Obelisco - Cultura Alternativa del Fútbol - Deportivo Cali

lunes, agosto 06, 2007

Lección de humildad

---

humildad.

(Del lat. humilĭtas, -ātis).

1. f. Virtud que consiste en el conocimiento de las propias limitaciones y debilidades y en obrar de acuerdo con este conocimiento.

2. f. Bajeza de nacimiento o de otra cualquier especie.

3. f. Sumisión, rendimiento.



Real Academia Española

---
Fueron varios los títulos que se tuvieron en cuenta para esta entrada. Algunos fueron, "Cali dañó el cumpleaños capitalino" o "AlimentArte de Gallina". Todos alusivos a la contundente victoria del único equipo grande vallecaucano sobre el alicaído Millonarios. La lección sin embargo fue para aquel hincha que tiene falta de confianza en su equipo, que no ve las condiciones innatas de grandeza, nobleza y honor de esta gran institución.

De acuerdo a la Real Academia Española, en su primera definición, la humildad es una virtud que se basa en saber distinguir las debilidades propias y actuar acorde a ellas. (Para el caso de esta entrada, la segunda y tercera definición no aplican.) Entonces, se acusa al hincha del Cali de ser agrandado porque se siente más al tener una institución sólida, democrática, con logros deportivos importantes y porque, al ser partícipe de una filosofía de fútbol bien jugado de ya casi 100 años de historia - entre otras -, se convierte en el hincha que más sabe de fútbol en Colombia. Esas son las fortalezas de este magnánimo club, el único en su categoría en este país.

Las debilidades del Cali son varias, el hincha no asiste al estadio masivamente, su distanciamiento crónico con el equipo por la no consecución de más títulos que avalen su abolengo, también hay desconfianza con el director técnico. Ya en el terreno de juego, el Cali se pierde por momentos, algunas veces ni siquiera entra a la cancha, le falta orden en defensa y mucho más juego de conjunto.

Es menester del fanático azucarero realzar las cualidades verdiblancas para diferenciar su casta de otros hinchas que tienen otra filosofía e historia. Once contra once, las cosas pueden cambiar, pero la esencia del aficionado no puede ser una diferente y no hay nada de qué arrepentirse. La humildad es una virtud que nos debe llevar al triunfo, no una excusa para quedarse callado temiendo al "qué dirán" si pasa esto o lo otro.

Los compromisos de este espacio como Cultura Alternativa son: apoyar al equipo de forma irrestricta y constructiva y darle su lugar con un análisis objetivo desde la perspectiva del hincha.

Algunos socios tuvieron inclusive la osadía de comparar este blog con El Tiempo, recordando como el Sr. Fernando Millán, administrador de ese espacio, hace quedar mal al equipo con unas previas equivocadas y poco trabajadas. Ni la filosofía del blog, ni el administrador del espacio son la misma cosa y quedó más que demostrado.

---
Después de un buen almuerzo en el Festival Alimentarte de la capital colombiana (ese sí, motivo de orgullo para el bogotano raizal), en una tarde nublada y fría, muy diferente a las que la antecedieron esta semana, la Cultura Alternativa procedió a asistir al Nemesio Camacho "El Campín" para acompañar al Superdépor. La asistencia fue escasa, si acaso 12.000 espectadores. La bandera del Distrito estaba por doquier, en honor al cumpleaños de la capital de la República. Lamentablemente, y esto seguramente dará para una multa, el Deportivo Cali no salió a tiempo para el himno nacional. No era un buen presagio para el aficionado que pagó la boleta del "Chiqui" con tal de apoyar a su equipo.

El primer tiempo es el peor que ha jugado el Cali en este año. Ni siquiera el 3 a 3 con Medellín o el 3 a 0 con Nacional son comparables. Tan mal jugó el Cali, que Millonarios lució bien.

Labruna decidió que la mejor disposición del equipo era un 3-4-1-2. Sin duda los cuerpos de los jugadores estaban en la cancha, pero sus almas se quedaron el hotel. Millonarios planteó en algo, mejor el partido y el Cali se demoró mucho para descifrar las falencias embajadoras. En el arco Óscar Córdoba empezó nervioso, pero con los cánticos y putiadas directas de los Comandos Azules se fue creciendo con los minutos. En defensa, todos estaban muy erráticos. Zapata estaba lento y no entendía como referenciar a Castillo y Villagra. Palacio iba y se hacía sentir pero en el regreso, Ciciliano aprovechaba siempre el espacio vacío para coordinar el ataque albiazul. Briceño estaba desconocido. Domínguez y Olave tuvieron que aguantar toda la arremetida porque Caicedo no es ni volante mixto, ni volante de marca. Además Valdés entró en un bache. En creación, Frangipane no se ubicaba y estaba haciendo su peor presentación desde que llegó a Colombia. Sus compañeros no lo ayudaban, de hecho, nadie ayudaba a nadie. El balón se perdía en el centro del campo y Millonarios llegaba sin oposición al arco de Córdoba.

En un tiro de esquina, se deja un rebote para que Villagra pase atrás a Juan Carlos Quintero, que mete un zapatazo rastrero al palo izquierdo de Córdoba. Buen gol para uno de los mejores de Millonarios. El Deporcali entra en desesperación sin el balón en los piés. Montero trató de volantear y por momentos logró manejar los tiempos del partido con una inteligencia y coraje inusitados para un jugador de su edad, pero no había equipo que lo acompañara. Millonarios siguió llegando en toque corto con Villagra, Ciciliano y Robayo, que para fortuna azucarera no define bien.

En el segundo tiempo, Labruna tiene la humildad suficiente y le dá la lectura adecuada al partido. Abre a Frangipane por la banda derecha, y aprovecha para darle una clase magistral al pelao Álex Díaz. El canterano embajador seguro recordará a Frangipane hasta el final de su carrera. ¡Qué baile el que le metió! Pero no fue sólo "Zeus", un Valdés renovado y un Palacio valiente entraron por esa banda como debe ser. Caicedo, avanza en su línea, pone un pase difícil para Palacio que llega y mete un centro que Cardetti, de vivo, de goleador, le gana a Conde y con una clase que sólo la dan partidos internacionales mete el gol del empate.



Millonarios y su garra continuaron asediando el arco del Cali, pero Córdoba tranquilo. Cada vez que gritaban los comandos, el vallecaucano entraba en su juego desesperando al albiazul y su hinchada. Llega el penalti, con un árbitro muy lejos de la jugada. Exceso de fuerza de Olave, el mejor de la defensa hasta el momento y el árbitro no dudó. Silencio e indignación de la parcial verdiblanca. Cobra Ciciliano y Óscar les recuerda a los pobres albiazules quién es papá. Atajadota.



El técnico uruguayo no se la perdona a Ciciliano y lo sustituye. Esto, y la salida tempranera de Carlos Castillo contribuyeron a que Millonarios perdiera el balón. Ahora, el Glorioso con el dominio de la redonda es otra cosa. Caicedo, sin marca, se toma su tiempo mide la distancia y patea con potencia y ubicación para el golazo de la victoria. Sale sustituido inmediatamente por Viveros, que se juega un complemento fenomenal. Quitando y a la vez manejando los tiempos del partido, imponiendo jerarquía en la mitad del terreno de juego. El esquema cambia nuevamente. Labruna decide explotar aún más la débil franja izquierda de Millonarios, con Jaról Herrera. El "Héroe de El Campín" ya había entrado por Montero, y con la salida de Cardetti queda como único punta, realizando una destacada actuación. Al final, Briceño que había vuelto a renacer en el segundo tiempo, hace la de él, comete falta sin balón en la mitad del campo y termina expulsado. Millonarios no tenía con qué y el Cali domina el partido con "ole" abordo hasta el minuto 48.



El equipo

Dos tiempos para el Cali. Desbaratado en la primera fase, desconectado, con jugadores atropellados y de bajo nivel. Se pierde nuevamente un tiempo, recordando otros partidos de visitante donde ya el Cali en los primeros 45 minutos había definido todo en su contra. Parece que es difícil para el plantel superar la presión de los equipos rivales al inicio. Tampoco tiene relevos y no se muestra en fase ofensiva para tener el balón.

Un problema del Cali es el retroceso cuando se pierde la pelota. La línea baja rápido pero sin ninguna referencia de los jugadores que vienen de atrás. Entonces, ocupan espacios pero no son agresivos a la hora de defender, en jugadas de contraataque.

En el segundo tiempo, Labruna lo arregla todo con mayor manejo del balón. Los jugadores también se calman y empiezan a jugar lo de ellos. El Cali anticipa bien en defensa, en el medio permite demasiado juego de un rival que llega siempre a zona de peligro sin mucho esfuerzo. En el ataque, el Cali es una tromba. Inclusive, con sólo Milton de punta, Millonarios tuvo para entretenerse hasta el final. El nivel de Palacio es increible.

Uno a uno

Córdoba: Excelente. Liderazgo, manejo del tiempo, manejo de la tribuna (esos Comandos daban risa), es antipenal. Todavía le falta en los saques largos, pero eso lo recupera rapidito. Genio y figura. (5)

Zapata: Mal en el primer tiempo, sin distancia y confundido. En el segundo tiempo, Lasarte le facilitó todo cambiando a Villagra de banda. (3)

Briceño: Aunque no es rápido, es muy preciso y tiene jerarquía. Lástima que se pase de revoluciones y se haga expulsar sin motivo. (3)

Olave: Salvó la papeleta en el primer tiempo. En el segundo estuvo bien por arriba y por abajo. Tiene que ser más sutil en la marca en las 16.50 porque de visitante toda carga se la pitan como penalti. (3)

Palacio: La figura del partido. Excelente en las salidas y en las coberturas. Líder del equipo, centra muy bien y tiene aprendido el cambio de frente. (5)

Valdés: En el primer tiempo no era él. Muy carroloco y patabrava, aunque hizo respetar la mitad del campo, generó muchas faltas y malos pases. En el segundo tiempo se recompuso y fue el de siempre. (3)

Caicedo: No es ni volante de marca, ni mixto, es ofensivo. No sabe marcar, se confunde en la táctica. Le gusta pasar al frente, y de hecho arrancó la jugada para el primero y marcó el segundo de media distancia. Hay que reubicarlo, porque por su posición, no lo salva el gol. Fué el peor del equipo. (3)

Domínguez: Acá toca explicar algo que se ha venido discutiendo en este espacio desde hace casi un año. La diferencia entre Benítez y Domínguez se hizo evidente ayer y definió todo. Domínguez es un jugador más táctico y asociativo, mientras que a Benítez le gusta más la individual. En un equipo que no se muestra, Domínguez tiene mayores limitantes. Benítez por su parte puede definir contra una marca férrea. En la salida, Domínguez no es de llegar por fuera, llega haciendo diagonal hacia adentro y haciendo tandem con otro que llegue por fuera (Cornejo podría ser su socio ideal). Benítez es mejor llegando a la línea final. Y en cuanto a centros, Domínguez es más de pase al vacío frontal (ayer le hizo dos pases muy buenos a Milton) y Benítez es de centros cruzados. En marca, Domínguez se lleva a Benítez lejos. Dos jugadores completamente diferentes, cada uno con sus fortalezas y debilidades. El administrador de este blog, prefiere que Domínguez sea el titular, pero la disputa por el puesto hace al equipo más competitivo. (3)

Frangipane: Ido del primer tiempo. No tenía orden, y le quitaban el balón fácil las pocas veces que le llegaba. En el segundo tiempo se ubicó donde era y se hizo un partidazo. Ha mejorado muchísimo en forma física. (4)

Montero: Este muchacho se las trae. Tiene jerarquía, es supremamente vivo en el área, sabe cómo hacer una pausa y se ubica bien en el terreno de juego. Junto a Olave, los únicos que leyeron el partido en la primera etapa. (4)

Cardetti: Maestro de maestros. Lo único que le faltaba era la forma, porque su olfato está intacto. El gol de cabeza es una pintura, es líder también y ordena la ofensiva con un solo toque. Goleador. (5)

... los cambios ...

Viveros: Grande el "Vive", ordenando, teniendo el balón, desesperando al rival. Muy importante en el segundo tiempo. (4)

Milton: Este jugador le calza perfecto al Cali, su potencia en tres cuartos de cancha, su lucha constante y presión acabó con lo poco que quedaba del Millonarios. (4)

Herrera: Entendió perfectamente la orden de Labruna, colaboró en marca y estuvo muy vivo. Se asoció con Frangipane y Palacios. (4)

El tema arbitral dá pena y punto.

La ficha la pueden ver acá cortesía de Deporcali.com

En general, el Cali regala un tiempo y se recompone en el segundo. La forma física de los jugadores del verdiblanco es envidiable y eso también sirvió para superar a un Millonarios que se cansó rapidito de la presión que ejercía. Labruna puede leer bien los partidos pero no queda claro por qué el equipo entra tan dormido. Falta mayor regularidad a lo largo de los 90 minutos.

Temas

1. ¿Qué es humildad y para qué sirve?
2. ¿Por qué el Cali entra dormido en los partidos de visitante?
3. Figura del partido
4. ¿Cuál es la posición de Caicedo?
5. Opiniones sobre el debut de Milton.

Obelisco

Tengo pendiente por contestar un par de mails, este martes festivo me pongo al día.

Imágenes cortesía de FPC y Psicólogo.

Etiquetas: , , , , , , ,

Creative Commons License
  Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

vínculos...

Crear un vínculo

<< a Obelisco