Obelisco - Cultura Alternativa del Fútbol - Deportivo Cali

lunes, junio 11, 2007

Hay que seguir adelante

---
Múltiples factores arruinaron la campaña del Cali en la semifinal.
---

PREÁMBULO

El Nemesio Camacho era verdiblanco. Pocos santafereños se aproximaron por el estadio de la 57. Occidental era el Pascual vivo. La fiesta estaba montada y había confianza en la clasificación a la final.

La entrada fué ordenada, no hubo disturbios. En Sur estaba la GARS que se llenó a cuentagotas. En Norte, el Frente Radical y su fiesta. Los escasos asistentes de la GARS (al comienzo) trataban de entonar sus tradicionales cánticos, pero cada vez que tomaban fuerza, la parcial azucarera los silenciaba.

Salieron los equipos, el Santa Fe salió escondido detrás de las bastoneras. El Cali salió como equipo grande y la celebración del Frente fué monumental. David González y Jair Benítez fueron a saludar a Sarmiento; Benítez aprovechó para hablar con algunos de sus excompañeros. Empezaron los himnos, el de Colombia se escuchó fuerte y siguió el de Bogotá que pocos cantaron, porque los asistentes en su mayoría eran vallecaucanos. Se notaba.

PARTIDO

El partido arranca con un Cali tímido y un Santa Fe que no tenía con qué. Rápidamente el Glorioso obtuvo el manejo del balón con Domínguez, que aunque estuvo lento, pasó bien a Cardetti y a Herrera. Frangipane era el hombre del sacrificio, corrió y peleó balones. Viveros arrancó frío y pasó mal pero poco a poco mejoró su nivel en la cancha. Santa Fe no le hacía daño al Cali. Los jóvenes centrales cardenales estaban nerviosos ante la presencia de gigantes como Herrera y Cardetti. El gol iba a llegar y llegó en una jugada por la izquierda, un centro al área y remate del Chapulín. Adentro, pero al línea se le ocurrió que era fuera de lugar. Pronto se oyó el gol de Jersson González y el Cali quitó el pié del acelerador. Hubo otras jugadas que se pudieron aprovechar, pero el árbitro y el línea no permitieron su conclusión.

En el entretiempo, show de bastoneras, "Cali Pachanguero" y raggeaton. Nacional perdía y Cali empataba contra un equipo muy pobre.

En el segundo tiempo empata Nacional, luego gol de Salazar para Chicó y nuevamente empate del verdolaga. El Cali jugaba pausado. Domínguez se fundió. Viveros ya no estaba en la cancha, no se sabe por qué, siendo uno de los jugadores más importantes del primer tiempo. Velásquez organizaba desde atrás con pases largos. Cardetti metido en el fuera de lugar. Herrera errático en todas sus jugadas. Frangipane no podía solo y se contagió del pobre rendimiento de sus compañeros. Gol de Nacional. Empieza la desesperación de todos. Labruna hace los mismos cambios que le han dado resultado cuando va perdiendo. Saca a un volante de marca y mete a un jugador ofensivo. Sale Vásquez entra Herrera. Domínguez se va hacia la punta derecha y el Cali ya no maneja el balón. Sarmiento leé mejor el partido, saca a Mario González de muy flojo partido y abucheado por su propia fanaticada, mete a Palacios de marcador y adelanta a Suárez: adiós salida con el "Chiguiro". Ante la falta de marca en el medio, decide meter a dos delanteros: Tapia y Largacha. Cada uno tuvo su oportunidad. Largacha la perdió increíblemente frente a González y Tapia si vacunó y de qué forma. A pesar del golazo y que Santa Fe estaba con 10 en el terreno, respetó y no lo celebró. No había fuerzas para seguir. Járol Herrera no fué solución, Jaider Palacio se desplegó más por su banda pero no le alcanzó. Finalmente, gol de Frangipane en el último minuto. Unos escasos y muy mediocres gritos de "Sí se puede" y the end.

CONCLUSIÓN

Más deprimente que la eliminación fué la hinchada de Santa Fe, que practicamente saca carro de bomberos por un empate en su propia casa. También sale Calimenio Preciado a provocar a la hinchada caleña, después de que no hizo absolutamente nada en todo el partido. Arrechea siempre le ganó.

Triste también ver una modalidad de hincha del cual no había antecedentes: el psicótico. Ese que se para a gritar al equipo, que canta los goles y los oles del equipo contrario, que ni camiseta o bandera verdiblanca tiene, y después pide la salida de Labruna. Afortunadamente la cultura de los verdaderos hinchas del Cali no permitieron que pasara a mayores. En otra tribuna, con otros fanáticos, lo botaban por las escaleras.

La salida del estadio fué tranquila y definitivamente se nota la diferencia entre una hinchada y otra. La afición azucarera a pesar de los más de veinte años que estuvo sin título nunca perdió el decoro como sí lo ha perdido la hinchada santafereña. Verlos dá lástima.


ANÁLISIS

Árbitro

Jorge Ramírez: Fatal en sus decisiones. Anula un gol del Cali que pudo llevar el partido hacia otro resultado. Falló en la ley de ventaja. Estuvo lento y no supe amonestar a los jugadores de Santa Fe. (2)

Jugadores

González: Tapó bien. Salvó al Cali en muchas oportunidades. Muy seguro y no tuvo culpa en el gol. Sus declaraciones de incentivos a jugadores de Santa Fe estan fuera de lugar. (4)

Palacio: Salió por su banda constantemente. Todavía le falta más agresividad y no marca los pases. En el segundo tiempo participó más del juego. (3)

Arrechea: Ganó todos los mano a mano. Anticipó bien y sin falta. Rindió al tope. (5)

Briceño: Muy lento en los cierres. Era impresionante ver como Preciado le ganaba en los piques. Pero de alguna forma llegaba o dejaba que González resolviera por él. Trató de empujar el equipo hacia adelante por momentos. (3)

Benítez: Bien en la salida. Flojo en la marca. En el segundo tiempo no pudo por el cambio de táctica del Santa Fe. (3)

Viveros: Mal en los primeros 20 minutos, después se echó el equipo al hombro y lo llevó hacia adelante. Pidió el balón y contagió a sus compañeros de optimismo. Buen partido el del Vive, que salió por Velásquez en la segunda parte. (4)

Vásquez: Recuperó bien y no se complicó. Muy buena temporada la del juvenil. (3)

Frangipane: Hizo lo que pudo. Marcó el gol del empate. No se arrugó, pero estuvo impreciso. No sintió la altura. Excelente profesional. (4)

Domínguez: Buen primer tiempo. Pésima segunda parte. No pidió el balón. Careció de liderazgo. En ningún momento del partido tuvo sacrificio. No cubría espacios y no presionaba. Lástima por el ídolo que hace una mala presentación el propio día de su cumpleaños. Triste salida del "Caracho". (1)

Cardetti: Metió su gol, pero lo anularon. Después se puso a hacer filigranas cuando había que definir. Tuvo otras oportunidades. Se le abona que fué el único que tocó de primera. Produjo peligro con sus tiros de esquina. Estuvo en fuera del lugar todo el partido. No brilló. (2)

Herrera: Pésimo nivel. No pasó bien. Se comío por lo menos tres oportunidades de gol mano a mano. No tuvo criterio en el último cuarto de cancha. Desconocido. (1)

... los cambios ...

Velásquez: Ingresó para darle manejo al medio campo caleño. Lo hizo hasta que se necesitó ir arriba. Ya es veterano y no corre toda la cancha como Vásquez. Perdió como volante de marca. (2)

J Herrera: No fué solución. Sus salidas fueron enredadas y no colaboró con la marca en el medio. Decepcionó. (2)

Técnico

Labruna se precipitó con los cambios. El gol de Santa Fe estaba cantado. Siempre quedaban 2 para marcar a tres. No se recuperaba un balón y el tránsito fué errático. Esta vez se equivocó el gaucho por pura desesperación. El Cali tenía que jugar a su ritmo y no al ritmo de Nacional en Tunja. No hubo concentración de parte de el técnico. (2)

ANÁLISIS

El árbitro influye en el resultado anulando el gol de Cardetti. Esa anotación cambiaba el curso de un partido que perfectamente podía terminar en goleada. El línea no le colaboró. Los jugadores de mayor experiencia no pesaron. Domínguez no estuvo cuando más se le necesitaba. Herrera no podía y Cardetti trató pero se confundió totalmente. Velásquez ingresó a cumplir un papel que ya no le queda. El técnico se desesperó y desacomodó al equipo. Si el Cali seguía jugando como venía, con un reposicionamiento táctico y un regaño a Domínguez se podía controlar mejor el juego. Labruna no lo entendió así.

A pesar del mal arbitraje no se puede culpar a nadie más que al plantel del Cali por la actuación de este domingo. Hay que asumir responsabilidades y dar la cara. Esto lo perdimos nosotros mismos. Había que estar por encima de las circunstancias, y no se dió todo para llegar a la meta.

Después del juego, según El Tiempo, algunos de los jugadores del Cali increparon a Tapia por su gol. El juvenil es un profesional y tiene que jugar para el equipo que le paga. No es su culpa que el Cali le permitiera anotar. Por su lado no celebró. Era lo que tenía que hacer.

Viene un periodo muy difícil. Por más que esta sea la Cultura Alternativa hay cosas que van a pasar y que se tienen que decir. El proceso de las directivas deja cosas positivas pero se está fallando en los resultados. Sin duda ha habido coherencia y mucha voluntad en su actuar pero los objetivos no se están cumpliendo. Hay que buscarle soluciones a toda la problemática que viene.

Sí, estadios vacios, Labruna cuestionado en absolutamente todo, no va a valer un peso que el Cali vaya de líder o que gane todos los partidos de la primera fase, periodismo deportivo despotricando del equipo, hinchas desilusionados, Junta Directiva en entredicho, socios tratando de hacer el cajón, etc.

De todos los campeonatos en los últimos veinte años, este era uno de los más importantes y en el que no se podía fallar. Por fin había un plan estratégico, con objetivos y metas, con un técnico no reciclado, con los refuerzos que él mismo pidió (de experiencia), con una hinchada que tenía confianza por primera vez en muchos campeonatos. Así de grande fué la desilusión. La caída es bárbara y si la Junta no tiene un plan de choque se van los socios, el hincha se aleja del estadio y se empieza a perder todo lo ganado. Una vez se recuperaron de la debacle, deben tener la entereza para levantarse y enderezar el camino. Todos los miembros de la Junta son personas idóneas y capaces, de ellos depende el futuro del equipo.

Desde la perspectiva del hincha el plan de choque es el siguiente, no hay para donde más agarrar y no asegura nada:

1. Refuerzos en la columna vertebral del equipo, todos de renombre internacional y que vengan en buena forma: Arquero, central, volante de marca, volante ofensivo y delantero.
2. Promociones muy buenas para compra de boletería.
3. El director técnico debe quedarse si no sube sus pretenciones económicas. Es más, debe bajarlas porque los resultados no son buenos, y no tiene excusas.
4. Pretemporada contra equipos de categoría. (Ya está)
5. Título. (Sine qua non)

Ahora, por esto nadie se va a cambiar de equipo (bueno, de pronto Sandiadu), nadie se va a matar, el Cali no va a dejar de ser el único equipo grande del FPC, etc. Todos vamos a seguir siendo hinchas y vamos a apoyar; algunos en la medida de los resultados, otros en la medida de su amor por el equipo. Hay que corregir y seguir adelante.

La premisa todavía sigue siendo cierta: equipo que se arme con seriedad para la Mustang se gana 5 ó 6 campeonatos seguidos. El nivel del campeonato es malo tirando a pésimo. Este es un torneo atípico, aquí no vale ser primero todo el torneo. Vale ganar cuando es. Labruna no ha entendido esto porque no sacó los resultados que eran. Hay que diseñar un equipo para este tipo de campeonato. ¿Cómo se hace? Esa es la pregunta que deben contestar los directivos.

Temas

1. Impresiones del partido.
2. ¿Debe continuar Labruna?
3. ¿Por qué la falta de jerarquía si todo estaba servido?
4. ¿Cómo seguimos hacia adelante?

Obelisco

Etiquetas: , , , ,

Creative Commons License
  Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

vínculos...

Crear un vínculo

<< a Obelisco