Obelisco - Cultura Alternativa del Fútbol - Deportivo Cali

lunes, octubre 16, 2006

Caída libre

---
Después de empezar liderando la Mustang, el Deportivo Cali es hoy el favorito para salir de los ocho clasificados.
---
Revisando las campañas del Cali en la página web, lee uno en varias oportunidades como el equipo empieza bien los torneos y en la recta final se desinfla. Esta tendencia es clara para mí desde el comienzo de los noventas, donde ya el hincha no tenía la seguridad de que el Cali clasificara a las finales. Fueron años muy dolorosos por muchos motivos: la Corporación consolidaba su institución con la mano negra, ya pasaban los años sin un título, el equipo jugaba mal y los refuerzos eran unos paquetes de los que ni me quiero acordar. La institución se venía a pique hasta que llegó "El Canciller" y puso la casa en orden con el campeonato 95-96. Surgieron nuevas promesas para el fútbol como Edison Mafla y Hamilton Ricard. Fuera de eso, el campeonato se ganó en el último partido contra la Corporación. Después de esto, fué más de lo mismo, unas campañas irregulares con refuerzos no muy sonados y una Libertadores para el olvido.

El 98 empezó bien para el Cali, con Reinaldo Rueda a la cabeza y con unas figuras de la cantera que empezaban a brillar (Bonilla, Candelo, Betancourt, Viveros, Yepes). El primer partido contra la Corporación fué una victoria que tuvo como figura destacada a Mayer Candelo. El equipo se cayó con Rueda y lo cogió a mitad de campeonato el Cheché Hernández, que perdió su primer partido contra Envigado. Las esperanzas eran pocas, hasta que al equipo se le empezó a ver forma. Se volvió una tromba, ganó el campeonato y obtuvo un subcampeonato de Copa, con el mejor fútbol que le he visto al Cali en todos mis años de hincha. Al año siguiente, las directivas decidieron desarmar el equipo. Desde ahí hemos estado dando tumbos. El Green Team o el Dream Team, como lo quieran llamar, ha sido uno de los fracasos más sonados de los últimos años. Se contrataron grandes figuras para afrontar una Copa Libertadores en la que ni siquiera pasamos la primera ronda y en la que no pudimos con la localía.

El Cali de Javier Álvarez fué el mejor del torneo pero perdió increíblemente un campeonato ante un chico como el Tolima. De ese equipo recuerdo muy bien a un refuerzo que marcó diferencia: el arquero Leo Díaz. Practicamente regaló la estrella. Seguimos dando tumbos: después de su aclamado tricampeonato con la Corporación y un par de fracasos en la selección sub23 y en el Santa Fé, Jaime de la Pava ha sido una de las grandes mentiras que han llegado a las toldas verdiblancas. Clasificó de milagro a un octogonal con un equipo irregular para luego poner en ridículo a la institución al conseguir un mínimo de puntos en el cuadrangular semifinal. El siguiente campeonato nos dejó heridos de muerte hasta que Pedro Sarmiento, y su fórmula mágica, sorpresivamente nos sacó campeones.

Humberto Arias se va triunfador del Cali, con tres campeonatos encima y un estadio que va a ser la envidia de todos. La nueva junta se decide por la cantera y pocos refuerzos. Sarmiento sigue con su fútbol ultradefensivo con el que ya no se puede ganar nada en copas internacionales y nos somete al ridículo nuevamente: 1 punto de 18 posibles en la primera fase de Copa Libertadores. Sin embargo, se retoma el camino y llegamos a la final por segunda vez consecutiva. La falta de claridad táctica para atacar a un equipo que se defiende bien hace que se vuelva a perder ante un chico. Sarmiento sale de la institución y empieza el verdadero proceso de la junta.

El Presidente Rodrigo Otoya insiste en que la nómina base debe ser en su mayoría canterana. Hace un movimiento, que para mí todavía es acertado, traer a un técnico nuevo para evitar el reciclaje al que se ven sometidos los equipos del rentado y darle personalidad al equipo. El comienzo es muy bueno, se ve a un Cali diferente, le ganamos todos los clásicos a la Corporación. Pero desde el partido contra Nacional, el equipo se viene abajo en picada. Rumores hay todos los que quieran. Que los jugadores están parados porque el técnico insiste con los argentinos, que no entienden o no se trabaja la parte táctica, que veníamos bien por el trabajo que había dejado Sarmiento, etc. Lo cierto es que lo del Cali no pasa por el aspecto deportivo; algo raro pasa ahí y hay que sacarlo de raíz. Una reunión como la que hicieron los franceses en Alemania no le caería mal al equipo. Vamos a ver qué hace el cuerpo de psicólogos para solucionar el problema.

Esta campaña ha traído como cosas positivas que la Corporación es cada día más hija nuestra. Por lo demás es para olvidar. Se han perdido partidos contra casi todos los chicos del campeonato. Chicó, Real Cartagena y Huila han pasado como Pedro por su casa en el Pascual Guerrero llevándose puntos y poniendo en entredicho el juego del verdiblanco. La prensa corporativa está más feliz que nunca pues hace rato el Cali no les daba tanta papaya. Los refuerzos inexperimentados han causado gran malestar en la parcial azucarera y estamos al borde de la eliminación, por primera vez desde los torneos cortos, de las finales del campeonato.

He aprendido muchas cosas durante los últimos 16 años, y por eso sostengo que lo importante es el funcionamiento del equipo. Si el equipo juega bien, no importa la posición en el campeonato porque al final clasificará y hará un buen papel. Además así es como se gana la Mustang, regulando fuerzas, ajustando al equipo en el "Todos contra Todos" y rematando con todo en la final. También entiendo que el problema que rodea a los hinchas es la desconfianza con el equipo. La desesperación del hincha caleño pasa por ahí. Hacemos campañas brillantes las primeras fechas del torneo y después el equipo se nos cae. Podemos ganar un partido contra un grande jugando bien y a la siguiente fecha perdemos con el colero. Es cierto que ver a un Cali ganador no puede ser la única motivación para ir al estadio, pero es una de ellas, y un Cali sin corazón no va a llenar las graderías.

Gran parte de la responsabilidad recae en las directivas. Son muchos años de equivocaciones que han hecho mella en el sentimiento verdiblanco. "Del Cali se puede esperar cualquier cosa." es una de las frases que más dice el hincha verdiblanco en la calle y en el estadio. Hay que volver al Cali un equipo emprendedor con uno o dos refuerzos reconocidos y con experiencia (no se necesita más) que vuelvan el estadio un fortín en el que los equipos visitantes tengan que sufrir mucho para conseguir un punto y todavía más una victoria. Si el equipo no recupera la confianza de la hinchada, y con esto me refiero a una estrella ganada de principio a fin con flamantes victorias en casa, el ambiente va a seguir siendo el mismo con hinchas llorones por todas partes. El fanático verdiblanco tiene que sentir una confianza básica para iniciar el apego por su equipo, muy similar a lo que dice Erik Erikson en sus "Ocho Etapas de la Vida". La responsabilidad es de todos, pero si la junta hace un trabajo ordenado lo va a ver representado en grandes asistencias y aumentando el orgullo de la hinchada. Una campaña de compromiso entre hinchas y directivas tiene que ser el suguiente paso de la junta. Hay que crear un vínculo entre junta e hinchada, porque por el momento el Sr. Otoya está muy apartado, muy lejano del hincha común y corriente. Pareciera que estuviéramos en diferentes esquinas del ring.

Lo de ayer es la gota que derramó la copa. Generalmente escucho el Circo Deportivo por Caracol, ayer después de un par de comentarios como "el Cali está viendo jugar al Pereira" y después del primer gol, no me aguanté más a Marocco y Cia. y apagué el radio. Después volví al blog esperando que se hubiera revertido el marcador, pero la historia fué otra. Los informes dicen que es el peor partido que ha jugado el Cali en todo el torneo. Estamos tocando fondo señores y aunque es el momento para apoyar más al equipo y no hacer balances, de una vez digo: si el Cali no clasifica a los cuadrangulares es un fracaso rotundo y tienen que renunciar cuerpo técnico y Presidente. Además de una limpieza de los jugadores que no rinden. Por el momento, espero que la junta le meta mano al equipo esta semana, porque el Millonarios viene bien y no quiero que nos goleen el domingo.

Al Frente Radical le pido que por favor asista al entrenamiento para que el plantel escuche su voz de apoyo. Que nos cuenten qué necesitan y con seguridad los socios del blog colaboraremos.

Síntesis cortesía de Deporcali.com:

Pereira 2
Cali 0

14 Fecha-Copa Mustang II de 2006-Octubre 15

Estadio: Hernán Ramírez Villegas
Árbitro: Jorge Hernán Hoyos
Líneas: Humberto Clavijo y Gabriel Figueroa

FORMACIONES

Pereira: Fernández; Córdoba, Ramírez, Velez, Álvarez; Barahona, Angulo, Acosta, González, Cochas; Cortés
D.T.: Carlos Navarrete.

Goles: Diego Cochas (39 p.t.), Víctor Cortés (16 s.t.)
Cambios: Arias por Cochas (39 s.t.), Holguín por Cortés (45 s.t.)
Expulsados: No hubo

Cali: González; Hurtado, Caballero, Rivas, Domínguez; Patiño, Balálcazar, Herrera, Tapia; Carrillo, Trujillo.
D.T.: Omar Raúl Labruna

Goles: No hubo
Cambios: Rentería por Tapia (1 s.t.), Viveros por Belalcázar (7s.t.), Loboa por Hurtado (24 s.t.)
Expulsados: No hubo

Figura: Diego Cochas

----------------------------------------------------

Temas
1. ¿El Cali se va a recuperar?

Obelisco

Creative Commons License
  Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

vínculos...

Crear un vínculo

<< a Obelisco