por 1 gol se puede perder por 5 y no implica nada desde el punto de vista práctico. Por ende, el Cali sigue con posibilidades de clasificación a la final. Es complicado salir del bache pero hay que repensar en los pasos que fueron bien dados ha principio de temporada para regresar al camino original.

El problema principal del Cali, como lo fue en los comienzos de 2008, es la marca, tanto en línea defensiva como en primera de volantes. No hay quien quite el balón. La ausencia de Bréiner Belalcázar en las últimas fechas ha sido determinante en el andar del Superdépor. Pero aun con él en el terreno de juego todavía hay falencias. Ayala no está para la primera línea, se encuentra distraído y torpe en la marca y no aporta mucho en la ofensiva. Delgado, es extremadamente pesado para el campo y le falta dinámica aunque por su experiencia tiene buena ubicación. En la primera línea Zapata es el único que está al 100%, va bien arriba, quiebra la línea con criterio y se anima a ir al frente. Espínola no es el mismo después de la lesión, lento y sin concentración. De Benítez y Hurtado ni hablar, son un hueco completo, el primero se vive cayendo, regalando balones y ya se vuelve cansón con sus centros imprecisos al área. Hurtado se proyecta mejor al frente pero por su banda se cuela todo el mundo.

Ante todo, para solucionar el problema de fondo del Cali en materia futbolística, Carreño tiene que superar sus miedos y recuperar la confianza en sí mismo y en los jugadores. Una vez logrado eso, hay que sellar el arco de Óscar Córdoba. Hay como lograrlo sacrificando un poco la salida por los laterales que de todas formas no es que haya sido brillante en los encuentros recientes. Arrechea conoce la posición de lateral por derecha, Mera es zurdo y puede ser una muralla por izquierda. Así, Zapata y Espínola tendrán mucho más respaldo y no se seguirán perdiendo marcas aéreas en los tiros de costado. Pasando a la línea de volantes, Ayala debe estar en la banca y debe cederle su puesto a Johny Vásquez, experto a pesar de su juventud en hacer relevos posicionales a ambos lados de la cancha. El regreso del "Cachorro" es fundamental y junto con Vásquez tienen que ser los recuperadores. Con esto a Domínguez se le aliviana la función de marca en la cual no es docto y puede desplazarse con mayor libertad hacia adelante. En la segunda de volantes Domínguez es fundamental para los pases de profundidad y desequilibrando por el medio. Su dinámica también se hace más importante en el anticipo en campo contrario. Se podría intentar además con Sebastián Hernández que tiene mucha más dinámica que Frangipane y por derecha ubicar a Járol Herrera para que se corra por toda la banda. El jugador clave arriba será Fredy Montero que tiene mejor capacidad para asociarse, una mejor definición y cabezazo. Ya lo ha demostrado. Esta puede ser la propuesta para seguir adelante con lo que hay, aprovechando el momento de algunos jugadores y la buena condición física que se ha podido desarrollar por parte de Fernando González en este campeonato. Carreño está en la obligación de sellar en defensa y buscar variantes en ataque, pero ante todo ponerle un cerrojo al arco verdiblanco.

Temas

1. ¿Qué tiene que recuperar Carreño de lo positivo que se vió ante Junior, Nacional y la Delincuencia para ganar el cuadrangular?
2. ¿Cuál es la línea que más preocupa en el Cali y qué harían para mejorarla con lo que hay en el plantel?

Obelisco

Imágenes cortesía de elpais.com y media.eresmas.com

Etiquetas: , ,

Creative Commons License
  Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

vínculos...

Crear un vínculo

<< a Obelisco