Obelisco - Cultura Alternativa del Fútbol - Deportivo Cali

martes, septiembre 11, 2007

El futuro del Deportivo Cali

---
A la Junta Directiva actual le ha tocado aprender a la fuerza. En un campeonato atípico, corto, quematécnicos, con jugadores pensando más en el futuro que en el presente, las condiciones y las decisiones a corto plazo tienen que ser precisas. Las premisas de otros tiempos no tienen cabida en un torneo tan raro.

Las equivocaciones de la Junta han sido enumeradas varias veces en este espacio y no vale la pena entrar a recordarlas nuevamente. Lo importante es que la mayoría de ellas han ocurrido por falta de sentido de oportunidad. La Junta no tiene timing.

Esta nueva crisis del Cali ha llevado a que se retome nuevamente la postura de una base de canteranos como la columna principal del equipo profesional. En épocas de Sarmiento, en plena Copa Libertadores, se planteó la misma situación, con resultados nefastos para todos. Los canteranos en aquella época no estaban a la altura de un torneo internacional y el fracaso no se hizo esperar. El momento actual es totalmente diferente.

La "Experiencia Labruna" cambió toda la perspectiva de directivos, socios e hinchada. El proceso del gaucho tenía todas las garantías para el triunfo pero no se dió así. Razones, muchísimas, y todas terminan en la cancha, en el jugador. Si a los actores principales no se les da la gana jugar en tal día y tal fecha, todo un proyecto se puede venir abajo. Hasta los premios dejan de importar cuando las envidias, odios y egos hacen parte de la ecuación. ¿Cómo prevenir esto?

Mientras los equipos del narcotráfico (Millonarios, Nacional y la Corporación) derrochaban el dinero de su chequera ilimitada, el Cali trabajaba honestamente para construir equipo. Uno de los grandes aciertos ha sido la constitución de la cantera verdiblanca. Poco a poco se ven diferentes logros. En materia títulos, el 96 y 98 tuvieron gran cantidad de jugadores propios del equipo, muchos, hinchas de corazón. Para la octava estrella también participaron varios jugadores de las inferiores del Cali y otros más siguieron apareciendo.

Las noticias de la cantera nunca paran. Los veedores en diferentes partes del país, los convenios con equipos de renombre internacional, la coordinación por parte de un ex-jugador azucarero, los campeonatos conseguidos en categorías menores. La última noticia, el convenio con el Córdoba FC para concretar lo que se ha venido construyendo a través de los años, es tal vez uno de los últimos pasos antes de consolidar un proyecto de años.

El Cali de la actualidad tiene serios problemas de compromiso. Casi nunca se ve que los 11 jugadores estén al 100% concentrados en las metas que se fija el Deportivo Cali como institución grande del balompié colombiano. Son generalmente los canteranos los que rinden a tope en situaciones difíciles. Es el caso puntual de Johny Vásquez, que se ganó la titular a puro pulso y corazón. La profesional necesita ése tipo de jugadores en todas las líneas.

Con la decisión de arropar a los juveniles, el Cali también se anota otros hits. El tiempo de adaptación es menor para jugadores y técnicos, porque tienen memoria de un funcionamiento táctico. Además conocen cómo juegan los demás miembros del plantel. En términos económicos, entre más juveniles de alta calidad se muestren, más se exportarán una vez completen su proceso, siendo un retorno importante de dinero de acuerdo a la inversión. El prestigio de la cantera caleña crecerá y será más fácil negociar y vender directamente y sin intermediarios. La nómina disminuirá su valor, lo que dejará espacio para traer refuerzos que marquen diferencia. Los juveniles serán los nuevos ídolos de los hinchas del Cali, aquellos niños que apenas empiezan a disfrutar del fútbol y que necesitan figuras frescas con las cuales identificarse continuamente.

Como toda decisión, tendrá sus contradictores. Los principales, aquellos socios a los cuales les habla al oido la prensa corporativa durante los partidos en el Pascual. La prensa, acostumbrada a otros tiempos en los que su rojo del alma tenía carta blanca para traer a los mejores jugadores de sudamérica, presionará para que el Cali se arme de refuerzos en todas sus líneas. Ningún juvenil servirá para ellos. El Superdépor como institución, tiene que combatir la arremetida de la prensa haciéndole entender a la fanaticada que los canteranos son el fruto de la inversión de muchos años, y que hay que apoyarlos, darles tiempo y estar a muerte con ellos, porque seguro devolverán todos esos aplausos en goles, jugadas y títulos.

Tampoco puede ser un decisión del todo radical. Existe la posibilidad que algunos juveniles simplemente no esten listos. La Junta Directiva necesitará de una mente abierta que les permita observar en cuáles puestos falta mayor énfasis, y si se requiere de un refuerzo para un sector específico. La terquedad no lleva a ninguna parte. Algunas veces hará falta alguna contratación porque el canterano todavía no tiene la madurez para ser titular. Si se necesita el refuerzo hay que traerlo, pero con la calidad de la cantera actual, esta situación debe presentarse rara vez.

El Cali jugará torneos internacionales, y ahí es donde pueden fallar los juveniles. La inexperiencia pesa en campeonatos como la Libertadores y la Sudamericana. Afortunadamente se están creando lazos para pretemporadas en el exterior ante equipos de gran valía por el prestigio que el Deportivo Cali tiene como institución. Otros equipos - no digo cual -, no pueden ni salir del país por su pasado criminal. Los juveniles podrán sentir entonces la presión de las hinchadas, y afrontar rivales de mayor complejidad que a largo plazo les imprimirán jerarquía y les evitarán el miedo escénico en plazas agresivas.

Faltan todavía algunas metas por cumplir. La internacionalización de las inferiores, con entrenadores de diferentes países, dictando talleres específicos, estando presente en entrenamientos. Veedores en otros países que traigan a las futuras figuras de Bolivia, Perú, Ecuador, Venezuela para que inicien su proceso formativo en las huestes azucareras. La cantera va por buen camino y cada día se torna en una realidad palpable. Pronto, tendremos jugadores siendo figuras en todas partes del mundo y títulos que avalen un proceso serio y bien pensado.

Mientras tanto, a pensar en el exclásico.

Temas

1. ¿Es la cantera la solución para evitar el síndrome de Santa Marta (sindicato) en el Deportivo Cali?
2. ¿Es éste el momento oportuno para apoyar a la cantera como base del equipo profesional?¿Por qué?
3. Estrategias que impulsen al hincha a apoyar al canterano en sus primeras presentaciones.

Obelisco

PS: Muchas gracias por las voces de aliento. La Cultura Alternativa seguirá adelante como siempre.

Etiquetas: , , , ,

Creative Commons License
  Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

vínculos...

Crear un vínculo

<< a Obelisco