Obelisco - Cultura Alternativa del Fútbol - Deportivo Cali

jueves, octubre 16, 2008

Empate y sofoco - Reinicia la competencia (doble entrada)

---

Empate y Sofoco

Suscita gran sospecha que sean los mismos personajes los que hablan del "mejor jugador del mundo sin balón" y a la vez, de la importancia de la "tenencia del esférico". Sin duda un discurso acomodado para que aquellos que piensen en la gloria de la selección Colombia siempre la relacionen con la rosca paisa, cuando el país futbolístico sabe con certeza que fueron ellos quienes desaprovecharon a la mejor generación de la historia del balompié nacional. Lamentablemente los procesos de García y Rueda fueron truncados por Francisco Maturana y nunca se podrá saber, de no haber estado el culebrero chocoano, cuál habría sido el devenir de la tricolor. El séquito de Gómez, Maturana y compañía en los medios, tendrá por eso todas las excusas posibles para retroceder al fútbol nacional a la edad de piedra.

La salvación la tiene Lara. La debacle de la era Pinto lo puso en el curubito de técnicos y fue el responsable de la última dupleta de partidos de la eliminatoria mundialista. Después del general santandereano cualquier cosa es buena pero tampoco hay que exagerar. Lara devolvió el cassette unas cuantas tonadas para reencontrarse con los viejos ídolos de la selección y un esquema de juego conocido. Utilizó inclusive a algunos de la era Pinto, unos le funcionaron y otros no. Lo que sorprendió fue el volumen que Colombia recuperó en tan sólo un mes y un par de entrenamientos. Preocupa sin embargo, el eterno problema, la falta de definición: el centavo para el peso que falta para archivar de una vez por todas el "jugamos como nunca y perdimos como siempre".

Posiblemente la selección tuvo el balón entre un 60-80% entre los dos partidos contra Paraguay y Brasil. El resultado fue miserable. Un solo punto conseguido. Afortunadamente se dió lo de Ecuador porque sino todo sería tragedia. Además, hay que ver como un equipo que nunca tiene el balón, va de primero y volado en la tabla de clasificación (Paraguay)

La rosca paisa ha tratado de meterle en la cabeza al colombiano del común que el estilo de juego es a ras de piso; tocar y tocar hasta desgastar el rival y luego vacunarlo. Es posible, los colombianos no son altos, no saben cabecear y la rapidez no los distingue. El FPC muestra eso, equipos con pocas herramientas tácticas, lentos en su trasegar y los que corren, no piensan. Al parecer, no queda de otra.

La Eurocopa, con la famosa filosofía del Tiqui-Taca de Aragonés que llevó a España con un grupo de bajitos a la cima, ha sido motivo para que los medios aprovechen para retomar el tenebroso Toque-Toque. Una cosa es diferente a la otra, no hay que dejarse confundir. El Toque-Toque de Maturana y compañía trata de unos jugadores estáticos, con poca movilidad, que tienen el balón y pasan para atrás o hacia los lados sin absolutamente ninguna profundidad. El Tiqui-Taca, por el contrario, se identifica con la movilidad, profundidad y lo más importante de todo, cualquier jugador que entre en el circuito de juego puede llegar a definir. Sin definición no vale la pena tener el balón. Diría entonces el director de Antena2 que teniendo el balón al menos el rival no lo toma, se empata y se suma de a uno, que es mejor que perder. Correcto, pero para qué tener el balón para defenderse cuando se puede ganar. La respuesta entonces saldría mejor de la boca de Pambelé, es mejor ganar que empatar. Y Colombia todavía no ha ganado nada.

Las lágrimas de Lara en el Maracaná fueron desconcertantes. Los colombianos ya no están para celebrar empates. Es hora de empezar a derrumbar mitos y a ganar respeto. Sacar el carro de bomberos por un resultado que también consiguió Bolivia es pura mediocridad. Hay que cambiar la mentalidad ya.

A pesar de todo, la Federación tiene que ratificar a Lara en el puesto. En el momento no hay ningún otro técnico disponible y asequible que pueda evolucionar del Toque-Toque al Tiqui-Taca. ¿Qué le faltaría al vallecaucano? No tanto, necesita de jugadores con capacidad para desmarcarse y que sean de difícil referencia. Y los hay. En el medio campo se necesita más talento: Vargas quita bien pero no pica y pasa mal, Bedoya corre pero no resuelve nada y no apoya mucho en ataque, a Hernández lo conoce medio mundo y es la marca a la que apuntan en cada encuentro. Poniendo a tono a Toja; manteniendo a Guarín y Aguilar; ensayando con elementos como Jonathan Estrada; recuperando a otros como Castrillón y "Caracho" Domínguez y ubicando correctamente a Fredy Montero se construiría una zona medular de lujo que tiene todos los componentes para administrar el balón con un propósito diferente a sumar la unidad.

La cuestión de los laterales no ayuda y ahí es donde más trabajo tendrá Lara (de ser ratificado). Le toca hacer una investigación exhaustiva y sacar un as de la manga, tal como lo hizo Bielsa en su momento con Gabriel "el Gringo" Heinze. Los laterales que rinden deben estar por ahí esperando a ser descubiertos, hay que encontrarlos y probarlos. El resto es cuestión de posicionamiento de los jugadores. Hay que situarlos donde rindan más. A Quintero cerca del área, a Montero un poco más retrasado, a Giovanni en otro equipo, etc.

Las cuentas alegres ya están listas. Varios dan a Colombia clasificada con 28 puntos. Ojalá Lara tenga la cabeza fría y no se la deje llenar de cucarachas, porque aunque el estilo colombiano es el toque a ras de piso, no se puede quedar ahí. Mario Zagallo lo dijo en declaraciones para un partido de Copa América hace tiempo: a Colombia le falta profundidad, tiene que tocar más para el frente, buscar el arco contrario.

Por favor, no más empates, no más toques laterales, no más "leyendas" de barro, no más embustes.

---

Reinicia la Competencia

La expectativa por ver al Deportivo Cali aumenta, sobre todo después de una larga para por fecha eliminatoria. Los últimos tres partidos del Glorioso dejaron muy buen sabor en el exquisito y muy exigente paladar del fanático azucarero. Los hinchas fieles quieren más, los escépticos quieren salir de dudas. El sábado, Martínez y sus muchachos tendrán la oportunidad de revalidar el trabajo de varios meses.

En estos momentos el Cali se encuentra en la quinta casilla de la Mustang 2 con 19 puntos, lugar que también ocupa en la tabla de la Reclasificación. Su fútbol está convenciendo y la curva de rendimiento parece indicar que lo mejor está por venir. La Junta Directiva manifiesta satisfacción frente al proceso en su última comunicación. Mientras tanto el Once Caldas cierra el grupo de los semifinalistas, con afán de tomar distancia y librarse de las críticas de la parcial blanca blanca.

El Superdépor visita el Palogrande. Estadio que ha sido una buena plaza para el Verdiblanco. Uno de los recuerdos más gratos lo dio en la década del 90 el equipo de Fernando Castro, cuando con 9 hombres el Glorioso le dio vuelta a un resultado adverso pintando cara por doquier. Esta vez no puede ser diferente.

A Martínez le faltaba corregir algunos movimientos defensivos y mejorar la definición. Sergio Angulo se tomó el tiempo para hacer trabajo específico con los delanteros y volantes ofensivos. La anotación de "Barranca" Herrera en el partido amistoso frente a Pereira da fe de la labor realizada.

Preocupa que Montero no haya podido brillar en la selección y que Lara (en una equivocación monumental) lo dejara en las tribunas para el segundo partido de la llave. Es todavía un jugador joven, susceptible de bajones psicológicos. Apenas llegue, se debe trabajar en su estado de ánimo para que vuelva al sitio en el que lo dejó antes de partir para Bogotá.

Para el Once Caldas es imperativo ganar. No tiene de otra que sumar de a tres porque sus perseguidores están demasiado cerca. Su fútbol, sin embargo, no da para mayor cosa. Se esperaría que un equipo de Jorge Luis Bernal jugara a algo mejor. Lamentablemente el presente del Blanco Blanco es terrible a menos que el "Camionero" haya logrado cambiarle la cara al equipo en quince días y en pleno posoperatorio.

Como siempre, Bernal forma con dos líneas de 4, con volantes laterales que tienen salida y dos delanteros con mucha movilidad. El arco se lo turnan Landázuri y Meza, cualquiera de los dos puede aparecer el sábado. En la defensa, por el costado derecho se encuentra Nondier Romero, jugador, lento, torpe, que sale sin criterio, no se devuelve y marca menos que Jair Benítez. Es la autopista que el Cali debe tomar para llegar a los 22. En el medio, dos centrales de buena estatura, Vanegas y Henríquez. Alguno de los dos estará ausente, uno por acumulación de tarjetas y el otro por expulsión en el partido previo. La norma sub-20 pondrá a uno de ellos en el campo. El lateral izquierdo es Luis Núñez, elemento interesante, que el Cali debería estar mirando muy de cerca. Tiene presencia y salida constante. En el medio como volantes de marca Bernal alinea a Blanco (sub-19 y con llamado a la juvenil) y a Nilson Cortés. Como volantes laterales John Viáfara y Ricardo "Segundo Piso del Pascual" Ciciliano. El ex-Portsmouth no es el mismo de antes, tiende a centralizarse, se desorganiza, pierde marcas y llega tarde a los cierres. Lo peor de todo es que siendo el segundo de mayor talento, nunca se encuentra con Ciciliano. Juegan en zonas muy lejanas. Arriba el internacional peruano Johan Fano: hábil, técnico, buen cabeceador, guerrero y bastante lento. Lo acompaña Mena, morocho de buena talla, que tiende a pivotearle al ariete inca. En el banco esperando el chance, la "Champeta" Velásquez.

Bernal tiene serios problemas con este equipo. Primero, es muy largo, deja demasiados espacios entre líneas. Segundo, no recupera balones y pierde las referencias con facilidad. Tercero, el bloque ofensivo está partido en mil pedazos. Ciciliano y Viáfara juegan en dos estadios distintos, Núñez sube y no se la pasan, Mena tiene que bajar demasiado para entrar en contacto con el balón, Fano se las tiene que ingeniar como puede. Cuarto, la presión es escasa y flaquean en los rebotes. Si el "Camionero" puede solucionar estos inconvenientes para el sábado, hay partido.

En contra del Cali está lo de siempre: la irregularidad. Estos "descansos" nunca le han caído bien al equipo. Perder ritmo de competencia le cuesta demasiado a los jugadores. La única posibilidad de que esto no ocurra es que el plantel haya introyectado la idea de Martínez. Es decir, en el Palogrande la hinchada se dará cuenta si el Cali tiene o no tiene identidad futbolística.

La nómina titular debe ser la misma que ha logrado excelentes resultados y no tiene por qué cambiar. Existen dudas sobre la continuidad de Freddy Hurtado en el costado derecho pero se sabe que cuando tiene competencia respirándole en el cuello el Churta da más de lo usual. Posiblemente vaya Hermann Córdoba y en cualquier momento puede entrar Aguilar para darle mayor despliegue a la zona de volantes, pero puede que el buen volante inicie ante la ausencia de la norma. El resto ya es conocido: el goleador, el invicto y el juego efectivo a ras de piso y de primera.

Es un partido para tres puntos si el Cali corre con suerte y no pierde el rumbo trazado. La hinchada tiene que estar con el equipo y empezar a creer.

Probables formaciones:

Once Caldas: Landázuri; Romero, Mosquera, Henríquez y Núñez; Viáfara, Vidal, Cortés y Ciciliano; Mena y Fano.

Deportivo Cali: Ramírez; F Hurtado, K Hurtado, Zapata y Domínguez; Belalcázar y Ayala; Montero, Diego Luna y Córdoba; Herrera.

Temas propuestos:

1. ¿Por qué la tenencia del balón no le da mejores resultados a Colombia? (Teorías)

2. ¿Afectará el descanso por eliminatorias?
3. Previa del partido contra Once Caldas.


Obelisco


El FRV está organizando una gran fiesta para el primer evento internacional del Cali en su nuevo estadio. Para que sea todo un éxito es importante que la fanaticada acompañe masivamente y aporte para que esta estructura arquitectónica insignia del Valle del Cauca por fin pueda ser entregada al Club.







Etiquetas: , , , , , , , , ,

Creative Commons License
  Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

vínculos...

Crear un vínculo

<< a Obelisco