Obelisco - Cultura Alternativa del Fútbol - Deportivo Cali

jueves, octubre 18, 2007

Ilusión, desilusión (y previa)

---
Pinto le apuntó a dos puntos en las primeras dos fechas y lo logró. Hizo la fácil, tomó lo mejor del proceso vallecaucano (Lara-Rueda) y con algunas pinceladas propias armó un equipo competitivo y con mentalidad ganadora.

El juego en La Paz fue complicado porque Bolivia salió a atacar con todo. El plantel colombiano respondió a la altura. En poco tiempo la nómina titular entendió la idea de presión en los costados, ajuste de líneas y salida en largo. Los jugadores propicios estaban en el terreno, exceptuando a algunos colados como Ferreira, Banguero, Valencia y Amaya.

El gran problema de la selección es su falta de gol. A pesar de mostrar un juego medianamente ofensivo, con jugadores de gran valía como García y Rentería, el arco estuvo cerrado. Julio César y Galarza fueron figuras de sus equipos ante la arremetida cafetera, pero faltó frialdad a la hora de definir. La ocasión más clara la tuvo Ferreira que solo contra el arquero intentó hacer la de Rincón pero no le salió.
En ataque Ferreira no es jugador de selección y lo ha demostrado hasta la saciedad. Si acaso, servirá para rematar partidos por la rapidez que tiene. En punta, los paisas siguen metiendo cuentos de culebrero. La nueva mentira, Carmelo Valencia, que sí, tiene un buen pique corto, pero que es extremadamente torpe con el balón. La diferencia con Rentería, un verdadero delantero, es inmensa.

En defensa, todo es más positivo. Aunque falta ajustar la banda derecha para que Walter Moreno anticipe con mayor rapidez y haga los relevos de forma efectiva. También se desconcentra en ocasiones dejando espacios para el rebote ofensivo. El otro que debe mejorar es Amaya, corre todos los balones pero comete muchas faltas peligrosas, pasa mal y transporta más de la cuenta; hay cualquier cantidad de jugadores mejores que él en esa posición.

Queda Colombia con 2 puntos en la posición 7ma de la eliminatoria. Con este mismo puntaje empezó Luis Augusto García su campaña que terminaría en la eliminación con Maturana para el mundial de Corea y Japón. Nada está asegurado porque los rivales directos están mostrando un fútbol compacto. Paraguay tiene ya 4 puntos y un fútbol fluido y valiente. Chile ya le agarró la idea a Bielsa. Uruguay puede mejorar con el maestro Tabares. Ecuador es el único con desgaste, ya el trabajo de Suárez se está dejando ver y pronto saldrá por la puerta de atrás. Una victoria en Quito se está volviendo casi que obligada.

La confianza retornó y la ilusión del mundial es palpable. Todo lo contrario a lo que sucede con el equipo amado.

Hay crisis de crisis. Hay unas que se presentan por coyunturas especiales e imprevisibles. Como la prohibición por parte del narcotráfico de un nuevo título para el Cali en los años 80. Ésa pudo ser una crisis normal. La que se vive actualmente es simplemente vergonzosa. Ya se descartaron las amenazas de muerte al plantel. El equipo pierde contra equipos de la B como la Corporación, Equidad y también contra escuadras de la C. Néstor Otero no dió la talla, jugándosela con quienes después le darían la espalda. No ha podido ganar un solo partido desde que llegó. Otros renuncian al equipo. Mientras tanto, la Junta Directiva espera el desenlace de la Mustang.

El Cali tiene posibilidades matemáticas de clasificar, y aun puede llegar a una copa internacional. La Junta no quiere anunciar la poda hasta tanto la oportunidad de acceder a ésas instancias no se desperdicie por completo. La realidad es que con un equipo sin alma y sin ética no se podrá llegar a ninguna parte. No hay forma de que unos jugadores que no tienen profesionalismo lleven al Cali a la gloria. El nombre y el prestigio del Cali está por encima de todo y si hay que sacrificar la clasificación para que unos vagos se vayan y dejen de mancillar la reputación del equipo pues que se haga. Se tiene que entender que con la institución no se juega, y el que no quiera estar o quiera sembrar cizaña que se vaya de una vez.

La Junta se hace la de la vista gorda y mientras tanto la prensa corporativa hace fiesta y burla por doquier. Al hincha no le queda más que rezar para que este martirio termine. Tener la esperanza de que la Junta tome una decisión acertada y arregle el eterno problema invisible. La actuación de los directivos no apunta hacia la meta esperada. Si la Junta no se pone los pantalones ya, todo el trabajo de las últimas dos décadas se puede ir a pique. Todo lo ganado se puede perder.

La última oportundidad de clasificar se presenta el domingo ante el Huila de Javier Álvarez. No hay mañana para el Cali, o gana o gana. El problema es que si no se le gana a los de la C y la B, pues menos a los de la A. Otero ensaya esquemas y variantes, pero sin voluntad no hay futuro. La nuevo es Juan Guillermo Domínguez en el medio campo, para ayudarle con los relevos defensivos a Benítez. Ojalá funcione, aunque debiera ser al revés: Benítez volante y Domínguez lateral. Volverá después de una lesión corta el buen volante de recuperación Diego Valdés. Vásquez, el de mayor regularidad este año no sería titular.

Por los lados de la defensa, seguirá en la titular Castillo; Arrechea y Zapata, los de mejor rendimiento en los últimos encuentros serán los centrales. Los laterales no cambiarán.

Se espera que Otero sea ofensivo porque el empate que le dió satisfacciones en Bogotá y en Tunja sirve todavía menos ahora.

Por los lados del Huila, Javier Álvarez trata de darle equilibrio al equipo. Está jugando un 4-4-2, variante 2-2-2 así: en el arco el buen portero Estacio; la línea defensiva con Viáfara, Hernández, Cataño (suspendido) y Rivas. En la contención, Benalcázar y Racero; y en la creación Marangoni y Torres. Adelante el juvenil azucarero Felipe Pardo y Adrián Aranda.

Los elementos peligrosos son Pardo y Marangoni. El primero tratará de demostrar que está para jugar en el Cali y el segundo tiene buena pegada en el tiro libre, y asiste muy bien a sus delanteros. Valdés tendrá que estar pendiente del 10 del Huila y bloquear su juego. Pardo seguramente se ubicará a espaldas de Benítez.

El Cali para ganar tiene que quererlo. La dupla Frangipane y Hernández funcionó bien por pasajes en el partido contra Santa Fe. No se sabe qué tan sabio sea intentar nuevamente con Rodríguez y Montero en la delantera cuando claramente se ve que no están comprometidos al 100%. El Huila tiene problemas defensivos y se podrían aprovechar mientras los delanteros estén motivados para anotar. Los volantes se mueven y generan juego para ellos pero en punta no se está resolviendo. También falta mayor acompañamiento de la primera línea que ojalá se logre con Domínguez alternando con Benítez. En defensa, evitar por todos los medios las faltas cerca del área. Marangoni ya le ha marcado al Cali en ocasiones pasadas. La inseguridad de Castillo también es motivo de preocupación.

Muchos jugadores querrán cobrar el sueldo gratis e irse de vacaciones temprano. Si no se clasifica, al otro día tiene que haber un despido masivo de jugadores. El comienzo de un nuevo proceso no puede esperar. Todo lo que no sirva, estorbe o no quiera estar, no puede tocar suelo azucarero. Fuera con todos ellos.

Probables formaciones:

Deportivo Cali: Castillo; Palacio, Arrechea, Zapata y Benítez; Valdés y Domínguez; Frangipane y Hernández; Rodríguez y Montero.

Atlético Huila: Estacio; Viáfara, Hernández, Montealegre y Rivas; Benalcázar y Racero; Marangoni y Torres; Pardo y Aranda.

Temas

1. ¿Esta es una crisis "normal" para un equipo como el Cali?
2. ¿Tienen confianza en la nómina que enfrenta al Huila el domingo?
3. ¿Se están tomando medidas para superar la crisis?

Obelisco

Etiquetas: , , , , ,

Creative Commons License
  Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

vínculos...

Crear un vínculo

<< a Obelisco