Obelisco - Cultura Alternativa del Fútbol - Deportivo Cali

jueves, octubre 19, 2006

LA REALIDAD DEL MOMENTO ACTUAL DEL CALI

POR LA PUNTA IZQUIERDA.

Por Tigrebenitez.

He reflexionado acerca de este momento del Cali, desde la derrota con Cartagena y especialmente desde el domingo anterior ante la caída a manos del Pereira.

Ese mismo Pereira que hace poco salió de Aristizábal y contrató a Navarrete. Pensé en ese momento que salió de guatemala para guatepior.

Pues bien, hace una semana Aristizábal me cerró la boca y este domingo me la cosió Navarrete.

La derrota este domingo ante Pereira, dadas las condiciones actuales del Cali, me parece normal, insisto en que no tenemos más, eso es lo que hay.

Pedimos a gritos a Tapia, a Trujillo y a otro por el Chiguiro. Pues nos dieron gusto y que pasó? Lo inevitable. Ya lo he expuesto repetidamente en el blog, no tenemos más.

Para mi la nómina verde es muy normalita, ¿cuál es el jugador de selección Colombia? ¿Cuál es el indiscutible para cualquier convocatoria?

Después de Higuita, los 3 arqueros de la selección Colombia en los últimos 14 años salieron del Cali (Córdoba, Calero, Mondragón).

En la defensa, más por ausencia de mejores jugadores que por sus propias virtudes, Bedoya fué lateral de la selección. Pero al menos fué. Viveros también tuvo sus oportunidades y fue duramente cuestionado por “gordo y cachetón” en las recientes convocatorias de Rueda.

Defensas, desde Mabeto no pasa nada, no tenemos un jugador de selección y al único que pintaba bien, lo vendieron: Zapata.
En la función de marca, desde “el Negro” Martín Zapata, desde “el Gallo” Estrada y desde “Carepa” Gaviria no pasa nada.
En el armado, Giovanni y Elkín Murillo fueron los últimos verdes de la selección en esa posición y bastante irregulares, por cierto.

Ni que hablar de la delantera, porque desde Ricard y Bonilla hace ya varios años que no tenemos más aportes al combinado patrio en cuanto a goles.

Entonces veamos la actualidad:

El Rockero podría ser llamado a la selección, no porque sea el mejor arquero, sino porque es bueno para entre casa y realmente no hay más. Es un arquero que no ofrece garantías. Sin embargo, con un par de buenos partidos y buena prensa, Landazuri, el arquero del Caldas, lo baja a la suplencia. Y hasta Henao que ha vuelto a tapar bien, si el técnico de turno se decide por uno de experiencia.

En la defensa, ni para que gastar letras en decir que no tenemos NADA DE NADA. Es increíble, pero tenemos jugadores del nivel de Belmer Aguilar, de Hilario Cuenú, de Luis Asprilla, es decir, malos, lentos, torpes y pegapatadas.

En el medio, Cocho es rendidor, pero ni jugando 2 selecciones Colombia al tiempo sería convocado como suplente de ninguna, ¿o si?
Valdés, unas de cal y otras de arena y aun le falta consolidarse.
El futuro está en el Cachorro, que pega una barbaridad, ojalá le “enseñen a pegar mejor”. Igual a futuro estarán Bernal y Rolan.

En el armado, con esa irregularidad tan marcada, Caracho no va hoy a una selección. A su edad Redín y Valderrama eran los dueños del medio campo colombiano, indiscutiblemente.
Caracho apenas lo es del medio campo del Cali y ¡Gracias a Dios, porque sí que andamos mal! Es nuestro único jugador destacado.

Adelante, le creo barbaridades a Carrillo, se que llegará, así era la “Gambeta” Estrada. (Se comía 20 para meter 1) Pero hoy no sería ni suplente en Colombia.

Como ven, no tenemos la nómina que nos han hecho creer que tenemos, podemos tener mejores jugadores que otros equipos, pero una gran nómina, eso si no. Ese cuento no me lo creí, ni me lo creo ahora.

Ya no tenemos insignias, y para colmo, insisto, Caracho volvió a las andadas de la irregularidad. Hace poco era Dios y ya volvió a ser El Caracho.

Necesitamos ídolos. En el 96 uno sabía que el ex ídolo No. 22 la embocaba en cualquier tiro libre. En el 98 y 99 sabíamos que solo era dársela a DON VENDIDO que él arreglaba el asunto allá arriba. Eso para solo hablar de una insignia de cada uno de esos dos grandes equipos. Tal vez los últimos grandes equipos.

Hoy, les creemos y los respaldamos porque son nuestros jugadores, pero realmente dejan dudas. ¿O acaso no hubo más de uno que lo dejó pensando la presencia de “Brecas” en el arco ante la lesión del “Rockero”?

A “Brecas” lo bancamos y apoyamos a muerte, pero acaso ¿es o será el gran arquero para el futuro del Cali?, ¿será Calero, será Córdoba, será Farid? No creo. Ya “Brecas” nos mostró lo que puede dar y no da más. Puede ser hincha furibundo, adorar la verde, ser fundador del FRV pero no da más. Esa es la realidad.

Pero adicionalmente, no solo tememos una deficiente nómina, sino que además la directiva no la ha reforzado adecuadamente.
Si queremos “pelaos” hay que acompañarlos de grandes jugadores que puedan ser sus espejos y a quienes puedan emular.
¿Pero Loboa en quien se refleja? ¿En churta? Pues ahí está el resultado, un partido bueno contra Envigado y nada más para Eisner Iván desde aquel partido.
¿Carrillo de quien se vale para perfeccionar definición? ¿De Ferreyra?

¿El Carachito, a quien le aprende? ¿Al Chiguiro?
Rivas le aprende a Olave y Olave le aprende a Rivas. Igual de camiones y torpes.
Sin ofensas, pero es así.

La Junta ha contratado muy pero muy mal. No hay una sola contratación que salve su gestión. Algunos dirán que el “Rockero”, pero en mi humilde opinión es normalito. ¿O acaso a un grandote como él le pueden hacer los goles que le hicieron Cochas y Jorge Rojas? ¿Recuerdan que lo superaron justo encima de su cabeza?

Con el “Chiguiro”, sigo cruzando los dedos para que no lo hayan comprado, ese sería el mayor descalabro después del hondureño Pavón. También sigo esperando explicaciones sobre este caso. La hinchada no sabe la verdad del “Chiguiro”.

A Blas Pérez lo compran en diciembre (50% del pase en una suma importante) para después dejarlo ir al Cúcuta, rival en la recla. Bueno, rival hace 5 fechas, hoy ya se nos fué lejos a 10 puntos. ¿Y saben quien ha colaborado para el buen momento del Cúcuta? Sí, duele pero la respuesta es BLAS. Debo aclarar que el “canalero” no es un jugador que me llene la retina, pero si lo compraron, como lo dejan ir a los 6 meses y fuera de eso arman a un rival directo.

Ya el presidente Otoya confesó que el jugador a traer era Bevaqcua, que como dice Obelisco, tampoco era gran cosa, pero como no llegó, toco buscar otra opción y de ahí salió Ferreyra. No me parece tan malo como dicen, pero en eso si soy claro, NO ES UN REFUERZO PARA UN EQUIPO COMO EL CALI.

Igual pienso de Asencio. Sin embargo cuando los anunciaron, nos dimos a la tarea de apoyarlos, porque no había otro camino, destruirlos era fácil, pero decidimos en esta tribuna darles un apoyo irrestricto.

En estos momentos y dada la salida del despelucado, creo que Ferreyra, con más tiempo, dará mejores resultados. Recuerden que es un jugador de provincia en Argentina, que apenas ha jugado 6 meses en primera y estos 3 o 4 meses en la primera de Colombia.

Pasemos a otro punto. Se dice que al equipo se le acabó la gasolina que le dejó Sarmiento. YO NO CREO que los resultados del Cali se deban a eso.

Para CAV el cambio implementado por el actual D.T. fué sencillo, porque, según él, solamente fué decirle a Domínguez que atacara y listo. Ese fué el cambio táctico del esquema de Sarmiento.

Para mi es mucho más. Es implementar, primero que todo, actitud ganadora, NO ESPECULATIVA como la que inculcó Pedro en el grupo.

Segundo, la forma de parar el equipo. Caracho suelto más arriba, y respaldado por sus volantes de marca. Libre para llegar, un poco más desentendido de hacer el 4.

Tercero, salida de los laterales. Bueno, eso en teoría, porque realmente estamos muy mal de laterales. Ni marcan ni salen, pero la idea de Labruna es que deben salir. Otra cosa es que lo hagan mal. Con Sarmiento primero era mantener la figura.

Cuarto, desdoblamiento de volantes de primera línea. Ahí están los goles de Cocho (otro que pasó de ser “Gatuso” Patiño a simplemente el Cocho de siempre) y las llegadas de Valdés con ese golazo para el recuerdo que no vió el juez. Con Sarmiento no podían cruzar el medio campo.

Quinto, punteros abiertos. Carrillo o Rentería según sea el caso y un 9 por el centro, bien sea Cholo o Ferreira. Con Sarmiento era solo Blas arriba correteando como loco y sin producir lo suyo: goles.

Sexto, parar el equipo más arriba. La defensa unos metros más arriba y no tan pegada a su portero. Eso impide en teoría que nos arrinconen.

Séptimo, hacer un gol y buscar otro. Con Sarmiento se hacía un gol y para atrás a cuidarlo. Sobre este último punto, en la memoria de los jugadores permanece intacto, y sino recordemos el partido contra Nacional. Labruna trabaja lo contrario pero los jugadores en esto aun no cambian el CD.

Estos son solo unos puntos de los muchos que he visto, en mi humilde opinión de simple aficionado, de los cambios de esquema entre Sarmiento y Labruna.

Luego no es cierto que se acabó la reserva que dejó Sarmiento y que el cambio táctico introducido por el “gaucho” fue simplemente lanzar al ataque a Caracho.

Para la memoria, unas pildoritas: en su primer partido, Sarmiento perdió por 5 goles contra Nacional, en la Copa 1 punto de 18 y la final contra el Pasto. Si hay quienes insisten en que se acabó lo que dejó Sarmiento, pues le doy gracias a Dios que así fue.

Para finalizar, en mi sentir, la situación actual del Cali, es una suma de su bajón futbolístico (normal en cualquier equipo) sumado a una nómina de poca calidad. Se cayeron 3 ó 4 jugadores y no hay relevos, no hay líderes que los empujen, no hay quien asuma, como en el ciclismo, la punta y hale a los demás.

Por ello hago un llamado a la cordura, no caigamos en lugares comunes y pensemos si en realidad creemos que hay sindicatos (el mismo cuento de toda la vida), que los jugadores son unos burgueses que no sudan (otro cuento de siempre y tenemos un equipo renovado en un 80%) que los jugadores se le pararon a Labruna para sacarlo etc.

Todo eso son las especulaciones de toda la vida en la ciudad de Cali, del periodismo y de una parte de la hinchada.

Ni destruyamos todo, ni seamos de un triunfalismo desmedido. Seamos sensatos, cuerdos y ubiquémonos en los que realmente tenemos.

Hemos criticado la cambiadera de técnico cada 6 meses y sin embargo ya escucho que se pide la cabeza de Labruna. Eso no es sensato. No podemos juzgarlo en comparación con Sarmiento. En mi sentir, este equipo es menos que los 2 que tuvo Sarmiento.

Un llamado a la Junta: para ganar dólares hay que pensar en dólares. Si pensamos en centavos, ganaremos centavos.

No pueden creer que el Cali ganará de nombre. El título y el subtítulo recientes no son garantía de que ganaremos de largo los torneos. Hoy en Colombia gana cualquiera y mi Cali no es cualquiera. Esta es la época para ganarlo todo y de largo.

Ojalá armen un buen equipo, porque el estadio no se puede inaugurar con esta nómina y que de entrada todos vengan a ganarle al Cali en su propia casa.
Si seguimos así, espero que el estadio se demore, porque hacer una fiesta para que a la novia de uno se la bailen los demás, como que no me suena.

Chau.

Creative Commons License
  Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

vínculos...

Crear un vínculo

<< a Obelisco