Obelisco - Cultura Alternativa del Fútbol - Deportivo Cali

martes, febrero 13, 2007

DE LA PAVA, ¡QUÉ MENTIRA!

DE LA PAVA, ¡QUÉ MENTIRA!

Por la Punta Izquierda.

Lo que me gustaba de Peluffo era la sangre caliente que tenía en cada partido, contrario, precisamente, a lo que menos me gustaba de Bernardo Redín, la frialdad absoluta. Pero, en realidad, Peluffo tácticamente no tiene nada. Sus equipos son impetuosos, correlones, pero sin orden y sin trabajo táctico.

Recordemos que Peluffo llegó al Cali, tras la salida de Redín en septiembre de 2004. Pese a las figuras que tenía, no logró con el Cali ni siquiera cupo a Copa.

Sin embargo, tras ser ratificado por la Junta, de un momento a otro, un “baldao” de agua fria recibimos en los primeros días de enero del 2005:

Un reconocido símbolo de la puerca mecha era el nuevo D.T. del Superdepor. Sí señores, la Junta llevó al fracasado Jaime De la Pava, acompañado de el “Chompiras” Soto como asistente técnico.

Como se sabe, los vacíos técnicos y tácticos del mencionado fracaso de técnico, llevaron al Cali a cumplir con una paupérrima campaña que inició, como era de esperarse, con una derrota ante el DIM en la primera fecha del torneo. Dando tumbos, jugamos el torneo y a los tropezones entramos a los cuadrangulares, como era costumbre, en la útima fecha gracias a un triunfo sobre las gallinas. Ya en los cuadrangulares, hicimos una campaña vergonzosa en la que sólo conseguimos 1 punto de los 18 en disputa. Sorpresivamente, este encantador de serpientes que comparte lugar de honor entre las mentiras del fútbol al lado de Aristizabal (“la leyenda”, jajaja) y Alexis García (“el maestro”, más jajaja) logró convencer a los implacables miembros de la Junta a quienes no les temblaba la mano para cambiar de técnico cada vez que se les daba la gana, de ratificarlo. ¡Craso error!

Pues el obvio fracaso, con semejante remedo de técnico, no se hizo esperar: Iniciamos la 2ª mitad del 2005 con un par de triunfos en línea, sin embargo, su corazón rojo permitió que se entregara el clásico frente a la puerca mecha en un lamentable 2 a 0, ¡imperdonable! Ese fue el inicio de su salida, tras empatar después con el Real Cartagena, el Cuyabro Quindio y los cuyes. La patada en el “locu” se la dieron, ¡gracias a Dios!, el día que nuevamente su corazón rojo le entregó el 2º clásico a la puerca mecha por un horroroso 2 a 1 en contra. Lo que siguió después, ya todos lo recordamos con la llegada de Pedro Sarmiento.

Esta breve introducción, es para mostrar un poco, lo que significó Jaime De la Pava para el Cali, quien de una forma muy descarada osó decir, tras la 8ª estrella que conseguimos de la mano de Pedro Sarmiento, que la misma se la debían al trabajo que él dejó conjuntamente con el “Chómpiras” Soto.

Como dice mi mamá: "¿Ah?, ¡Habrase visto semejante despropósito!".

Pues anoche tuve la fortuna de ver el mejor programa de LOS TENORES DEL FUTBOL, en el que CAV y el Gordo Mejía, desnudaron totalmente las falencias como técnico de la mentira de De La Pava. Por su puesto, le preguntaron sobre sus 4 fracasos: el de la Sub 23, el del Santa Fe, el del Deportivo Cali y el del Once Caldas. Sobre el de la Selección Colombia, dijo que eso no era su culpa, que solo clasificaban 2 a los Olímpicos y que él había hecho su mejor trabajo y no logró ganar el cupo porque el “fútbol es así”. Con el Santa Fe lo que pasó fué que después de ganar 15 puntos, los jugadores se le pararon. Con el Cali, no lo dejaron hacer su proceso y lo del primer semestre del 2005 fue de acople. Ya para el 2 semestre, lo echaron injustamente cuando llevaba 15 puntos.

Lo que no contó, es lo de los 2 clásicos regalados a la puerca mecha y que adicionalmente el Cali no tenía ni cuerpo ni alma de equipo, no jugaba a nada, no tenía identidad ni trabajo táctico, no había futuro en el Cali con él como técncio.

Con el Once Caldas, también fue incomprendido, según él, pues le sacaron para enero de 2006 los 2 laterales y eso le acabó la estabilidad del equipo.

Hágame el favor la cantidad de disculpas, estúpidas y traídas de los cabellos, propias de un mitómano que irrespeta la inteligencia de quienes un poquito sabemos de fútbol para no tragar entero. Eso que lo diga en EL LAVADERO de la negra Candela, pero en un programa de fútbol, con especialistas en el tema y con audiencia conocedora del mismo, no es posible tanta brutalidad. ¡Ahí quedó pintado de cuerpo entero! Pero también le preguntaron por su trabajo táctico, porque según Los Tenores, tienen versiones que en ese campo su desempeño también es pobre. Desde luego, también tenía disculpas, cuando dijo que él como entrenador profesional ha realizado más de 6.000 prácticas y que su experiencia y nombre no se lo ganó de la noche a la mañana. Creo que sí se lo ganó de la noche a la mañana, gracias al apoyo de los mismos que han estado tras la puerca mecha desde 1978 y de la cual se sienten tan orgullosos. Además, dijo que quienes lo acusan de poco trabajador, son los mismos jugadores vagos que se le pararon en cada equipo, a lo que CAV replicó diciendo que no solo los jugadores lo afirman, sino asistentes, aguateros, masajistas, kinesiólogos, etc.

Cuando los Tenores le preguntaron qué era lo que pasaba, porque si era incomprendido y despedido injustamente de los equipos y que si era disciplinado y trabajador, entonces por qué tantos fracasos, el mitómano se limitó a decir que había sido campeón muy joven a los 31 años y de ahí en adelante lo miraban con lupa y le exigían mucho y él no puede ganarlo todo. “Al menos, no todavía” ¿Ah? Se defendió diciendo que los Tenores no iban a los entrenos a ver su trabajo, a lo cual replicaron objetivamente diciéndole que su trabajo se ve cada domingo en los equipos que dirije: Ni la sub 23, ni el Santa Fe, ni el Cali ni el Once Caldas que dirigió tuvieron identidad, no fueron colectivos, no turvieron trabajo táctico, ni siquiera en pelota quieta y para colmo, es un desarmador de los equipos en los segundos tiempos al hacer los cambios.

Insisto, es el mejor programa de Tenores que he visto. En segundo lugar, está aquella entrevista al que hoy es técnico de la puerca mecha, en el que dejó en su verdadera tinta a Gabriel Ochoa Uribe.Dijo en aquella oportunidad, que Ochoa trabajaba todo el tiempo la defensa y la táctica de pelota quieta y todos los goles a la puerca mecha le llegaban por arriba. Eso es cierto. Dijo también, que no era un gran técnico, cuando para desarmar y disminuir a su rivales, tenía billetera abierta para comprar a todos los jugadores de Colombia. Eso también es cierto. Y por último, dijo que hasta un bebé era capaz de ser técnico campeón de la puerca mecha con una nómina como la que él tuvo.

Lo que no dijo y sí digo yo, es que esos cuestionamientos sólo se refieren al técnico, pero como persona me deja aún mayores dudas, por su relación directa con los dueños de tan despreciable equipo. Todo eso es cierto, y acá en Colombia muchos aun creen y así lo magnifican, que Ochoa Uribe es el mejor técnico en la historia del país. Qué ciegos que somos, ¡nos merecemos nuestra suerte!

Volviendo a De la Pava, los Tenores le dejaron la meta final, la espada de Damocles: Pues bien, si ha sido despedido injustamente de todas partes, si es incomprendido, si trabaja mucho, si sabe tanto de fútbol, si es honesto, si es disciplinado, si sus equipos sí juegan bien al fútbol, ¡ENTONCES CON ESTE TOLIMA TIENE LA OPORTUNIDAD DE DEMOSTRARLO!

Ya sabemos, de antemano, el pobre destino del Tolimita en su manos.


Tigrebenitez

Creative Commons License
  Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

vínculos...

Crear un vínculo

<< a Obelisco