Obelisco - Cultura Alternativa del Fútbol - Deportivo Cali

viernes, diciembre 22, 2006

La reacción

---
La Junta Directiva fué protagonista del Cali en el 2006.
---

Normalmente en un equipo de fútbol los llamados a "mojar" prensa son los jugadores y su técnico. En nuestro glorioso equipo fué la Junta, quienes con sus decisiones erróneas marcaron la pauta del 2006. La cantidad de yerros fueron abismales y no vale la pena seguir entrando en ellos porque todos los conocen.

El fracaso fué tan grande que generó una reacción positiva en la alta dirigencia azucarera. El trabajo que se viene haciendo desde la temprana eliminación es fuerte y estructurado, tanto, que ni la misma prensa corporativa ha podido demeritarlo a pesar de sus contínuos esfuerzos. En cambio, estos han sufrido un revés puesto que cada vez más el aficionado del Superdépor cree menos en las especulaciones y mentiras de aquellos que alguna vez estuvieron en la nómina roja. Los resultados están a la vista. Uno de nuestros socios nos mostraba recientemente que al Sr. Rentería lo oyen cada vez menos los domingos por las tardes. ¿Por qué será?

Karim Gorayeb y Abel Dagraca viajaron al país que conocen, Argentina, para finiquitar unos refuerzos que marquen diferencia en el Cali. Creo que los han conseguido sin afectar significativamente las arcas de la institución. Porque aunque muchos quieran a Ronaldinho y Drogba en el Cali, nos tocaría llenar dos estadios cada fecha para poder pagarles el hotel. Las contrataciones para Colombia, desafortunadamente tienen que ser o un riesgo controlado, o veteranos que ya hayan demostrado su talento. Traer a la gran estrella es un sueño de otra Colombia.

La directiva entendió bien que el negocio del fútbol está en sus divisiones inferiores. Por eso el año pasado se insistió tanto en la cantidad de jugadores que había y en lo poco que había que reforzar. El precio fué muy alto. Cuál fué el error: la cantera aún no está lista para la profesional. Ocasionalmente salen jugadores de clase mundial como el "Mago" Zapata. Pero esa es la excepción. Los que se quedan generalmente son jugadores normales para el campeonato colombiano, pero que les falta un "no sé qué" para que mantengan su continuidad en el equipo.

Los refuerzos vienen ahora a tapar al canterano, que fué a foguearse a otra escuadra porque todavía no está listo para la verde. ¿Cuánto faltará para que las inferiores produzcan como deben? No sé, pero parecen varios años. Mientras tanto tocará reforzarse como para el rentado.

Peluquearon la nómina. Eso es bueno, porque el sindicalismo no le viene bien a un equipo de fútbol. Pedir premios por todo, trabajar con pereza, la falta de profesionalismo han sido el pan de cada día en el Deportivo Cali desde hace rato. Este no es un mal de 2006, es una enfermedad crónica a la cual no se le ha prestado suficiente atención en administraciones pasadas. Las complicaciones y secuelas hasta ahora se empiezan a ver.

A diferencia de otras grandes instituciones del mundo, el Cali no se maneja solo. Hay muchas cosas por hacer y los elegidos a la Junta deben y tienen que trabajar por el equipo para dejar una estructura sólida en la cual todos sepan lo que tienen que hacer y se cumplan objetivos. Si esta junta logra eso, será posiblemente, la más importante del siglo, porque nos dejará listos para pelear a nivel internacional, asunto que es casi imposible para la actualidad de los equipos colombianos.

Internacionalmente es muy difícil que el Cali pueda figurar, y el objetivo primordial de la Junta es arrasar a nivel nacional. Ganar todos los campeonatos Mustang del año y clasificar a Copa para ir ganando experiencia y si la suerte nos cambia, conseguir algún título sudamericano, ojalá con el estadio funcionando.

El siguiente objetivo de la junta debe ser el de sumar socios y finiquitar el proyecto del estadio. El hincha del Cali no aguanta más la espera y quiere ver su templo hecho una realidad y la envidia de los demás equipos.

Aplaudo la actitud de los directivos después de la debacle, por el compromiso y estructura que demuestran, al fin y al cabo son empresarios exitosos, no son ni títeres ni dirigentes con sólo la primaria. Pero, ¿ese no debería ser el funcionamiento normal de una Junta? ¿Será que estábamos acostumbrados a una pobre administración y por eso se nos sorprende tanto este trabajo? Posiblemente sea así. Este es el "deber ser" en el Cali y por eso es tan necesario para el equipo que el proyecto 2007 de la junta nos dé muchos triunfos; porque quedará demostrado para las siguientes administraciones que no es con promesas y críticas destructivas que se construye el equipo. La experiencia y logros de esta administración serán el parámetro por el cuál las demás se van a medir. Un nuevo fracaso de esta Junta nos llevará posiblemente a más de lo viejo.

Temas

1. ¿Está lista la cantera?
2. En cuanto a trabajo y compromiso ¿así debe ser la labor normal de la Junta o están haciendo más de lo que se espera?
3. ¿Qué quisieran de la Junta más allá del perfil establecido para su labor?


Feliz Navidad y Próspero Año Nuevo para todos los socios y amigos del blog.

Supremacía queda como coadministrador durante esta semana y posiblemente publicará una nueva entrada. Mientras tanto trataré de conseguir algo para el blog durante mi estadía en la Sultana.

Los nuevos aspirantes a socios deberán ser pacientes con las invitaciones. Todo debe normalizarse en enero.

Obelisco


Creative Commons License
  Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

vínculos...

Crear un vínculo

<< a Obelisco