Obelisco - Cultura Alternativa del Fútbol - Deportivo Cali

domingo, agosto 19, 2007

La Máquina no Arranca

---

Desvertebrado, así lució el equipo. La máquina cuyos componentes se han ido afinando durante los últimos tres semestres se niega a arrancar. No ha sido suficiente el compromiso logístico de la junta ni la clara entrega de los jugadores en el campo, tampoco valió la publicitada cumbre entre directivos, técnico y jugadores de mitad de semana que sacó como conclusión la negación de una crisis.

El análisis del juego es bien sencillo, Labruna presenta sus fichas con el sistema de tres centrales que por tradición le ha representado menos problemas. En la zona de recuperación coloca a dos jugadores cuidando la espalda de un solo creativo a quien le da la tarea de surtir a dos puntas y de asociarse con dos volantes carrileros con funciones de ataque y defensa. Así de fácil, sin nombres, porque si algo claro nos dejan estas cinco fechas es que en el esquema colectivo del Cali tanto los que están en la banca como los que están en el campo no tienen la brújula que lleve al equipo a jugar de una manera cohesiva.

El juego arranca con opciones en los dos arcos, con un Cali que no presentó novedad, que buscó el gol pero siguió ofreciendo las mismas ventajas endémicas en defensa de las que venimos sufriendo durante toda la era Labruna. Bien valdría invertir la platica de la pancarta en pagarle a un clarividente por saber lo que hubiera pasado si en el minuto 26 el pelao Johnny Vásquez no hubiera cometido la entrada innecesaria que le costó la expulsión, justa o no, y que generó el caos y la desesperación en los nuestros, talvez porque los mismos jugadores habían depositado en la reaparición del juvenil la esperanza de la recuperación del equilibrio, esperanza que los hinchas también cobijábamos y que hoy comprendemos que era una responsabilidad excesiva e inmanejable para un jugador de nuestra cuna que aunque talentoso, sigue siendo un novato en el trasegar del fútbol profesional colombiano.

Lo que vino después fue el desorden, la desesperación y dos goles del rival. En un movimiento táctico incomprensible, el técnico decide cerrar el boquete de la línea de recuperación reemplazando a su único creativo por un volante de primera línea, dejando a los carrileros como única conexión entre el fondo y la ofensiva. No creo que ese esquema haya sido planteado anteriormente en el mundo del balompié pero si me piden una descripción, en el mejor argot colombiano, yo lo llamaría roscón: una masa con un gran hueco en la mitad. Increíblemente y gracias a nuestras individualidades, cuyo talento siempre se destaca en el equipo, Milton y Montero se inventan una magistral jugada para el descuento que más sirvió para apaciguar a la bestia costeña, que ya amenazaba con propinarnos una goleada histórica, que para revivir a un cuerpo desvertebrado y para rematar, descerebrado por el cambio.

Lo único destacado del segundo tiempo vino a los 25 minutos cuando Labruna dio señales de vida, seguramente al comprender la gravedad de una derrota, acaba con la estrategia roscón y por fin arriesga al reemplazar a Valdés por Sebastián Hernández y a Zapata por el pelao Herman Córdoba. El cambio lamentablemente no surtió efecto y gracias a Dios no terminó con el tercer gol del Junior.

Qué hacer? Seguramente habrá otra reunión de mitad de semana entre los directivos y el técnico. Lo único que queda claro es que la presentación del equipo no mejoró con respecto a los juegos anteriores y hoy el equipo mejor reforzado en el FPC amanece en el puesto 12 de la tabla. La expulsión de Vásquez no puede ser el escudo de un bajo nivel colectivo reiterativo del cual el técnico como cabeza de la parte deportiva del equipo debe hacerse responsable. La importancia de los dos siguientes partidos por la rivalidad histórica sumada a la incertidumbre reinante van a precipitar decisiones para bien o para mal. La hinchada debe brindar apoyo al equipo pero también merece una explicación y aún más, espera que se tomen medidas que conduzcan a que el motor al fin arranque y todas las piezas de la máquina al fin se engranen y funcionen como un conjunto, ya llegó la hora.

-Aredes


Temas

1. Se vio alguna mejora en el juego colectivo del equipo?
2. La expulsión de Vásquez fue la causante de la mala presentación?
3. Qué tipo de medidas pueden devolver la brújula al equipo?
4. Hay crisis o vamos hacia ella?

El CALIGOL se actualizará por la noche del lunes, pedimos disculpas por el inconveniente.

Etiquetas: , , ,

Creative Commons License
  Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

vínculos...

Crear un vínculo

<< a Obelisco