Obelisco - Cultura Alternativa del Fútbol - Deportivo Cali

domingo, agosto 12, 2007

Corriendo riesgos

---
Dá tristeza tener la razón cuando el equipo amado pierde. La pasión no puede ser motivo de ceguera ante estas situaciones. Todo salió como se había previsto y hay que buscar soluciones rápidas y efectivas. En un torneo donde el octavo puede ser campeón no se pueden tomar los resultados muy en serio. Aunque en el caso del Cali, los resultados ya están alcanzando a la realidad. Antes de esta fecha, el Superdépor estaba invicto en el Pascual en el 2007, se había obtenido una buena cantidad de puntos de visita, los delanteros estaban metiendo goles. Después de esta tarde, la torta se voltea: el Cali no gana en casa desde aquella victoria frente a Chicó en cuadrangulares, los asistentes al Pascual todavía no han visto ganador al Cali en este torneo, se pierden posiciones en la Mustang 2.

El FPC es un torneo mediocre, con equipos pobres y malos. Los grandes mandaron a recoger la clasificación que los ponía en el curubito. Como propuesta quedarían 3 posibilidades: los equipos engranados, los que no, y el Nacional, que no necesita de engranaje para funcionar, los de negro siempre le arreglan su andar. Dentro del primer grupo se encuentra el Tolima. Y cuando se habla de este tipo de equipos no se está refiriendo a una armonía tipo Manchester o Milán, no. Simplemente son escuadras que juegan a algo, y esto fue lo que el Cali tuvo que enfrentar esta tarde dominical.

Es un error subestimar al hincha azucarero. Es el fanático que más sabe de fútbol en este país y no come mucho cuento. Por eso, en la segunda presentación como local, los jugadores verdiblancos tuvieron poco apoyo desde las tribunas.

El Tolima con un planteamiento práctico, no se sabe si limitado o inteligente, arrancó entregándole el balón al Cali. Normalmente el verdiblanco con el balón es un equipo importante. Pues bien, con el planteamiento fácil, 4-4-2, lo fue en los primeros minutos. El Cali llegaba por las bandas, Milton y Montero se encontraban, Frangipane estaba claro en sus pases y el Tolima pues no quería mucho. Járol Herrera tuvo que salir del campo por una patada brutal de Arizala, probablemente con una lesión seria de rodilla; Hernández lo sustituyó. Montero se estaba moviendo bien en la zona de ataque y en una jugada de viveza, se deja empujar de uno de los centrales tolimenses, provocando un tiro penalti que anota con facilidad Haider Palacios. Todo parecía ir bien porque el Cali jugaba a sus anchas. Pegaron dos tiros en el poste, uno de Milton y el otro de Frangipane. El Tolima, sin querer queriendo, se fue acercando poco a poco al arco de Córdoba con la pelota quieta de Charría. Los centrales y volantes de primera línea del Cali cometieron faltas una y otra vez. Hasta que finalmente en un lanzamiento de costado raro, Charría confunde a Córdoba y anota tremendo golazo. El partido empatado, el Cali nuevamente trata de ir arriba sin orden, y el Tolima espera con calma. Hernán Torres ya había decidido sacar a su sub-20 e ingresar al rápido César Rivas para contragolpear con mayor fortaleza. En una de esas, Jair Benítez baja en el área al delantero tolimense, para posteriormente ser rematado por Valdés. El árbitro y asistente se hacen los locos. Era pena máxima clara que dejaron de pitar. Este tipo de situaciones es molesta para el honesto hincha azucarero que no necesita de este tipo de equivocaciones a su favor. ¡Ni que fuera el Nacional! Termina el primer tiempo en medio de angustias.

En el segundo tiempo todo es peor. El Cali sale con el mismo planteamiento desordenado y el Tolima a esperando. Es posible que Torres haya visto los partidos previos del Cali, dándose cuenta el poco filtro que tiene en media cancha. Los pases de defensa a ataque del vinotinto no pagaban peaje y llegaban con facilidad a Rivas y Perlaza que quedaban mano a mano con Olave o Zapata. Los centrales caleños nunca pudieron resolver estos retos y marcaban con más faltas. En una de esas, Charría vuelve y convierte de tiro libre colocado, dejando sembrado a Córdoba como a cualquier samán de la quinta. Olave sería expulsado después por una falta peligrosa en uno de los mil contraataques del Tolima. El SuperD siguió atacando y en alguna jugada pudo conseguir el empate, pero no lo hizo. El Tolima por su parte llegó con claridad al arco en varias oportunidades. Unas las salvó Córdoba, otras simplemente no las supieron definir. Ni siquiera con la salida de Caicedo la situación mejoró. El "Vive" trató de echarse el equipo al hombro, pero no había como. Adelante, Labruna cambió a Milton por Escobar, y la misma cosa dió. Ese no era el problema. Mientras tanto, cada cual trataba de hacer su propio partido y salvar la papeleta a su propio estilo. El partido se pierde con un marcador injusto para el Tolima. El Superdépor debió terminar goleado.

El equipo

En defensa, todo está mal, los centrales no quiebran línea, no hacen relevos, se ven lentos, los laterales no ayudan. Cada partido se ven peor. Los laterales van, pero no vuelven, especialmente Benítez, que todavía no está a punto ni siquiera para calentar la banca. Córdoba se ve desilusionado, es un profesional y no habla de ello en los medios, pero se le nota a leguas. Así y todo, es figura en cada partido.

En la primera de volantes, están Valdés y Caicedo. El primero de grandes condiciones y que no las muestra, de el segundo dicen que las tiene. Valdés está apurado, quita con falta y no es el mismo de antes. Caicedo no tiene idea para donde correr o donde tiene que estar. Esta línea es inexistente en el Cali.

En la creación, la situación mejora, pero es irregular. Frangipane y Hernández tienen unas buenas, pero se desesperan y empiezan a entregar mal. Es particularmente preocupante lo de Hernández porque pierde unos balones en el medio peligrosísimos.

En el ataque, Milton y Montero están bien cuando se encuentran. Hacen bien los relevos, siempre sale uno por la banda y el otro busca el área para el gol. Tienen temple y leen bien los partidos.

Uno a uno

Córdoba: comprometido en el primer gol. En el segundo no había nada que hacer. Puede que tenga culpa, pero salvó muchas y no es justo que tenga que afrontar tanto tiro libre. Alguno le iban a hacer. (3)

Palacio: No fue tan importante en la salida. Estuvo bien en los primeros minutos. Con los contraataques del Tolima se perdió. (3)

Zapata: Cada partido que pasa es peor. Arrancó bien en la "Pana" y después se desorganizó. No supo manejar el uno contra uno en ninguno de los contragolpes. (2)

Olave: Volvió a ser el mismo de antes. Tosco, con poco sentido de anticipación. Se hizo expulsar por doble amarilla. Causó varios de los tiros libres del Tolima. (1)

Benítez: ¿Jugó? No está en nivel para ser banca, menos para ser titular. Varios ataques entraron por su lado. Excesivamente lento en el retorno, e inutil en la ofensiva. Completamente desconocido. (2)

Caicedo: Muchas gracias por el gol ante Millos y que por favor regrese al Huila. (1)

Valdés: Otro desconocido. No se ubica bien, pierde las marcas, quita con falta, ya no gana rebotes... (2)

Frangipane: Trata pero no le alcanza. No se asoció con Hernández, tampoco con Palacio. Tuvo pocos momentos de claridad. (2)

Herrera: Lesionado en los primeros minutos. Se espera el informe médico. (SC)

Montero: Encara y genera faltas cerca del área, es vivo en sus movimientos y tiene mucho talento. No tuvo suerte en este partido. (2)

Milton: Lo intentó, y casi le entra. En gran parte del partido estuvo desconectado. Trató de cobrar algunas faltas, pero siempre rebotaron en la barrera. Salió sustituido. (2)

... los cambios ...

Hernández: Empezó bien, con buen traslado del balón. Jugó con Haider por la banda derecha y metió uno que otro centro bueno. Después fue el mismo pechofrío del Millonarios. (2)

Viveros: Puras ganas. Labruna lo metió para que sirviera de filtro, pero no logró su cometido. Intentó motivar al equipo y tampoco lo logró. (2)

Escobar: El pobre Habynson no es del llavero de la hinchada. Corrió y se desmarcó. Tiró un par de veces al arco. No tiene fútbol hace rato, pero cumplió. (3)

.. el dt ...

Labruna entró con un planteamiento lógico, pero con los hombres equivocados. Benítez no estaba para jugar y Caicedo hoy por hoy no es titular ni en el Pereira. Con un boquete de esos por una banda, el equipo contrario hace fiesta. Domínguez por su tendencia táctica venía cubriendo mejor los huecos que dejaba Caicedo en el medio. Benítez sin retorno empeoró el problema.

La conformación de la banca no fue buena. Hombres importantes como Vásquez no estuvieron presentes. Lamentablemente Cornejo se resintió y no pudo estar.

En los cambios tampoco pudo cambiarle la cara al equipo. (1)

Análisis

El Cali es un equipo costoso y con jugadores de gran valía. La nómina dá para alcanzar metas muy altas. Este tipo de presentaciones ahuyentan al buen hincha del Cali. Sin buen fútbol, el Pascual será un cementerio el día que el Cali esté fechado para jugar.

Son los riesgos que se corren cuando un equipo con una historia y filosofía de cerca de 100 años de fútbol bien jugado empieza a mostrar desorden: desilusiones, marcadores adversos, estadio vacío, goleadas.

Tolima sin un planteamiento táctico exótico, venció a un Cali desarticulado, abúlico y desordenado. Simple estrategia de contraataque que, hasta mal dispuesta estuvo por esperar tan atrás, expuso todas las debilidades de un equipo que lleva junto lo suficiente para mostrar algo diferente.

Los equipos rivales saben que con el Cali pueden hacer una de dos cosas y les va bien, pueden esperarlos y contragolpearlos con jugadores rápidos, o pueden presionarlos y obligarlos a cometer errores. En el contragolpe sabrán que no hay quien les impida llegar mano a mano, y en la presión, el error se presentará con seguridad.

No es posible que todo un equipo juegue mal, y menos con jugadores como los del Cali. No puede ser que Montero deje de ser goleador de un momento a otro, que Milton no le sepa pegar al arco, que a Frangipane se le haya olvidado hacer un pase, que Valdés no quite un balón sin falta y que la defensa no se sepa mover. Al equipo no le faltan ganas, porque se corre en la cancha y se intenta. Entonces, ¿qué será?

Temas

1. ¿Dónde está el problema?
2. ¿Qué riesgos corre el Cali con esta forma de juego?
3. ¿Cuáles son las soluciones?
4. Reacciones del partido Cali vs. Tolima.

Obelisco

Etiquetas: , , ,

Creative Commons License
  Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

vínculos...

Crear un vínculo

<< a Obelisco