Obelisco - Cultura Alternativa del Fútbol - Deportivo Cali

domingo, febrero 01, 2009

Interfase

---
La esperanza era inmensa recién llegado el "Cheché" Hernández. Con el tiempo, los hinchas han empezado a hacer memoria de temporadas pasadas, recordando los malos momentos y los errores cometidos. La incertidumbre creció en el último mes.

La explicación es muy clara si se revisan l0 vivido en otras pretemporadas de la era Otoya. En alguna, Jaír Benítez era el mejor lateral del mundo; en otra, Milton Rodríguez definía a lo Romario y Sebastián Hernández era el llamado a reemplazar a Álvaro Domínguez en la creación. Los Cardettis, Frangipanes, Asencios y Cornejos despertaban la curiosidad de la parcial. Una vez acabada la pretemporada e iniciando los primeros partidos de la Mustang, todo lo visto ahí se desaparecía en el vacío de sorprendidas pupilas.

El análisis de la pretemporada es, por lo tanto, más cualitativo que cuantitativo, y el balance final de la misma sólo se podrá dar una vez se vea al equipo en los encuentros oficiales. No vale la pena entrar a sacar estadísticas de partidos ganados, goles convertidos, penales atajados, simplemente porque la exigencia es diferente. Si en el pasado ciertos jugadores mañosos han logrado confundir a los técnicos, para el hincha debe ser todavía más dificil distinguir entre una buena pretemporada y una mala.

La evaluación radica en las decisiones tomadas por el cuerpo técnico. Hasta el momento han sido excelentes. Hernández y Nunes realizaron un diagnóstico eficaz de lo sucedido en Pance, tomaron medidas radicales y pusieron al grupo a trabajar para el mismo lado. La seriedad con la que los jugadores tomen la responsabilidad de vestir la camiseta del único club del país será predictor de triunfos futuros.

En el Cali son pocos los jugadores catalogados como "malos". La nómina es competitiva - por enésima vez -, lo que siempre ha faltado es profesionalismo. El estado mental de jugadores y cuerpo técnico, sus objetivos a corto y largo plazo, son los que dictan el devenir del club a lo largo de la temporada. Hace un año, las ganas de revancha contra un técnico con poco manejo de grupo llevó a humillaciones nunca antes vistas por el Verdiblanco. Hace seis meses, el temor e inexperiencia de otro entrenador minó la voluntad de un plantel joven que terminó sin identidad alguna permitiendo que el hampa volviera a reinar nuevamente. El presente indica un cambio.

En el banco está el Profesor Hernández, antes que técnico, doliente. A su lado Jorge Amado Nunes, más que asistente, otro técnico que presta su ayuda al Deportivo Cali para sacarlo del letargo en el que se encuentra. Para ellos, la clave está en el compromiso y en el profesionalismo. Saben como funcionan las cosas en el Cali y no van a cometer los errores del pasado.

El fútbol en el Verdiblanco fue su segundo objetivo, el primero, cambiar la mentalidad de aquellos que estaban en el equipo. Algunos estaban muy arraigados a los viejos vicios y tuvieron que salir. Con otros trabajaron duro para arrancar de tajo la pereza y el conformismo. La poda de jugadores y trabajadores del Club demuestra que Hernández y Nunes hablaban en serio.

Una vez con casa ordenada procedieron a concentrarse en el balón. Varios amistosos se jugaron. Todos tuvieron la oportunidad de demostrar sus condiciones. Hernández encontró deficiencias en el ataque que no pudieron solventarse por dificultad en la consecución de un goleador de peso. Sin embargo, encontró la figura táctica para el equipo y una alineación tipo.

La percepción de la hinchada puede variar pero hay cierto encuentro de opiniones en algunos puntos. Blázquez, refuerzo argentino que dejó muchas dudas por su continuidad en Primera, le quitó la titularidad a un parco Ramírez todavía en duelo por el deceso de su padre. Ahí se ganó en liderazgo y orden en la defensa. Mientras a Ramírez lo ordenaban los centrales, Blázquez ordena a su zaga. En el cuarteto posterior hubo cambios drásticos. Excepto por Édgar Zapata, la defensa es completamente diferente. Anderson Paredes tendrá la oportunidad de demostrar por qué se le ha esperado tanto después de sus desafortunadas lesiones. Pablo Escobar entró enchufado y se ganó la titular rápidamente. Zapata les pisa los talones, y en dos fechas se definirá si la nueva dupla banqueará al paisa o no. Los laterales, inmenso problema del Cali por muchos años, por fin tienen soluciones válidas: Jamell Ramos, Elkin Calle, Iván Loboa y Dany Aguilar. La competencia por el puesto estará reñida. La primera de volantes es la mejor armada. Pérez y Herrón llegaron al Cali con un manto de dudas: El primero sufrió críticas por un supuesto sobrepeso y poca regularidad en el Millonarios. El segundo por haber salido mal de Independiente. Finalizando enero nadie duda que los dos, junto a Blázquez, son los titulares fijos en el equipo y uno de ellos será capitán.

Hernández decidió jugársela con 3 volantes. Luis Omar Valencia es un jugador hábil, con buen manejo y media distancia. "Diego Luna" Batalla, tiene visión de campo y pase certero. Járol Herrera tiene la habilidad para correr la banda y cumplir con la disciplina táctica del "Cheché". En punta, Sergio Herrera, otrora buen cabeceador y goleador.

La DIMAYOR no ha definido todavía (por lo menos no aparece el reglamento en su página) la norma del juvenil. Los candidatos se encuentran pasando por periodos de recuperación. Amaya y Cabezas sufrieron lesiones serias y apenas entran en forma hasta ahora. Dependiendo de lo que decida la DIMAYOR, el juvenil titular puede ser Felipe "Pipe" Pardo. Lizarazo y Ortega hicieron parte de la pretemporada y pueden estar en los planes del técnico campeón de 1998, una suposición de hincha pues sus edades no aparecen en la página oficial.

Los interrogantes de la hinchada son muchísimos y sólo podrán resolverse para la mayoría , y en parte, hasta la segunda fecha de la Mustang (la primera es en Envigado, sin transmisión por televisión)... Dany Aguilar nunca fue sólido en marca, condición sine qua non para ser un lateral decente. Herrón y Pérez demostrarán si "muerden" lo suficiente en el medio campo. Luis Omar Valencia disipará las dudas sobre si sólo es un jugador de equipo chico. El estado físico de Batalla tiene que dar para los 90 minutos. Járol Herrera es uno de los más presionados, un gran sector de la hinchada no se lo pasa, ésta será su última oportunidad. Microscopio para la definición de Sergio Herrera, elemento positivo en el camerino, pero negativo en la cancha por su poca frecuencia goleadora.

El éxito del entrenamiento de enero depende de que los jugadores superen la interfase entre pretemporada y temporada. Que entiendan la diferencia entre los amistosos y el torneo regular, que la exigencia es mucho mayor cuando todo el mundo tiene algo en juego. Superada la interfase, con una buena preparación física y un cambio de mentalidad, el Cali estará para grandes cosas. Los técnicos tienen recorrido y saben de fútbol, después de 10 años su conocimiento ha crecido y se pondrá al servicio del grande vallecaucano. En dos fechas, se sabrá la verdad del trabajo de Hernández y Nunes.

Temas propuestos

1. ¿Cuál es la duda que quisieran despejar del Cali 2009 en las primeras fechas?
2. ¿Quién debe ser el capitán del Deportivo Cali?
3. ¿Cuál es su percepción general de la pretemporada?
4. ¿Cuáles son los jugadores que producen más expectativa?

Obelisco

Etiquetas: , ,

Creative Commons License
  Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

vínculos...

Crear un vínculo

<< a Obelisco