Obelisco - Cultura Alternativa del Fútbol - Deportivo Cali

miércoles, enero 03, 2007

Los pies sobre la tierra (editorial)

---
El Cali es un equipo exportador y no hay que rasgarse las vestiduras por eso.
---

En esta pretemporada es común escuchar quejas de los hinchas sobre la venta de jugadores del equipo. Rivas y Domínguez viajaron a Argentina por una buena suma de dinero. A la institución le viene bien este ingreso. Puede mantenerse a flote, sin problemas, toda la temporada. Especialmente si los hinchas no van al estadio, porque siempre habrá una excusa para no ir: es que los refuerzos no juegan, el técnico no convence, etc.

Al Cali ha llegado Omar Labruna, que me dejó una grata impresión en su charla de despedida del año en el último entrenamiento (el del 30 de diciembre). Al principio me causó un shock lo que dijo pero después, pensando con cabeza fría, se me hizo lo más normal del mundo: "Este semestre se fueron 2, en el próximo se tienen que ir 3...". Los jugadores sonrieron. Al que mejor le cayó la noticia, por lo que pude ver, fué al arquero González. Él sabe que en el Cali tiene mayores posibilidades de salir a brillar en el fútbol internacional. Esa frase de Labruna causó una motivación increíble dentro del plantel. Eso se sentía claramente en el ambiente. Labruna sabe que tiene gabela para mover a sus jugadores, y la está utilizando.

El entrenador tiene muy buena reputación en Argentina, personalmente no me cabe la menor duda de que el tipo es honesto y trabajador. Por eso el equipo abrió una ventana importante para la venta de sus canteranos al exterior. Faltaría que demuestre sus habilidades como técnico en la parte táctica y en el entendimiento del partido en juego. Sin embargo a mí me deja muy tranquilo la planificación de la pretemporada.

Entonces, una vez concluído que el Cali es un equipo exportador de jugadores, por su buena cantera y excelente reputación en el exterior, queda el interrogante sobre la conformación del plantel profesional y la nómina titular. Es muy difícil mantener una nómina estable en un equipo sudamericano. Los jugadores colombianos tienen el sueño de jugar en Argentina o Brasil y los brasileros, argentinos y uruguayos quieren jugar en Europa. Mejor dicho, en sudamérica exportamos jugadores. En Brasil, la venta de jugadores representa uno de los mayores ingresos de dinero al país, por eso el mismo gobierno lo promueve. Ahora, la columna vertebral del Cali, sus mejores jugadores, siempre salen a la venta. En su momento fué Rodallega, luego Caballero y Domínguez; lo del Cocho todavía no es seguro.

Es mejor dejar que los jugadores del Cali sigan en el Cali, a expensas de sus sueños de jugar en un fútbol más competitivo, o traer refuerzos que llenen las vacantes que dejan estos futbolistas. Ninguna de las dos, o las dos. Hay que exportar, hay que traer refuerzos y hay que subir a jugadores de las inferiores. Esa es la clave. Recordemos por favor que este no es el FC Barcelona o el Lyon o el AC Milán, donde jugadores como Ronaldinho pueden firmar contratos por 7 años. La rotación de futbolistas en el Cali se va a dar, eso es así, hasta que dentro de 15 ó 20 años (o más) tengamos la suficiencia para retener a los Domínguez y a los Caballeros sin problemas con contratos a 5 ó 10 años. Además, esto ni siquiera es de total competencia de una Junta Directiva, la situación social del país es probablemente el aspecto que más pesa.

El problema de vender y reforzar es la continuidad en el planteamiento táctico. Los jugadores entre más tiempo lleven juntos, mejor van a jugar. Un ejemplo claro, el Lyon. Su columna vertebral está intacta, muy pocos cambios se le dán a este equipo. Coupet, Tiago, Juninho Pernambucano, Malouda y Fred. Los resultados están a la vista, en Francia nadie les puede ganar. Pero el campeonato colombiano es diferente. La mediocridad rampante de este torneo le dá ciertas ventajas a los equipos grandes. Se puede armar un equipo cada 6 meses que gane el torneo. Se le puede apostar a una planificación por ráfagas, cada 6 meses cambiás la nómina (vendes a tus mejores jugadores, compras otros, subís los mejores canteranos...) y podés ser campeón. El secreto está en un trabajo elaborado e integral entre cuerpo técnico y dirigencia. En este tipo de estrategias cada refuerzo es muy importante y no dá lugar a equivocación. Un refuerzo que no funcione deja cojo al equipo.

Es hora de ir elaborando el duelo. Los mejores jugadores del Cali se van a ir, ese es su destino y no hay nada que podamos hacer (a menos que empecemos a llenar el estadio, ¿será?). La solución está en la cantera y en la sapiencia de una Junta Directiva que sepa contratar. Los hinchas tienen que poner los pies en la tierra, falta mucho todavía para ser un equipo importador.

Temas

1. ¿Se puede armar un equipo cada 6 meses y ganar?
2. ¿Es posible tener una columna vertebral estable en el Cali o en algún equipo colombiano?
3. Soluciones a estos problemas.

Obelisco

Creative Commons License
  Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

vínculos...

Crear un vínculo

<< a Obelisco