Obelisco - Cultura Alternativa del Fútbol - Deportivo Cali

jueves, marzo 20, 2008

Exclásico 262 (previa)

---
Tragedia en el PascualLa Delincuencia no existe ya para el hincha azucarero. El tan afamado clásico vallecaucano dejó de ser hace mucho tiempo, pero la Delincuencia, en su maquiavélico deseo de vencer al verdiblanco, lo ha querido resucitar con sangre. Los medios y el gobierno municipal le han seguido el juego, unos reclamando que le disminuyan las fechas (que la DIMAYOR ratificó) a la plaza, técnico y jugadores, y los otros poniendo en peligro la vida de aquellos que requieran una transfusión de sangre urgente en la ciudad. Lo peor es que se está haciendo proselitismo político, queriendo demostrar que con camisetas blancas todo se va a solucionar y la dignidad y reputación del pueblo vallecaucano va a quedar indemne. No lo es tanto y además viola el derecho de todos los hinchas verdiblancos al libre desarrollo de su personalidad. El Club, en una decisión absurda, se unió a la propuesta del Alcalde Ospina.

Hay que resaltar que los del problema son los hinchas de la Delincuencia, en ningún momento han sido los fanáticos azucareros. Son aquellos los que deben pagar por su comportamiento criminal, nadie más. Las camisetas blancas lo único que producirán será un encubrimiento de aquéllos que quieran armar desorden. Fácilmente se lo podrán endilgar a los seguidores verdiblancos y ahí, no tengan la menor duda, el gobierno municipal y la prensa castigarán sin misericordia.

La mala memoria y el registro inadecuado de las noticias termina por ocultar la verdad. La tragedia de 1982,
evento que resultó en un saldo de más de 20 muertos, fue causada por unos desadaptados hinchas de la Delincuencia que decidieron orinar a los asistentes al estadio Pascual Guerrero al no poder controlar su impotencia cuando Carlos Amaro Nadal le empataba el partido - con paseo incluido - al juguete de Miguel . Veinticinco años después tienen el descaro de decir que fueron los del verdiblanco los causantes de semejante desgracia. Si las cosas siguen así, dentro de 20 años dirán que los más de 180 heridos de hace 15 días fueron culpa del Frente Radical o de los socios del Cali. Eso no puede ser.

Es menester de la dirigencia del Club marcar diferencias con la Delincuencia, porque ni el Alcalde ni los medios lo han querido hacer. La fanaticada azucarera nada tiene que ver en la infamia del 8 de marzo, así como nada tuvo que ver en la tragedia del 82. Las camisetas blancas nos ponen a todos en el mismo costal, situación tanto lamentable como inadmisible. La Delincuencia por un lado y la honestidad, clase y cultura verdiblanca por otro muy distinto, como lo ha sido históricamente.

---

El fútbol del Deportivo Cali ha mejorado cantidades desde el inicio de la Mustang I/2008. Ya hay equipo y estructura táctica. La hinchada habla ahora de la optimización de algunas líneas; uno que otro detalle que falta para tener un equipo sólido. Preocupa un poco la delantera porque no aprovecha las oportunidades de gol. La posible ausencia de Carlos Espínola también produce ansiedad porque ha sido líder en los momentos más difíciles. Hay otro suceso que vale la pena mencionar.

La prensa y los hinchas rojos, como siempre, continúan una campaña de nunca acabar para desestabilizar al Superdépor. Lo nuevo, ofuscar a Óscar Córdoba, causando un mal ambiente entre él, la hinchada, el equipo y la ciudad. Era de esperarse. Después del repaso que les dió Equidad en Techo había que balancear las cosas, y nada mejor que alterar la tranquilidad del arquero titular del Glorioso. La experiencia y profesionalismo del número 1 evitarán que los ataques frontales de la Delincuencia afecten su rendimiento.

Debido a la convocatoria de la selección nacional sub-20, la DIMAYOR no exigirá la norma del sub-19 para este encuentro y además permitirá la actuación de un jugador suspendido por uno que se preste al seleccionado. Bréiner Belalcázar por el Deportivo Cali; Pablo Armero y Luis Tejada por la Delincuencia, son los beneficiados del fin de semana. Camilo Ayala y Jair Benítez también regresan a la titular del Superdépor. Se mantiene entonces la primera línea de volantes que tanto le ha funcionado al Glorioso. Las variantes son obligadas para la ofensiva ante la ausencia de Hermann Córdoba. Freddy Montero será su más seguro reemplazo.

El partido será muy similar al de hace 15 días, con algunos cambios por lo que ha pasado principalmente en la última fecha. La Delincuencia, al haber perdido el exclásico y después ser derrotada por un marcador abultado en la visita a Techo, no puede dar más ventajas y necesita de una victoria ante el Superdépor. Aunque el Cali sea el local, los de la necesidad son ellos.

La Cultura Alternativa ya había señalado con precisión todas las deficiencias de la Delincuencia que la prensa no había querido ver en la previa pasada, y poco han mejorado. Saldrán a atacar, a buscar el resultado. Igual, no saben hacer otra cosa, no tienen pausa, no saben manejar los tiempos del partido. Como en el 261, el Deportivo Cali debe hacer su juego, aguantar, presionar en terreno contrario, desesperar a un rival que no sabe otra cosa que ir para adelante y provocar el error de una defensa que individualmente no es nada del otro mundo.

Carreño debe cuidarse de los rebotes ofensivos de la Delincuencia. La primera línea de volantes tiene que estar atenta a lo que Valencia pueda recoger fuera de las 18. Una situación que tiene que repetirse, es la marca escalonada a Paulo César Arango, único jugador que puede desequilibrar en la de volantes rosada.
Belalcázar tiene que estar atento a los movimientos de Cortés y cortar todo juego que lo deje mano a mano con Espínola. Jugar a la espalda de Armero, buscando encarar a Tavima (Viáfara) o jugar entre la línea de los centrales, puede ser una estrategia de ataque válida para el Cali. También el cabezazo en el área en táctica fija puede ser productivo, sobre todo cuando Berbia se hace mínimo un gol por partido. Es urgente que Frangipane sea rápido mentalmente y que meta el pase exacto antes que la Delincuencia arme sus líneas.

Aquí vale mucho el que primero convierta, aunque el Cali tiene más trabajo y variantes para revertir un resultado que la Delincuencia, si eso llegare a ocurrir. La tranquilidad del Glorioso será nuevamente su mayor virtud a la hora de enfrentar este exclásico. Una victoria, nos deja cerca de la número 100 y a la Delincuencia sin piso para clasificar a las semifinales. Hay que ir con todo.

Probables formaciones:

Papá: Córdoba; Hurtado, Espínola, Zapata y Benítez; Ayala, Belalcázar y Domínguez; Frangipane; Rodríguez y Montero.

Hijo bobo inexistente: Berbia; Vélez, Valdés, Tavima (Viáfara) y Armero; Arango, Dueñas, Valencia y Restrepo; Cortés y Tejada.

Temas

1. ¿Fue adecuada la respuesta del Club a la propuesta de las camisetas blancas para el exclásico? Si no lo fue, ¿cuál debió ser?
2. ¿Cuáles son las diferencias entre el exclásico 261 y el 262?
3. ¿Cuál es la delantera que debe enfrentar a la Delincuencia y por qué?
4. Nómina tipo y claves para la victoria.

Obelisco

Imagen cortesía de mediotiempo.com.

Etiquetas: , ,

Creative Commons License
  Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

vínculos...

Crear un vínculo

<< a Obelisco