Obelisco - Cultura Alternativa del Fútbol - Deportivo Cali

jueves, octubre 23, 2008

Alto vuelo ( y previa)

---
Mucha agua ha pasado debajo del puente desde que Ricardo Martínez tomó el equipo para la Mustang II. Las críticas que lo catalogaban como miedoso, falto de jerarquía, desconocedor, blando, perdedor y principiante han desaparecido por completo. Con su trabajo y buen tino, con la ayuda y confianza de la Junta Directiva, ha logrado conformar uno de los mejores equipos en los últimos 15 años. Todavía no ha ganado nada, pero el proceso convence hasta a los más escépticos.

¿Cuáles han sido los logros de este nuevo proyecto?

El boom canterano por fin se dio. Tal como sucedió en 1996 y 1998. Son aquellos que aman la camiseta verdiblanca los que sacan la cara por el equipo. Éste sí es un verdadero proceso de inferiores, con jugadores que han cumplido todo el ciclo que el Club les planteó desde el inicio. Aguilar, Montero, Kennedy, Valdés, Ayala, Carrillo, Domínguez y Córdoba (por hablar solo de los titulares) pasaron de ser apuestas a realidades en un tiempo muy corto. Montero ya es ídolo de la hinchada. Los demás están por serlo. Lo importante es que entre ellos son amigos, vienen jugando desde hace mucho tiempo, se tienen confianza y piensan en un mismo objetivo.

La lealtad en la marca es una de las más importantes enseñanzas de Martínez a sus pupilos. El Cali ha sufrido desde hace mucho tiempo de problemas por las expulsiones. Varios partidos se han perdido porque los jugadores se calientan y empiezan a raspar más de la cuenta. No piensan en el balón sino en el hombre. Desde hace algunos encuentros, el Superdépor dejó de marcar al contrario y empezó a referenciar al balón. El quite sin falta ha evitado que se sigan pagando multas por amarillas. La prueba es que solo se ha recibido una amonestación en los últimos dos encuentros, y eso que Caldas y Bucaramanga no se guardaron ni una sola patada. Carrillo dañó el asado que uno de los dirigentes les apostó si terminaban los 90 minutos con juego limpio, al simular una falta en el área.

El equipo como tal (estructura colectiva) y no un arrume de individualidades es el logro más llamativo, situación que hasta el mismo Corrillo de Mao tuvo que aceptar a regañadientes. Al inicio, había una pugna por el liderazgo del plantel. Los nacionales venían laborando seriamente y se notó con claridad que no estaban a gusto con los refuerzos extranjeros. A Batalla no se la pasaban. La división duró poco porque el talento de Diego Luna se impuso y los nacionales prefirieron aprovecharlo. Sabían que con el 10 en la cancha iban a lograr más. El manejo de grupo del Cuerpo Técnico tuvo que ser vital para que la división no perdurara. La unión en los entrenamientos representó identidad táctica en el campo. Las directrices de Martínez son claras, sabe cómo enseñarle a los canteranos e integrar a los refuerzos. El equipo es uno.

El respeto por la localía y la hinchada. Al inicio hubo muchos roces. El entrenador no aguantó en uno de sus primeros partidos y respondió. El error le pudo costar caro pero replanteó. Ahora para los asistentes al Pascual existe una tranquilidad tácita cuando se acomodan en su tribuna, algo parecido a lo que los hinchas residentes en Bogotá sienten cuando van a ver un partido contra Millonarios. Por el contrario, los rivales están empezando a sentir presión, y no precisamente por la fanaticada. Aunque el aliento del FRV es importante, todavía faltan años luz para que el estadio en sí atemorice por los cánticos.

El manejo psicológico grupal:. Era usual que el Cali se derritiera apenas le anotaban el primero. Todo empezaba por el culpable y los demás se iban contagiando, uno a uno. El equipo se caía en mil pedazos y las goleadas no se hacían esperar. La primera demostración de que se había superado esa condición se dio en Bogotá. Millonarios ganaba y los muy cándidos azules presagiaban una goleada. El Cali siguió en su juego y poco a poco consiguió el dominio del partido. Terminó con una victoria clara del verdiblanco. Luego hubo altibajos hasta que por fin se alcanzó aquella fortaleza mental que define a un equipo ganador. Y eso es el Cali en estos momentos. Un equipo que se está acostumbrando a ganar. A la celebración, la victoria, la alegría.

Todo traducido en el equipo goleador, con la figura del FPC, con una seguidilla de partidos ganados que lo tienen al borde de la clasificación a la semifinal y a la Copa Libertadores por Reclasificación. No es de extrañarse que los medios, a pesar de esta histórica campaña del Cali sólo lo nombren tangencialmente. Qué rabia les da que un club organizado y honesto haga una campaña tan brillante (hasta el momento) en un fútbol tan corrupto y amañado.

La Copa Colombia y Sudamericana son historia de otro costal, fueron un reto prematuro para un Cuerpo Técnico que tenía que aprender muy rápido. Martínez es un buen adiestrador, un formador de esos que poco se ven, un profesional que lo ha dado todo por el Cali en sus largos años de servicio. ¿No será hora de retribuirle con apoyo irrestricto a su proceso y acompañándolo en el estadio?

---

El sábado el Cali enfrenta a un alicaído Envigado. El solitario segundo puesto se pone en juego en el Polideportivo Sur y no se puede perder. La Reclasificación también le sonríe al Cali al ver como los líderes caen jornada tras jornada cediéndole terreno al único grande del Valle del Cauca. La responsabilidad se hace cada vez mayor en la medida en que se consiguen los objetivos intermedios. Ahora, hay que mantener el nivel alcanzado.

De la concentración del Glorioso llama la atención la ausencia de Ramírez. Una lesión de aductores lo deja postrado en Pance por lo menos el fin de semana. En su lugar irá John Meneses y en la suplencia estará Óscar Ramos. Será llamativo para el fanático verdiblanco determinar la importancia real que tiene Ramírez para el equipo. Calle tampoco aparece en la convocatoria y sí Briceño. Benítez todavía sigue en el ostracismo. El resto de la nómina es la que ha venido ganando en los últimas fechas.

Envigado es un rival complejo en su patio. Aunque cierra la tabla del descenso, es dueño de una cancha con medidas particulares para el FPC y tiene un mediocampo de calidad. Ido el "Kiko" Barrios, a la Naranja Paisa le ha costado retomar el camino. Frente a Medellín sumó, logrando parcialmente su cometido. Ese empate les da mayor confianza y ánimo para enfrentar al segundo de la Mustang II, pero quién sabe si la suficiente.

El técnico Rubén Darío Bedoya tiene a su mando a jugadores de alto nivel técnico, veteranos de mil batallas que si lo deciden, pueden complicar a cualquiera. Néider Yesid Morantes, un 10 clásico, de los de pase largo y tiro libre; Juan Fernando Leal, recio en la marca, líder; Jorge Horacio Serna, que sólo juega en los equipos paisas y en ninguna otra parte del mundo; Luis Omar Valencia, técnica y asociación. La figura, sin embargo, es Dorlan Pabón. Habrá que verlo para verificar que no sea una mentira más como Giovanni Moreno.

El Envigado venía mal, con Morantes jugando por ratos; Leal, Calle y Ceballos sin marca; y Jorge Horacio Serna muy estático, más de lo usual. Han logrado el punto contra el DIM por una buena disposición defensiva. Montoya al menos corrigió en algo el problema de su zaga. Arriba todavía tiene problemas porque Serna y González no tienen movilidad.

El Cali tendrá que aprovechar todo esto. Apretar a Morantes (muy de cerca) y tocar rápido a ras de piso, con el objetivo en el arco, como los equipos modernos. Tener cuidado con Serna en el cabezazo. Martínez ya debe tener los videos de Dorlan Pabón y sabrá cuál es la mejor estrategia para detenerlo. Leal no estará en la primera línea de volantes por acumulación de amarillas, esto podría ser una ventaja más para el Azucarero. Los de la responsabilidad son los naranjas, están derechitos para la B mientras que el Cali está cerca de la clasificación y ad portas de preinaugurar su estadio.

Son momentos de alegría para toda la fanaticada verdiblanca. El sábado se espera cuando menos un empate. Si el profesionalismo de los jugadores se mantiene, el resultado se podrá conseguir sin problema. En la cancha, el Cali le puede ganar a cualquiera.

Habrá que estar pendiente de la designación de los árbitros porque para esta fecha empieza a circular el hombre del maletín. Mucho está en juego y la Comisión Arbitral tiene sus favoritos.

Probables alineaciones

Envigado FC: Roberto Mosquera; Ricardo Calle, Marco Echavarría, Camilo Ceballos y Farid Díaz; Camilo Pérez, Alex Orrego; Néider Morantes, Dorlan Pabón; Mauricio González y Jorge Horacio Serna.

Deportivo Cali: John Meneses; Freddy Hurtado, Kennedy Hurtado, Edgar Zapata y JG Domínguez; Camilo Ayala, Bréiner Belalcázar y Dany Aguilar; Diego Luna y Fredy Henkyer Montero; Sergio Herrera.

Temas propuestos

1. ¿Por qué con Martínez se logra una estructura colectiva a diferencia de los procesos anteriores?
2. ¿Afectará la ausencia de Juan Pablo Ramírez el funciomiento del equipo?
3. Previa Envigado vs. Deportivo Cali. Impresiones generales.

Bonus track: ¿Cuándo aparecerá el hombre del maletín?

Obelisco

El FRV organiza una gran fiesta para la preinauguración del nuevo estadio el día 29 de octubre. Se necesita de la colaboración de los socios e hinchas para que el espectáculo esté a la altura del evento. Los miembros del blog recibirán instrucciones a sus correos personales para que aporten voluntariamente a esta buena causa.

Click en el banner para mayor información del partido.



Tabla General
Liga Champions CAF




Etiquetas: , , , ,

Creative Commons License
  Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

vínculos...

Crear un vínculo

<< a Obelisco