Obelisco - Cultura Alternativa del Fútbol - Deportivo Cali

sábado, enero 13, 2007

Sin progreso

---
Pasados sólo dos partidos, hemos repetido peligrosamente todos los males de los últimos 20 años de nuestra historia futbolística.
---


El señor Kliman, hincha de la narco-corporación y único visitante asiduo del blog del Cali en El Tiempo, siempre critica de forma amañada este espacio porque, según él, siempre decimos lo mismo. No se ha dado cuenta este ingenuo personaje que generalmente le damos vuelta a los temas porque hay una historia que no se corrige. Algunos no queremos que se vuelvan a cometer los mismos errores.

Independientemente de lo que pase en la final con la sub-20 en este torneo, en menos de 72 horas: endiosamos un jugador, lo vimos caer como coco, la prensa infló al equipo y ahora se acomodó... Del cielo a la tierra en 3 días. Ahora, ni hablar de lo futbolístico: individualidades que no la sueltan, que no aguantan un balón en el medio campo, que no hacen un pase bueno; un equipo que no sabe cabecear, que no sabe evacuar un balón del área, que en términos generales no sabe marcar sin falta, que no sabe atacar.

Decía Germán, acertadamente, que en este tipo de torneos con los juveniles, se ve más la técnica individual que la táctica. Sin embargo, estos jóvenes son casi profesionales para el momento que vive el fútbol mundial. Algo más se les debería ver.

La culpa (alguien siempre la tiene) la tiene Lara en casi un 50%, y la demás la comparten equipos profesionales y los directivos del fútbol nacional. Eduardo Lara es un buen técnico, pero esta vez está fallando. La convocatoria de jugadores no es la mejor: Hinestroza y Tápia se quedaron viendo el torneo por televisión y son evidentemente muy superiores a los que están allá en Paraguay. Ahora, otros futbolistas no están para una selección Colombia: Carlos Darwin Quintero es un buen jugador con espacio, pero cuando lo presionan no tiene ni idea qué hacer, además pierde fácilmente la tranquilidad, y pues su contextura no lo ayuda. Haciendo comparaciones odiosas, Moralez de Argentina y Quintero se diferencian en eso, que uno sabe como tener el balón ante la presión y el otro no, a pesar de ser bajitos. Cuando se la quitan al primero, generalmente es falta, cuando se la quitan al segundo es un contragolpe letal.

En la defensa no sé si tiene la culpa en los jugadores que convocó o en su trabajo, o en las dos. Bermúdez es un troncazo que está muerto de miedo; de los dos Rojas no se sabe cuál es el más malo. Se salvan Loboa y el central Gallego. De los movimientos en defensa me dá pena hablar, no hay relevos adecuados, nadie quiebra cuando es, no manejan tiempos y tampoco despejan bien.

En el medio campo tenemos a Bernal, que lo hace todo, quita, corre, pasa, plancha, lava, etc. y a Mahecha, que había jugado un buen torneo el semestre pasado, pero que ahora no sabe dónde está parado. Los creativos están banqueados, el desnutrido corporativo Reina perdió la titularidad por pechofrío, Cárdenas se fué de paseo siendo el más táctico de todos y con mayores minutos jugados en el campeonato, Tápia está en Colombia y Mosquera es delantero (se le nota). Adelante tenemos 4: Quintero no la pasa y la pierde por su poca estabilidad y fundamentación, Pino no la pasa, Chalar (¿quién? ¿dónde?) no se mueve bien y Mosquera (¿al fin qué?) que está perdido en el terreno de juego por culpa del técnico. Un 4-2-4 brillante (!).

En la parte táctica Lara debió imaginarse que Uruguay le iba a poner una marca escalonada a Pino y Quintero; es que el otro también piensa, no somos los únicos en la cancha. Debió saber que los iban a presionar desde el primer momento. ¿Cuáles fueron las variantes para evitar esto? No las vi. Y Bonnet se atreve a preguntar en plena transmisión que ¿hasta cuándo van a presionar los Uruguayos sin cansarse? Parne, unos pelaos deportistas de 19 años NO SE CANSAN. Lamentablemente tenemos a los jugadores pero no somos capaces de enseñarles a pararse en la cancha con responsabilidad e inteligencia. La platica se está perdiendo.

Directivos y equipos profesionales tienen la culpa por mantener un campeonato inmediatista y mediocre, donde no se invierte en divisiones inferiores a pesar de la norma (exceptuando al Glorioso).

El espacio de la prensa amarillista, triunfalista e ignorante, con su máximo exponente Tito Puccetti, es inmenso en esta debacle y es un capítulo aparte. ¿Por qué le cree la gente a todo este vulgo? No me lo explico. Después de 15 ó 20 ó 30 años de ver fútbol todos los días no necesita uno ponerse un radio en la oreja para entender las cosas básicas que suceden en un campo de juego. Porque eso es lo que nuestros comentaristas nos dicen, las obviedades, absolutamente nada más. Por eso le agrada a uno escuchar a gente como el profesor Alfaro en los comentarios, y la diferencia se nota bastante.

En conclusión, el ciclo de Lara se está terminando, parece que su punto máximo de rendimiento está cerca y no va a ser mucho lo que le pueda aportar a la sub-20 en el futuro. Su próximo paso debe ser una capacitación en Europa y Brasil, para que entienda y corrija sus fallas y pueda volver nuevamente a Colombia con nuevos conocimientos. La Federación debe financiar esta capacitación, porque por eso, Lara no deja de ser buen técnico. Lo que debe llegar tiene que ser mejor, eso sí, y espero que exista y sea barato.

Y aunque no se trata de "al caído, caerle", no vale la pena seguir en la misma mentira.

Temas:

1. ¿El ciclo de Lara se está acabando?
2. ¿Cómo vieron a la selección?
3. ¿Qué corregirían?

Obelisco



Creative Commons License
  Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

vínculos...

Crear un vínculo

<< a Obelisco