Obelisco - Cultura Alternativa del Fútbol - Deportivo Cali

sábado, enero 17, 2009

Sin representación verdiblanca

---
La selección juvenil nacional iniciará su presentación en el torneo Juventud de América la próxima semana, sin ningún jugador del Deportivo Cali en su nómina. Sorprende que teniendo una de las mejores canteras del país, no esté un solo jugador del Cali dentro de los convocados. Situación que ha preocupado a algunos socios del blog que han podido analizar al equipo más allá de la coyuntura surgida con la llegada de los profesores Hernández y Nunes.

Las dudas son varias. ¿La cantera del Cali es una de las mejores de Colombia? Sí, lo es. Las transferencias internacionales de futbolistas jóvenes como Cristian Zapata, Ábel Aguilar y Fredy Montero; y de otros más maduros como Álvaro Domínguez y Nelson Rivas (posiblemente John Kennedy Hurtado se les una en Europa) la avalan. Sin embargo, queda un sinsabor dentro de la hinchada porque se asume que la inversión que el Cali hace en sus fuerzas básicas es muy superior a las de equipos como Envigado, Boyacá Chicó o Quindío, que muestran más jugadores jóvenes en el FPC por temporada. Estas son instituciones que se especializan en promover este tipo de elementos como método de subsistencia. Algo así como el West Ham United en Inglaterra, tal vez la mejor cantera de su país, no buscan el campeonato sino darle vitrina a sus canteranos para que equipos con mayor presupuesto los puedan adquierir.

La situación del Cali es diferente. Es cierto que precisa vender a un jugador por año para sanear sus arcas, en eso se parece mucho a los equipos mencionados. La realidad es mucho más compleja, el Superdépor, mas que un balance positivo en diciembre, requiere del fútbol que contrarreste el nivel de juego que, con refuerzos de dineros "raros", consiguen sus rivales. Está demostrado hasta la saciedad que cuando el Cali tiene el fútbol suficiente y el liderazgo necesario en la cancha, puede sobreponerse a árbitros, trampas y sobornos. Así sucedió en las conquistas de 1996 y 1998.

Grandes problemas se han identificado en la cantera verdiblanca que impiden de alguna forma que se construyan equipos con juveniles consolidados. "El jugador del Cali rompe tarde" es una frase conocida hacia el interior de la institución. Desde muy jóvenes los futbolistas azucareros muestran grandes condiciones, pero de alguna manera les queda faltando en ítems vitales. Algunos sufren de problemas emocionales, no saben manejar la fama y el dinero, otros no tienen el liderazgo y mentalidad para lograr sus objetivos, varios con seguridad no tienen ni tan siquiera un objetivo deportivo importante. Por otro lado está el asunto eminentemente futbolístico. La falta de fundamentación, la incapacidad para acomodarse a distintos módulos tácticos son visibles desde hace rato en los juveniles que debutan con el Superdépor. Por ejemplo, la falta de fundamentación en la definición de Hermann Córdoba o de Armando Carrillo es alarmante. Fredy Montero salva a la cantera en ese sentido, pero no logra despejar las dudas del todo. No hay una explicación clara del por qué jugadores con condiciones evidentes desde jóvenes sólo hasta los 24 ó 25 años pueden mostrar todo su potencial. Los jugadores son figuras a muy temprana edad en otras latitudes, situación que no está ocurriendo en el Cali con frecuencia y que, de alguna manera, limita la capacidad de maniobra de directivas. Tienen que esperar demasiado tiempo para que un jugador logre el rendimiento que lo lleve al exterior, arriesgándose a que si sale de la institución sin alcanzarlo, puede triunfar en otro lado; la inversión de tantos años se perdería. En fin, para el hincha es bien difícil pensar que un jugador que no sirvió en el Cali, de un momento a otro se vuelva bueno en otro equipo.

José Eugenio Hernández ya detectó el que parece el otro problema de las canteras del Cali: el reflejo que da el equipo profesional. Durante su periplo en el título del 98, la nómina titular inspiraba respeto y admiración. Muchos jugadores jóvenes brillaron en esa era verdiblanca para después demostrar en otros equipos que más que por su propio talento, los jalonaba el gran nivel de los titulares del momento. Casos como el de Julián Barragán, Andrés Mosquera, Max Torres sólo son algunos de ellos. Ahora, los jóvenes tienen un ejemplo bastante triste por parte de los titulares. Han visto toda clase de sindicatos, poco profesionalismo, desorden por fuera de los entrenamientos, etc. Hernández y Nunes están combatiendo todos estos males desde el interior, y al cambiarlos, podrán darle otra visión a los jugadores que pelean un puesto desde las categorías inferiores.

La vitrina internacional del Sudamericano Juvenil se perdió para el Cali. Algo debe estar mal en la cantera verdiblanca como para que ocurran situaciones como esta. Los problemas deben ser varios, no sólo los que se mencionan acá y seguramente no todos son del propio equipo, también habrá que ver si el técnico José Hélmer Silva no se equivocó en su convocatoria. Ojalá la Junta y el Cuerpo Técnico puedan al menos diagnosticar acertadamente lo que ocurre en canteras y empezar a corregir rápido, porque el dinero sucio se volvió a apropiar del FPC y sólo con un fútbol superior podrá el Cali conseguir los objetivos.

Temas propuestos

1. ¿Por qué el Cali no tiene representantes en la selección juvenil?
2. ¿Los jugadores del Cali "rompen" tarde por situaciones mentales/emocionales o futbolísticas?
3. ¿Qué pasa con esos jugadores que no sirven en el Cali y después triunfan en otros equipos?

BONUS TRACK: Primer partido de pretemporada.

Obelisco

Etiquetas: , ,

Creative Commons License
  Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

vínculos...

Crear un vínculo

<< a Obelisco