Obelisco - Cultura Alternativa del Fútbol - Deportivo Cali

miércoles, agosto 09, 2006

MI POSICIÓN COMO HINCHA

POR LA PUNTA IZQUIERDA

"MI POSICIÓN COMO HINCHA"

Por Tigrebenitez.

No me imagino como es el fútbol en aquellas ciudades donde no hay otro equipo a quien “odiar”. Lo digo deportivamente hablando, espero me entiendan.

Este fin de semana, tanto como el triunfo del Equipo Amado, me alegró el triunfo del Pereira. Cuando el Cali no gana o pierde, lo único que me alivia es que la corpo pierda. Pero en estos casos, ganando el Verde y el diablo humillado, ¡la alegría es doble!

Esa rivalidad es la que me lleva a no aceptar que un jugador verde pase a la corpo. Más si es un jugador canterano como los ya nombrados DON VENDIDO (Víctor Bonilla) y el ex ídolo No. 22 (Edison Mafla).

Hace poco un relator destacaba el respeto de Galván Rey al marcarle gol al Once Caldas. De rescatar su actitud, de caballero y de amor por la camiseta, y de respeto por la hinchada que le dió todo.

Un día les comenté sobre Batistuta, quien jugando para la Roma, le marcó al equipo de sus amores en Italia: la Fiorentina. Ese día no celebró, no hizo ni gesticuló nada. Eso es respeto por la camiseta y por los hinchas sobre todo.

Acá hemos discutido que los jugadores son profesionales, que juegan por el dinero y por lo tanto tienen derecho a trabajar donde les paguen lo que merecen. Listo, eso es válido, pero besar el diablo al marcarle al Cali o hablar mal del Equipo Amado sólo porque ahora es de la otra orilla, como lo hicieron el ex ídolo No. 22 y DON VENDIDO, es inaceptable.

Les decía que no sé cómo es el fútbol en plazas donde no es posible rivalizar con el vecino. Toca alegrarse de lo que hacen los demás, como por ejemplo del 4-0 del Santa Fe al Nacional o del Gol de "Mao" Molina en el último minuto a Millos. Estos triunfos ajenos también me alegran, pero no tanto como el del Pereira.

El “odio” deportivo es sabroso, porque cuando el equipo nuestro pierde, nos toca aguantar, y aguantar mucho. ¿Acaso perder con el Pasto no fue una humillación impresionante? Gracias a Dios el mundial matizó esa derrota, y la gente estaba con la mente en Alemania, sino……… que se abriera la tierra y nos tragara. Nosotros "odiamos" a los rivales, pero ellos también nos odian.

Entonces, cuando ganamos, nos toca sacar pecho, saber perder o saber ganar, es cuestión de método, el caso es que cuando no gana el Cali, que no gane tampoco el diablo.

Creo que el amor por la propia divisa es directamente proporcional al “odio” por la del vecino. Eso se inculca desde la hinchada hacía los jugadores y técnicos.

En la pretemporada de Boca por territorio Mexicano, como versión de prensa, surgió el cuento de Americo Gallego como candidato a ser técnico Xeneize. De inmediato aclaró: Estoy contento en Toluca Y JAMAS DIRIGIRÍA A BOCA. ¡Punto! En efecto, el Tolo es identificado como de la entraña de “La Banda” como jugador y técnico y eso no le permite pensar en defender la camiseta bostera. Fue técnico campeón de Independiente y de Newells y enfrentó y le ganó con ambos a River, pero su corazón es millonario y la hinchada comprendió.

En el Cali tenemos el ejemplo del "Pecoso" Castro, jugó para el Cali y fue el primer técnico colombiano que sacó campeón al Equipo Amado. Se fue después del título del 96 porque los resultados en la Copa no lo acompañaron. Fue aclamado para regresar y lo hizo como salvador en el 2002 después del desastroso "Green Team", pero la estruendosa derrota contra el Unión en Santa Marta lo sacó. En ese momento creí que en algún momento de la vida, el "Pecoso" de nuevo sería salvador en las huestes verdiblancas.Lo que nunca creí era que terminara defendiendo al diablo. Pero lo hizo y la hinchada no le perdona, ¡al menos yo no! Lo que si creo es que al Cali ya no volverá, no debe volver y si la memoria algún día nos falla, ojalá a él no le falle, y no acepte volver. Ya se "manchó" de forma indeleble.

Que tal el día que por “sacar” del partido a Elkin Murillo le enrostró la enfermedad de su hijo. Quien ama la camiseta verde no hace eso. Es que no ofendió solo a Elkín, ofendió a una hinchada que lo consideraba de corazón verde, de su entraña, que creía en su lealtad hacía el equipo amado.

A eso me refiero, los hinchas del glorioso Deportivo Cali odiamos todo lo que tenga que ver con la corpo, entonces, ver a nuestros “ídolos” vestidos de rojo no nos gusta. Somos celosos de lo nuestro, son para nosotros y nada más. Es como cuando uno termina con una novia que ha amado. Verla con otro duele, pero llegar a verla con nuestro enemigo, ese enemigo que la entonces novia sabía que odiábamos, es muy doloroso. Lo consideramos la peor traición, es una ofensa a nuestro orgullo, a nuestra dignidad, !una burla!

Prefiero que los ídolos verdes sean vendidos al exterior, me amarga verlos jugar contra el Cali y más si es con la camiseta del diablo.Todo ese odio deportivo por el vecino, se acrecienta cuando los títulos que ese vecino luce orgulloso son obtenidos de la forma como el diablo los ha logrado.

Hay una cosa que no me gustaba, por sobre todo, de la gestión de Don Humberto: los frecuentes negocios con la corpo. La actual directiva que es hincha desde la cuna y por sus antepasados, parece entender ese sentimiento del hincha verde.
No más negocios con el diablo, no más jugadores con pasado rojo. Así sea el mejor jugador del mundo, si tiene pasado rojo no quiero verlo con la camiseta del Cali. Me ofendió ver a Dinas, Ortegón, De la Pava, Sarmiento, la "Muñeca" Zapata, entre otros, porque son de la entraña roja, fueron formados allá. Caso diferente por ejemplo "Giovanni" Hernandez o "Pelusa" Pérez, pasaron por el diablo por casualidad, pero fugazmente, no fueron formados bajo su tutela.

Hay algo que no podemos evitar y es que los otrora “ídolos” terminen jugando después con el vecino. Allá ellos si no respetan la camiseta del Cali. Pero nosotros si podemos y DEBEMOS hacerla respetar. También podemos evitar o al menos rechazar que vengan más jugadores rojos al glorioso y siempre digno Deportivo Cali.

De jugadores canteranos e hinchas que en los últimos 25 años han pasado a la corpo, recuerdo con dolor:

Pedro Zape, Bernardo Redín, el No. 22, DON VENDIDO, Mayer Candelo y Arley Betancur, estos 2 últimos de corto paso, afortunadamente. Hay uno que no fue ídolo, pero si canterano como Mina Polo.

Desde luego hay muchos otros, como Willington Ortiz y "Checho" Angulo, pero no fueron formados en las toldas azucareras.

La polémica esta abierta, ¿qué opinan ustedes?

Creative Commons License
  Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

vínculos...

Crear un vínculo

<< a Obelisco