Obelisco - Cultura Alternativa del Fútbol - Deportivo Cali

jueves, marzo 06, 2008

Exclásico 261 (previa)

---
Derrumbando el "mito"
Por Obelisco
"The less you know, the more you believe"
U2

El fenómeno mediático "delincuencial" de los últimos meses ha sido peculiar. Hace no tanto tiempo la Delincuencia inició un proceso de equipo chico (lo que han sido toda la vida) con los ídolos de los 80s. Evidentemente todo terminó como debía, en sendos fracasos que destaparon la mentira ochentera y que los obligó a contratar a un ídolo del Deportivo Cali (Diego Edinson Umaña) para que les enseñara cómo era el asunto. Porque primero Ricardo "tostao" Gareca los dejó botados a medio camino como la basura que son, y González Aquino y Cabañas montaron una payasada digna del circo de los Hermanos Gasca. Umaña, con la campaña previa de otro hincha verdiblanco (Milton Rodríguez), les arregló el caminado y los alejó del descenso. Cuando ganaron dos partidos seguidos, aparecieron como por arte de magia los mismos 5000 (ya no eran 1000) en el Pascual Guerrero, revivieron el blog, sacaron la camiseta del Seis Contigo; oportunismo total. Pero la respuesta más grande fue la de todos los fanáticos de televisor que muy pronto subieron el rating de la Futbolmanía de RCN. Desde ahí en adelante, y ante el afán económico del canal, se ha hablado maravillas del fútbol delincuencial: que son una verraquera, que la hinchada no se qué y no se cuándo. Rápido se olvidaron de los asesinatos en los estadios, o en las calles a mano armada, de los auto-robos (en el que fueron capturados en flagrancia) y el prontuario de fechorías que todo el país futbolístico conoce. Y pues la campaña promocional les dió muchos dividendos, porque hay que decirlo, la parcial más arribista del mundo sí tiene un buen número de seguidores de televisión que se montaron al bus de la victoria como buenas mulas junto a su dirigente número uno e insignia de su fútbol, moral y ética: Miguel Rodríguez Orejuela. El resultado es un englobe del fútbol delincuencial al tope, inflado por una prensa enferma por vender. La Cultura Alternativa tiene cosas que aclarar al respecto.

La Delincuencia no es que juegue mal, juega bien, pero tiene varias falencias que se deben aprovechar. Umaña es técnico de equipo chico y por eso le ha ido tan bien en la Delincuencia. Ha implantado un juego práctico de velocidad en ataque y defensa, con un cambio de ritmo bastante interesante. Sin embargo, es un entrenador emocionalmente discapacitado y eso le da una ventaja inmensa al Cali que tiene en Daniel Carreño a un tipo curtido y con los pies en la tierra en el banco. A Umaña hay que desesperarlo, llevarlo al extremo para que cometa errores. La paciencia de Carreño debe ser su principal virtud en esta versión del exclásico.

Otra de las deficiencias marcadas del rosado es su arquero Berbia. En los medios se habla de un portero experimentado que le brinda seguridad a su defensa. Si alguien ha visto los partidos, debió notar que Berbia no sabe salir en centros cruzados. Situación grave para un guardameta de su recorrido y que podrá ser aprovechada por Milton Rodríguez y Sergio Herrera, si llega a pisar el terreno del Pascual.

Lo más grave del equipo de la Lista Clinton, y cosa que nadie recuerda ya, es que finalmente es un arrume de jugadores con poco nivel individual (exceptuando de pronto a Arango). Este equipo lo tiene unido el trabajo táctico, y eso es mucho, pero si se revisa el hombre a hombre, se concluye que tampoco es que sea la gran maravilla. El nivel de los futbolistas rosados se eleva por el buen funcionamiento como equipo, sin que signifique que sean de selección Colombia. Es que Pedro Tavima, Carlos Valdés, John Valencia, Iván Vélez, "Chico" Restrepo, Víctor Cortés y demás no son jugadores de exportación. Que los metan como gato por liebre a las inocentes escuadras del exterior es otro paseo, pero la realidad sigue siendo la misma.

Entonces, el Cali tiene la victoria en el bolsillo si logra mantener el orden táctico que ha mostrado en los últimos tres partidos y además saque la técnica individual de sus jugadores. El diseño ganador de Carreño debe incluir el bloqueo de los volantes laterales rosados. Si juega el Huérfano, pues Ayala es el encargado de abortar su juego; él será el nuevo padre por este encuentro. La referencia de Paulo César Arango recaerá sobre Juan Guillermo Domínguez y la marca escalonada que ya tiene memorizado el verdiblanco. Belalcázar será un elemento clave pues es el que estará atento a los cambios de ritmo, de frente y demás variantes que tiene la Delincuencia en ofensiva. Su movilidad y olfato defensivo serán vitales para mantener el arco en cero. Las diagonales y carreras de Víctor Cortés tienen que estar en su agenda. Con la lentitud de Espínola, el equipo no puede dejar que lo encare sin apoyo.

Afortunadamente existe Ayala en el Cali, un jugador noble, moderno, que quita sin falta. Domínguez y Belalcázar se tienen que contagiar del buen ejemplo del canterano para no cometer faltas porque González y Valencia son buenos cobradores y, últimamente, tiro libre que pase la barrera es gol. Bloqueando el sistema ofensivo rosado, pronto se desesperan, empezando por su técnico que se fue al sucio trapo a demostrar que puede ser técnico del Cali. Pero en Pance hay vacantes, si acaso, para inferiores.

En ataque el Cali tiene que cambiar en cuanto a movilidad y profundidad. Hermann y Milton siempre inician muy friós los partidos y no se mueven a espacios de peligro. Ojalá Hermann se atreviera a encarar a la defensa central rosada, ahí ganaría, sin duda. Frangipane por su parte tuvo que entrenar pases largos y cortos porque no atinó una en el encuentro pasado con el Nacional. En el transcurso de defensa a ataque Frangipane tiene que ser ágil mentalmente y preciso para poder generarle opciones de gol a un equipo que regresa muy rápido. Jair Benítez también es un ficha interesante porque tiene gambeta y, ya sin tantas preocupaciones en defensa, puede encarar y ganar en la individual, o propiciar faltas por su costado que pueden ser aprovechadas por Milton en el cabezazo.

El Cali tiene que estar muy concentrado y rápido mental y físicamente. No salir a desbocarse, no hay afán de ganar este partido, hay que desgastar, fatigar, moler a la Delincuencia y esperar a que se equivoquen, porque tienen una sola velocidad: sexta. No se regulan. Las líneas deben ser compactas, con una defensa escalonada que detenga a los blinkers rosados.

Bill ClintonEn fin, el exclásico contra el equipo bogotano hay que ganarlo jugando con inteligencia. Obviamente, por encima de ratificar quién es papá en historia, clase y enfrentamientos directos, ya casi no queda ninguna motivación para este tipo de partidos. Hay que recordar y resaltar que la Delincuencia en su mejor momento, con los jugadores que sólo la coca pudo comprar, con los árbitros y algunos jugadores vendidos a su favor tuvo que sudar sangre para poder ganarle al verdiblanco. Ni así pudieron cambiar una historia que poco a poco retornó a la normalidad, es más, desde hace ya un tiempo que el Glorioso, de la mano Álvaro Domínguez, los ponía en su sitio cada vez que osaban aparecer. Esta vez papá "Caracho" no estará en el terreno de juego, otro tendrá que darles su pela porque no se han estado portando bien.

------------

¿Hay Clásico en el Pascual?
Por JL


Como dicen los argentinos: “los clásicos siempre serán partidos diferentes”. Aquí más que los puntos en juego, se pugna una de las pruebas mas ácidas que los equipos tienen, ya que no importa la posición en la tabla, no importa quién esté mejor armado, no importa el clima y no importa quién esté de local. La consigna es ganar a toda costa, sin importar como se juegue. El honor de la victoria es lo único aceptable y un traspiés puede costarle el puesto al que no sude la camiseta como se debe, porque contiene elementos místicos que magnifican el efecto.

En el caso de los equipos del Valle, la historia es un poco diferente, la paternidad verdiblanca ha sido más que evidente, casi por 7 años, con contadas excepciones, el Cali siempre se ha impuesto sobre los escarlatas, y el deslucido acompañamiento de los hinchas del trapo deja huérfano a un equipo que parece destinado a abandonar el Valle por la capital y en el borde de la quiebra. Así que para el hincha azucarero el partido ha perdido el interés competitivo.

Pero este año es diferente, porque hasta ahora además del aceptable nivel que ha mostrado el torneo, se ve un fútbol de mayor dinamismo, velocidad, técnica, con remates de media distancia y partidos con resultados inesperados. Tanto el Cali como el Trapo, después de comienzos tibios, han mostrado notorias mejorías en su desempeño, con fútbol ofensivo y recientes resultados positivos que transmite en el hincha un renacido interés.

Por los lados del Cali, el equipo está en alza, y al técnico se le esta empezando a notar el trabajo, lo mostrado en los partidos de Pereira, Barranquilla y en Cali contra el Cúcuta y Nacional muestra que el equipo está en mejorando. Y con un estilo de juego diferente que muchos esperábamos hace rato, ofensivo, con dinamismo y de acompañamiento que se demuestra cuando se construyen jugadas de ataque; hay sorpresa y los jugadores luchan cada balón en cualquier parte de la cancha.

Con el regreso a las canchas de Herrera y Carrillo, se demostró lo mal intencionados que resultan algunos sectores de la prensa, que con mala sangre afirmaban que la recuperación de las lesiones de ambos jugadores, especialmente la de Herrera, se había enredado y complicado por lo cual su regreso se pospondría indefinidamente. Pero mas rápido cae un mentiroso que un cojo, y finalmente la verdad llegó: “Herrera y Carrillo están de regreso, con los partidos recuperaran su mejor forma, y desde ya sus nombres por sí solos meten miedo al rival y revitalizan la confianza del hincha”.

Milton volvió a reencontrarse con las redes, así que el ataque verdiblanco está más que armado. Ayala, el "Cachorro" y Domínguez son garantía en la mitad para recuperar y proponer fútbol, y en general el equipo ha mostrado un interesante juego que suma hombres al ataque donde se destaca la mejoría del Chigüiro en el último partido.

Al Rosado los medios le felicitan la campaña porque a pesar de su limitada nómina y las depresiones de su técnico, está practicando un buen juego ofensivo. Pero los números han mostrado una tendencia a ganar o perder por resultados abultados lo que indica que su equilibrio defensa-ataque es menos regular que la campaña del Cali. Sus pretensiones reales se limitan en alejarse del descenso y así cualquier cosa por encima de eso es ganancia para ellos, con sólo clasificar a los cuadrangulares finales se dan por bien servidos.

Carreño deberá ganar el “clásico”, eso es lo que se espera y nada mas vale, los jugadores deberán demostrar superioridad y personalidad coherente con la que se debe tener cuando se ostenta la camisa de un grande como lo es la del Cali.

Para mí, equipo ganador repite, aunque me gustaría ver a Tapia y a Hernández desde el arranque.


Saludos.

Probables formaciones:

Hijo bobo: Berbia; Vélez, Tavima, Valdés y Armero; Arango, Valencia, Dueñas y el "Huérfano"; Cortés y Tejada.

Papá: Córdoba; Hurtado, Espínola, Zapata y Benítez; Ayala, Belalcázar y Domínguez; Frangipane; Hermann y Milton.

Temas

1. Nómina y claves para la victoria.

2. ¿El partido contra la Delincuencia tiene mayor importancia que contra cualquier otro equipo de Colombia?

3. ¿Debe ir el hincha azucarero al estadio a pesar de la localía rosada?


Etiquetas: , , ,

Creative Commons License
  Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

vínculos...

Crear un vínculo

<< a Obelisco